Rusia repite “escándalo” electoral


Rusia volvió a las urnas el domingo pasado, luego de haber vivido en diciembre uno de los comicios más escandalosos de su historia, debido a las miles de denuncias de fraude que empañaron el proceso. Estas nuevas elecciones reeditaron las dudas, y pusieron en el horizonte la necesidad de debatir que los países trabajen (de verdad) para darle a sus ciudadanos sistemas electorales probos, que frenen la pérdida de creyentes en la base del sistema democrático: el voto.

Estas presidenciales en Rusia, donde Vladímir Putin se alzó con la victoria por más del 60% de los votos, no convencieron ni a propios ni a extraños. Tanto la dirigencia política opositora, como organizaciones civiles, observadores internacionales y ciudadanía, coincidieron que las elecciones no fueron limpias.

La ONG Golos, defensora del derecho al voto y la transparencia del proceso electoral, denunció más de 3 mil 500 irregularidades, tal es el caso de al menos 176 usos fraudulentos de los cupones de votación, es decir, los documentos que permiten votar a las personas que no están censadas en el colegio del distrito electoral en que residen. También se cuenta la alteración del régimen de funcionamiento de los colegios electorales, e incluso numerosas falsificaciones en forma de carrusel, que se conoce como el traslado en autobuses de personas por diferentes colegios electorales para que voten repetidamente por un mismo partido.

Algunos de los hechos están grabados, pues el partido de gobierno para frenar protestas y generar credibilidad, instaló cerca de 200 mil cámaras web en los centros electorales. El resultado, es que fue detectado el llenado ilegal de urnas de votación; el pago para votar varias veces y otros ilícitos que amañaron el proceso.

La Unión Europea coincidió con la opinión de las misiones de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y del Consejo de Europa, sobre que en los comicios se detectaron importantes irregularidades. “El proceso se deterioró en el momento del escrutinio y evolucionó negativamente en un tercio de las mesas electorales debido a la irregularidades de procedimiento”, declaró la organización.

Lo sucedido y sus aún desconocidas consecuencias sociales, hace traer a colación, por qué si Rusia desde el año 2010 cuenta con la base legal para implementar el voto electrónico e impedir que los vicios del voto manual empañen la credibilidad de un país -porque las elecciones tachadas de fraudulentas lo hacen- insiste en quedarse atrás y no actualizar su sistema electoral.

Al igual que otros países, el gigante europeo le urge dar el paso y brindarle a sus ciudadanos un sistema que saque de raíz el fraude del sistema electoral. La Ley que habilita el voto electrónico está vigente, la necesidad es evidente, solo resta que las autoridades asuman el compromiso de defender la Democracia, permitiendo elecciones limpias haciendo uso de la tecnología electoral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s