Costa Rica probó y decidió apostar al voto electrónico

Foto: La República

Foto: La República

El pasado 6 de abril, cuando los costarricenses votaron -en segunda ronda- para elegir un nuevo Presidente, además de preservar su sistema democrático acudiendo a las urnas, dieron un espaldarazo al proceso de transformación de su sistema electoral, probando masivamente el modelo de voto electrónico que la nación espera instrumentar en 2016.
La jornada organizada por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), permitió que los electores de diversas localidades, luego de ejercer el voto tradicional (sufragio manual) para elegir al Primer Mandatario, pudieran interactuar con las máquinas que modernizan su sistema electoral.
El voto electrónico que probó Costa Rica muestra similitudes al empleado en otras naciones de la región como Estados Unidos y Venezuela, pues se basa en máquinas con pantalla táctil, donde cada elector puede digitar las opciones de su preferencia, y luego el equipo imprime un comprobante del sufragio para que el votante puede comprobar que su elección quedó registrada, al tiempo que deja un respaldo en papel de la selección.
El diseño del software se empezó a desarrollar en 2011, sin embargo, la compra de los dispositivos se hizo efectiva entre agosto y setiembre de 2013, con lo cual fue este año que se pudo iniciar la aplicación de pruebas para perfeccionar el sistema y dejarlo listo para los comicios municipales de 2016. El programa se ejecutó en el departamento de ingeniería de la Dirección de Estrategia Tecnológica del TSE, y por ahora, cuenta con 50 dispositivos electrónicos.
La experiencia fue aplaudida y respaldada por la Organización de Estados Americanos (OEA). La jefa de la delegación, Josefina Vázquez Mota (de México) destacó que le daban “un saludo muy satisfactorio a este esfuerzo, ya que las condiciones para su uso fueron muy favorables, además que se observó que el mecanismo era muy eficiente y rápido”.
La experiencia encamina a Costa Rica en su objetivo de automatizar el voto y sumarse a la élite de naciones con un sufragio moderno, seguro y transparente. Los planes del TSE contemplan continuar con las pruebas y aprovechar las votaciones estudiantiles, universitarias y de colegios profesionales, para seguir mostrando y mejorando el sufragio electrónico al que todo el país está apostando para las municipales que se cumplirán en dos años.

Neuquén tendrá voto electrónico

La localidad argentina de Neuquén se sumará a las provincias de este país que cuentan con voto electrónico. El Ejecutivo Municipal aprobó instrumentar la automatización electoral “en forma total, gradual y progresiva”, tanto para la emisión del sufragio como para el escrutinio. Lea aquí la noticia.

Paraguay avanza en la automatización, pero arriesga en la implementación

La urna brasileña tiene teclado numérico y dispositivo para identificación biométrica, pero no imprime comprobante del voto.

La urna brasileña tiene teclado numérico y dispositivo para identificación biométrica, pero no imprime comprobante del voto.

En 2013, Paraguay se unió a la élite de países con normativa electoral para la implementación del voto electrónico. A diferencia de las naciones que cuentan con la plataforma legal para automatizar el sufragio, pero cuyas autoridades se resisten a dejar atrás el voto manual (casos Perú y Colombia), este país busca dar el paso definitivo este año.

La Comisión Especial encargada de plantear modificaciones técnicas del proceso de votación para hacerlo más seguro y transparente, propuso al Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) adoptar el voto electrónico brasileño.

La decisión, basada en la experiencia del año pasado cuando 17 mil máquinas de votación de tecnología brasileña fueron usadas en diversas provincias, coloca a Paraguay frente a la encrucijada de implementar el sistema carioca o emprender la búsqueda de un modelo de sufragio automatizado alterno.

La máquina de votación brasileña consta de una pequeña pantalla y un teclado numérico en el que el votante marca los números asignados a su candidato. Verifica su voto en la foto que aparece en la pantalla y presiona la tecla “confirmar” para sufragar. El equipo permite votar blanco o anular el sufragio tecleando números al azar y apretando “confirmar”. Para el almacenamiento de datos, la máquina dispone de dos tarjetas de memoria (flash cards) y un disco magnético. Al cierre del proceso, se imprimen varias actas con el resultado de la votación y una es grabada en el disco magnético, la cual es transmitida a un centro de totalización mediante una red segura.

Con esta modalidad de voto electrónico en mente, Paraguay está evaluando automatizar el sufragio. Esto supone una buena noticia para la democracia de ese país, que busca superar el voto manual, el preconteo y el escaneo de actas de votación de cara a los comicios de 2015. Sin embargo, al plan se le ven algunas costuras, ya que para su concreción, Paraguay deberá conformarse con máquinas obsoletas que ya no usará la nación carioca. Además, la tecnología brasileña no permite que el votante certifique que su voluntad fue recogida mediante un comprobante físico del voto.

Según las autoridades electorales, el gigante sureño puso a su disposición alrededor de 17 mil máquinas de votación que serán destruidas en los próximos días por caducas.

La decisión de automatizar el voto puede ser la oportunidad de Paraguay de erradicar los vicios electorales que han empañado por años las elecciones, pero deberá sopesar si la necesidad de modernizar el sufragio vale que se sacrifique la posibilidad de una implementación exitosa en las elecciones por venir. Cabe destacar que el ciclo de vida de la tecnología electoral es de aproximadamente 8 años.

Bajo condiciones normales, la escogencia de la tecnología más apropiada debería incluir estudios comparativos y licitaciones nacionales e internacionales para adquirir los equipos y el software.

Aunque este país ya experimentó con el sufragio electrónico brasileño obteniendo buenos resultados, aceptar la oferta de usar en las elecciones constitucionales equipos que van a ser desechados, es un riesgo que puede afectar el futuro cercano del voto electrónico paraguayo.