Colombia y Bolivia: automatizar para “limpiar” el ejercicio del sufragio


Los recientes procesos electorales de Colombia (comicios legislativos el 14 de marzo) y Bolivia (elecciones regionales el 04 de abril), evidenciaron las consabidas “debilidades” del sistema manual de votación. Lentitud en el escrutinio, denuncias de fraude por suplantación de identidad, manipulación e inconsistencia en las actas electorales (más votantes que electores inscritos), errores en la distribución del cotillón electoral (tarjetones y material comicial), y hasta hackers que intentaron alterar los resultados, fueron algunos de los cuestionables hechos que empañaron los comicios e hicieron mella en estas dos democracias latinoamericanas.

Bolivia realizó elecciones regionales el 04 de abril y aún espera resultados definitivos, mientras llueven denuncias de fraude. Foto: Fotocíclope

Al igual que en estas naciones, en otros países de la región, las irregularidades e ilícitos electorales abrieron una brecha que llevó al foso la participación ciudadana, pero la determinación de los gobiernos, aupada por la presión política y civil, llevó a consolidar mecanismos para amparar el sufragio haciendo uso de los avances tecnológicos. Ejemplos claros de esta situación lo representan Brasil y Venezuela. En el primero, los niveles de confianza en el poder electoral y los procesos electorales son suficientemente altos como para motivar la participación; y en el segundo -por contar con tecnología de última generación y un sistema 100% automatizado- incluso los sectores que antes lo cuestionaban, ahora prefieren realizar sus elecciones primarias con esta tecnología. En Venezuela quedó atrás el lema “acta mata voto”, con lo cual cualquier error involuntario o deliberado en un acta de votación, llevaba a la anulación de los votos que la misma contuviera.

Como sucedía en Venezuela, en otras latitudes de América Latina se iba a elecciones “bajo sospecha”, pero la adopción de un sistema automatizado de votación salvó las dificultades y la desconfianza que había diezmado el derecho o el deber democrático de sufragar. Casos emblemáticos corresponden a Brasil y Paraguay.

Colombia y Bolivia pueden servirse de la experiencia de éstas y otras naciones que decidieron  transitar la senda de la modernización del sistema electoral, y permitirle a millones de ciudadanos acudir a las urnas amparados en mecanismos de seguridad y resguardo que han minimizado, por no decir, erradicado, los vicios que aquejaban al sufragio.

Brasil es pionero en voto aumatizado y actualmente usa urnas electrónicas con teclado numérico

La instauración de un sistema de voto automatizado ajustado a las necesidades del país, puede permitir múltiples auditorías, en todas las etapas del proceso (software y hardware con presencia de actores políticos). Además, pueden hacer uso de las fórmulas que en otros países han disipado las dudas, como el uso de máquinas de votación puedan imprimir una copia del voto (Venezuela), lo que se conoce como “comprobante impreso del voto”. Esta es depositada en una urna como “prueba física” del sufragio y posteriormente permite la realización de la auditoría al cierre del proceso y enfrentar el  acta de escrutinio contra los comprobantes impreso del voto.

En Brasil se utilizan urnas electrónicas con teclado numérico y desde 2008 se está migrando a urnas biométricas con las cuales los electores no necesitan de ningún documento de identidad, ya que la identificación se realiza mediante la captación de la huella digital.

Las alarmas encendidas por efecto de los deslices humanos, caducidad del sistema y las acciones premeditadas para alterar los resultados no deben obviarse en Colombia y Bolivia, sino erigirse como resortes para estimular a ambas naciones a adelantar la automatización electoral y “limpiar” su ejercicio del sufragio.

3 pensamientos en “Colombia y Bolivia: automatizar para “limpiar” el ejercicio del sufragio

  1. Felicito a quienes llevan adelante el blog por la pertinencia de plantear una discusión alrededor del voto electrónico. A esto habría que agregarle la manera clara con la que está escrito. Con relación a la situación en Colombia y Bolivia pues solo puedo decir que genera más sospechas (por la capacidad física de ser manipulados) los antiguos métodos de votación manual. Colombia y Bolivia están en las antípodas del espectro ideológico y sin embargo tienen problemas de credibilidad electoral elementales. Cosa que en Brasil es inexistente y aun en Venezuela, con sus conflictos irreconciliables y sus desencuentros, viene consolidando una metodología electoral respetada por todos. Bueno… casi todos.

  2. Conozco que en Colombia deberían aplicar el voto electrónico, como en otros países, pues la Ley lo dicta. sin embargo, el retraso en disponer del mecanismo automatizado, hace ver como que el gobierno no quisiera, sino quieren, es por algo, y ese algo, suele ser en polìtica que quieren desviar votos. Ojalá la ciudadanía salga a defender sus votos y obliguen a mejorar el sistema electoral. Sobre Bolivia, siento que también deben hacer algo, pues el retraso en conocerse los resultados, luego de las elecciones, da pie a muchas dudas, que hoy en día resultan inconcebibles con los avances electorales de otros países.

  3. El problema no es implatar la votacion electronica, el problema es como cuidar la informacion. Como se protege que la informacion no sea alterada o para que no pase lo del pasado 14 de marzo.
    Existen herramientas lo suficientemente fuertes para proteger la información? Esa es la pregunta que debemos solucionar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s