Un partido venezolano decidió su futuro con el voto electrónico


Hay sistemas que por lo extendido de su aplicación, más que por fiables, persisten asidos de sus viejas “glorias”. Un clásico ejemplo, al menos en Venezuela, fue el voto manual. Después de casi 40 años de uso, la idea de la automatización del sufragio era fuertemente rechazada por la clase política, pero la ineficiencia de este modelo, junto con la oportunidad que brindada para el delito, fueron creando la necesidad de avanzar y mejorar. Sería a finales de los noventa, cuando iniciara el proceso de transformación que hoy posiciona a Venezuela como uno de los países más avanzados y exitosos en la adopción del voto electrónico.

El pasado 10 de junio, en este país, se cumplió una nueva jornada electoral que puso en juego el grado penetración y confianza de la tecnificación del voto. El partido naciente, Voluntad Popular, que es liderado por el ex alcalde Leopoldo López, una de las cabezas más visibles de la oposición al presidente Hugo Chávez, decidió celebrar las primeras elecciones de su historia para elegir la directiva que inauguró su quehacer político, haciendo uso del sistema de voto electrónico que emplea la nación desde el 2004.

Militantes de Voluntad Popular emplearon el sistema automatizado venezolano para elegir primera directiva del partido. Foto: VP

Las características del proceso distaron en magnitud de una elección constitucional. Pero, en lo que fueron idénticos, es que emplearon las mismas máquinas de votación con las cuales los venezolanos deciden su futuro a través de las urnas, e incluso se valieron del sistema de escrutinio y totalización instaurado en el país.

Para el proceso, el Consejo Nacional Electoral fungió como ente de apoyo logístico y técnico habilitando 1.180 centros de votación en el territorio venezolano, con igual número de máquinas de votación, ya que el partido convocó a todos los inscritos en el Registro Electoral (17,8 millones de electores). Los comicios se cumplieron con normalidad, e incluso la elección que era compleja, se dio sin problemas. Cada elector podía emitir hasta 13 votos en la máquina: 4 para el Equipo Nacional, 3 para el Equipo Regional, 2 para el Equipo Municipal, 1 para el Equipo Parroquial y 3 para el Equipo Juvenil.

Este evento electoral, fue más que unas internas partidistas. Puso de manifiesto, que indistintamente de la ideología o simpatía partidista, el voto electrónico venezolano, cuyo sistema y máquinas de votación es provisto por la empresa Smartmatic, es aprobado mayoritariamente por el país.

Voluntad Popular es una organización que se declara opositora al régimen chavista, pero esa condición no le impidió confiar en el sistema automatizado y decidió su futuro organizacional a través del sufragio electrónico.

La experiencia deja constancia, que el voto electrónico puede ser usado bajo cualquier coyuntura socio-política. En todos los países democráticos son habituales las diferencias partidistas, y en Venezuela están profundamente arraigadas entre gobierno y oposición, pero esta realidad, no hizo mella en la confianza al sistema automatizado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s