El riesgo electoral mexicano


Muchas veces lo que comienza mal puede terminar igual. Y ese es el riesgo que corre México, ya que tras una licitación que generó dudas y cuestionamientos, el voto electrónico fue dejado en manos de una empresa que hasta ahora, no ha dado su mejor cara.

El pasado 15 de enero, Pounce Consulting debía entregar las 1.200 urnas electrónicas para la que fue contratada, pero el plazo se venció y el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) sigue esperando por los equipos que estrenarán el voto electrónico en el estado de Jalisco.

Los temores que se ciernen sobre el IEPC, hacen que cobre fuerza el escándalo que rodeó el proceso de licitación el año pasado, pues conceder un contrato sin que medie la total garantía de que la empresa beneficiada es capaz de cumplir con los lapsos, especificaciones técnicas y calidad de los equipos, no solo afecta el erario público, sino que en este caso, lesiona la confianza de electores y actores políticos.

El contrato a Pounce Consulting le fue concedido en octubre pasado, pero bajo sospecha, ya que hubo serias denuncias de favoritismo, que incluso obligaron al gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, a tener que negar que promoviera a la compañía. En su oportunidad, el consejero del IEPC, Nauhcatzin Bravo Aguilar, también señaló que dicha empresa tuvo un “trato preferencial”, degenerando en un proceso “amañado y arreglado” a modo de que contara con “información privilegiada que le permitió preparar una propuesta técnica que fue imbatible”.

El antecedente negativo ahora se refuerza con el retraso en la entrega de las urnas (máquinas de votación), poniendo en peligro la instauración del voto electrónico en Jalisco el 1° de julio. La programación incluye automatizar el sufragio en 40 municipios de ese estado, pero el IEPC debió admitir que el sistema electrónico de votación solo se usará si hay todas las garantías, y las dudas son muchas.

Hasta el 24 de febrero puede el organismo electoral esperar que la entrega se cumpla, pues al superarse esta barrera, los lapsos del cronograma se solaparán y harían imposible la ejecución del plan que otorgue las garantías de seguridad, funcionalidad y transparencia del voto electrónico. Ante este panorama, hay que preguntarse: por qué Jalisco prefirió conceder la licitación a una empresa sin experiencia en tecnología electoral; por qué no escuchó las alarmas encendidas por los actores políticos; por qué no siguió las recomendaciones internacionales para licitar el voto electrónico; por qué arriesgó tanto.

Seguramente las respuestas serán muchas y diversas, pero ya de por si Pounce ha demostrado su incapacidad como proveedor tecnológico. Si no puede garantizar la entrega de mil máquinas, debería considerarse incapaz para automatizar cualquier otra elección en México. Si bien pierde la empresa una oportunidad, más pierde el ente comicial. Con la confianza en la democracia, no se juega.

Un pensamiento en “El riesgo electoral mexicano

  1. Pingback: Mexico prepares to close gap in electoral technology |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s