El voto electrónico es una inversión para ahorrar recursos


El costo del voto electrónico sigue siendo un tema que despierta polémica en algunos países, sobre todo en aquellos que están en proceso de implantación, en su mayoría por mandato legal, como ocurre en Perú y Colombia.

Uno de los argumentos más firmes que se han esgrimido este año a favor de las elecciones automatizadas y la inversión inicial que representan, fue la expuesta por el Gerente de Sistemas e Informática Electoral de la Oficina Nacional de Procesos Electorales del Perú (ONPE), Jorge Luis Yrivarren, quien aseguró que con este mecanismo, se reducen o eliminan costos en los locales de votación de los distritos electorales, debido a la ausencia del papel y la reducción del número de mesas de sufragio.

El organismo electoral peruano diseñó el sistema y equipos que empleará este país en un futuro. Foto: http://blog.pucp.edu.pe

“Sin duda, la capacidad de votación que tiene una mesa electrónica es superior a la de una mesa tradicional o manual en donde hay una capacidad máxima de 200 electores y la fila de espera es mayor. Por ejemplo, en una mesa de voto electrónico se pueden reunir cuatro cabinas y, si en cada una hay 600 electores como máximo, en total suman 2.400 personas por mesa. Es decir, por el número de electores, en una mesa de voto electrónico puedo reunir hasta 2.400 votantes. Eso es parte del ahorro”. Además, agregó que instalar una mesa electrónica demora 15 minutos, tiempo similar al cierre de mesa después de la hora establecida.

Yrivarren enumeró casos exitosos del voto electrónico presencial como los de la India, Filipinas, Bélgica, Brasil y Venezuela. También comentó sobre los procesos de Estonia e Indonesia, donde se emplean los votos electrónicos no presenciales vía Internet. En Estonia voluntariamente emplearon la votación remota los ciudadanos residentes en ese país que querían sufragar en las elecciones parlamentarias de junio de 2009, y por las características del documento de identidad, los electores tuvieron que adquirir, por 10 dólares un lector electrónico de datos para conectarlo a su computador y así leer el documento comicial, que contó con firma electrónica y una contraseña. Ese pago fue directamente aportado por el padrón.

Otra nación que también indaga sobre el impacto económico del voto electrónico es México. La comisión especial del Instituto Federal Electoral presentó un informe sobre su viabilidad y entre las conclusiones, figura la complejidad de poder calcular el costo de su introducción pues aseguran que depende, en gran medida, de los alcances de las reformas legales. En una comparación para incorporar mil 666 urnas electrónicas para el programa piloto de 2012 calculan que costarían entre 17.8 millones de pesos ($1.43 millones) y 76.3 millones de pesos ($6.15 millones), según la modalidad.

México actualmente usa el voto manual, pero está analizando la aplicabilidad del voto electrónico. Foto: Vanguardia

El estudio publicado en el diario mexicano La Jornada, refiere que las previsiones del instituto apuntan a instalar cuatro urnas electrónicas en cada uno de los 300 distritos electorales (mil 200), que además contarán con otra más para fines de capacitación. Se añadirán también 10% en calidad de reserva y se incluirán 16 equipos para asignarlos al voto de los mexicanos en el extranjero, lo que arroja las mencionadas mil 666 en total.

Ecuador es otra nación que ha discutido ampliamente el costo y la implantación del voto electrónico. El ex presidente del desaparecido Tribunal Supremo Electoral (TSE), Carlos Aguinaga, puntualizó en enero de 2009, que un sistema de votación electrónico en América Latina está a un promedio de $8 por elector. “De ahí se pueden encontrar sistemas más caros y más baratos, siempre y cuando se vaya a implementar en el 100%”.

Retomando el caso de México, algunos expertos aseguran que aunque el voto electrónico tiene una alta inversión en su implantación, representa un ahorro a largo plazo. La apreciación parte del hecho de que la transformación requiere desembolsar una considerable suma de dinero en equipos, formación del recurso humano y en educación electoral para la adaptación de los votantes; más una vez que el sistema está automatizado, los gastos disminuyen considerablemente debido a que los importes para los siguientes procesos se traducen en mantenimiento de la plataforma tecnológica, más no así en impresión de boletas, adecuación de miles de mesas, e incluso se reduce considerablemente el personal necesario para desplegar los comicios.

Un caso interesante son las elecciones primarias en Venezuela. Estas son un claro ejemplo del ahorro que representa una elección automatizada versus una elección manual. Cuando ha sido necesario que partidos políticos realicen elecciones internas, llamadas elecciones primarias, el presupuesto de la elección automatizada facilitada por el Consejo Nacional Electoral ha sido tres veces menor al presentado por otras empresas que ofrecían hacer la elección manual.

Anuncios

Un pensamiento en “El voto electrónico es una inversión para ahorrar recursos

  1. Pingback: Ecuador’s electoral progress hindered |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s