México en rezago frente al voto electrónico de Latinoamérica


México amerita de reformas legales y voluntad política para superar el voto manual y transitar a la modernidad.

Aunque México es un país que se distingue por ser una de las economías más fuertes de la región, por tener una de las mayores densidades poblacionales y ostentar importantes indicadores de gobernabilidad, en el modelo del sistema electoral muestra un rezago sustancial respecto a países menos “poderosos”, o incluso frente al gigante suramericano que es Brasil.

La diferencia fue mostrada este 3 de julio, fecha en la que cumplió una nueva jornada electoral cuando los estados Coahuila, Hidalgo, Nayarit y México acudieron a las urnas para elegir gobernadores y renovar los ayuntamientos. El proceso, que si bien transcurrió en tranquilidad, evidenció que el voto manual vigente en la nación sigue arrojando cuestionables resultados que ponen en tela de juicio la funcionalidad y eficacia del sistema.

Según la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, pese a que las elecciones fueron en apenas cuatro regiones, las denuncias por presunto fraude casi sumaron 200 casos, e incluso la candidata del PAN al gobierno del estado de México, Martha Elena García, adelantó que impugnará los resultados.

Otro factor que actuó contra del voto manual, fue que la lentitud en el conteo y las trabas logísticas obligaron a dar resultados no oficiales el día de la elección que corrieron por cuenta del Programa de Resultados Electorales Preliminares, y sería cuatro días después cuando se informara del cómputo definitivo y formal de los sufragios.

La localidad de Tuxcueca vivió una jornada de voto electrónico en 2009, con máquinas desarrolladas por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco. Foto: Vallarta Opina

Esta situación contraría la imagen de México ante el mundo, que se expone como un país de mayor desarrollo frente a otros de la región y con una de las Democracias más sólidas de Latinoamérica, pero que en la práctica electoral ostenta un atraso considerable. Su rival más reconocido, Brasil, lo aventaja sin miramientos, ya que cuenta con elecciones 100% automatizadas y un nivel casi insignificante de reclamos de resultados electorales.

Frente al reto de modernizar el sufragio, el Instituto Federal Electoral comenzará mostrar las implicaciones de la transición el próximo año. Para ello, licita actualmente la adquisición de 1.000 máquinas de votación que anticipará a los mexicanos cómo se votará a partir del 2015, fecha en la que estiman se complete la primera etapa de la instauración del voto electrónico.

El camino que debe recorrer México para brindar un sistema comicial moderno, efectivo y transparente no será fácil, pues primero se requerirá efectuar una reforma legal que contemple la utilización del voto electrónico, aspecto en el que la autoridad electoral federal está atrasada en comparación con las autoridades de varios estados donde la normativa ya fue adecuada. Además se ameritará que el organismo sea provisto del presupuesto para cumplir el eventual mandato legal.

Los ciudadanos están esperando. Basta aguardar que las autoridades y los políticos se decidan emparejar a México en la aplicación de la tecnología electoral que ya es un modelo reconocido y avalado en otros países Latinoamericanos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s