Indígenas toman la batuta electrónica en Panamá


Panamá empleo, por primera vez, el voto electrónico el pasado 11 de septiembre. Foto: Crítica

Hace pocos días, Panamá hizo su debut en el voto electrónico. El país no solo se sumó a la élite Latinoamericana con elecciones automatizadas, sino que se convirtió en un ejemplo de inclusión para la región y el mundo, al seleccionar a una comarca indígena como la primera localidad en emplear la tecnología comicial para votar.

La decisión del Tribunal Electoral (TE) fue que la Comarca Ngäbe-Buglé votara para elegir el Cacique General, tres Caciques Regionales, siete Caciques Locales y al Cacique Especial Buglé, mediante un sistema de voto electrónico diseñado por el organismo, y de cara a extender su aplicación a todo el país a partir del 2016.

El proceso se cumplió específicamente en la mesa 298 dispuesta en la Escuela Quebrada Guabo donde estaban habilitados para votar 400 indígenas. El sistema usado es similar al empleado en otros países, y es que tras identificarse al elector, éste recibe una tarjeta para activar la máquina provista de pantalla táctil.

Los indígenas son los pioneros de la automatización en la nación panameña. Foto: Observatorio

De acuerdo al TE, la máquina despliega en la pantalla las opciones de votación, y el elector debe presionar la casilla de su preferencia y seguidamente oprimir la señal de continuar hasta agotar las diferentes boletas. En el caso que el votante se equivoque, deberá tocar la opción cancelar y repetir el procedimiento. Si el ciudadano no quiere ejercer su voto para alguno de los cargos en disputa, puede seleccionar la opción de voto en blanco, y al finalizar, el equipo imprimirá sus votos en un comprobante de papel para ser depositado en una urna.

La dinámica del voto electrónico fue tan sencilla y eficiente, que el Tribunal Electoral no registró dificultades o complicaciones para los electores. Sin embargo, es de destacar que ésto fue posible gracias al programa de adiestramiento de la población electoral, la cual incluso podía refrescar la memoria, previo a sufragar, con maquinas dispuestas en el centro de votación para tal fin.

Ante los resultados, las autoridades electorales calificaron de exitoso el proceso, ya que si bien se aplicó el voto electrónico en apenas una de las 337 mesas, el rendimiento fue óptimo tanto técnica, como logísticamente, y en términos de conocer el escrutinio, también fue positivo, ya que tomó menos de una hora luego del cierre de la mesa.

La experiencia panameña pone a prueba a muchos países latinos, ya que no solo se arriesgó en adelantar una votación automatizada, sino que también venció, en el primer intento, el temor de exponer a una población con diferentes niveles de instrucción a la tecnología. Panamá apostó y ganó, y ahora transita a paso firme hacia la modernización del voto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s