Dominion vs. Smartmatic: Una segunda oportunidad para la automatización electoral en Puerto Rico


Tanto la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) como su presidente, Héctor Conty Pérez, han venido sonando en los medios en los últimos días, incluso mucho más que en época de elecciones. Y hay una razón. O varias.

A finales del 2011 la Comisión comenzó una licitación internacional para implementar el escrutinio electrónico en las venideras elecciones de noviembre 2012, y así cumplir no solo con el mandato constitucional que lo estipula, sino con el ciudadano común que reclama elecciones transparentes y seguras. Valga decir que en cada elección, la Comisión ha tratado de automatizar los procesos, sin mucho éxito.

En diciembre pasado la CEE hizo pública su escogencia de Unisyn, una compañía sin ninguna experiencia en elecciones automatizadas, que solo automatiza carreras de caballos, y que justamente presentó la oferta más cara. Seguramente ese mismo ciudadano que pide más transparencia y confiabilidad en los procesos electorales se preguntó por qué, y antes de que hubiera dado con la respuesta, se hallaron pruebas contundentes en contra de esta decisión: Howard van Pelt, representante de Unisyn en Puerto Rico, está involucrado en un supuesto fraude por haber vendido en 2007, mientras fungía como director de la compañía Advanced Voting Solutions, unas máquinas defectuosas a Northampton County, en Pensilvania.

Ante el anuncio por parte de Unisyn, el pasado 8 de mayo (2012), de retirarse del proceso de automatización, se abre una segunda oportunidad para Puerto Rico. Debe elegir entre dos empresas de tecnología electoral, Smartmatic y Dominion. Para facilitarle el trabajo de escogencia a la Comisión, (ya que ambas cumplen con la tecnología y las certificaciones requeridas) hicimos nuestras propias pesquisas.

Smartmatic tiene su casa matriz en Londres. Ha realizado elecciones en Estados Unidos, Venezuela, Curazao, Filipinas, y recientemente ganó el contrato para las elecciones de Bélgica por los próximos 15 años. Definitivamente parece ser la empresa con más experiencia internacional. Sin embargo, algunos grupos la acusan de haber realizado las elecciones en Venezuela donde ha ganado Hugo Chávez. No obstante, indagando en la página del poder electoral venezolano (http://www.cne.gob.ve/), donde están todos los resultados, elección por elección, referendo por referendo, la realidad es otra. Chávez perdió ya una elección con el sistema automatizado de Smartmatic, su primer intento para reformar la constitución venezolana.  Incluso, en la última elección parlamentaria, la oposición logró más votos que el Gobierno; sin embargo, obtuvieron menos escaños en la Asamblea Nacional, por un tema de proporcionalidad o el famoso Gerrymandering. No hay que olvidar que el mismo Chávez ganó 5 elecciones con el sistema automatizado anterior, provisto por otra empresa de tecnología.

Las máquinas  SAES4000 de Smartmatic Fuente: www.smartmatic.com

Las máquinas SAES4000 de Smartmatic Fuente: http://www.smartmatic.com

En el caso de Puerto Rico, Smartmatic presentó la oferta más baja, alrededor de 10 millones de dólares por debajo de la oferta presentada por Dominion. También alega contar con las 6.000 máquinas requeridas.

Dominion Voting es una empresa privada con casa matriz en Canada. Durante los últimos años ha desarrollado una estrategia de crecimiento mediante la adquisición de varias empresas competidoras tales como ES&S y Sequoia Voting Systems, ambas en el 2010, que le ha permitido hacerse con una cuota importante del mercado electoral de los nación norteña. Cabe destacar que en Estados Unidos la tecnología electoral ha sido víctima de fuertes críticas, y todas las empresas que allí operan han visto sus máquinas hackeadas por expertos informáticos. La experiencia electoral de Dominion se circunscribe a los Estados Unidos  y no cuenta en su haber con ningún proyecto internacioal reconocido. La empresa se adjudica en su página web el haber realizado elecciones en Filipinas, cuando en realidad tan solo fungieron como uno de los tantos proveedores que utilizó Smartmatic para llevar a cabo las elecciones de 2010. Resulta curioso que justamente el software que Dominion suministró estuvo a punto de causar una debacle días antes de la elección. Finalmente, el asunto se resolvió a tiempo, y según los informes de las organizaciones de observación internacional, la elección fue un éxito.

Dominion alega tener ya 300 máquinas de las 6.000 que se requieren en el país, y asegura que puede tener el total de máquinas para la fecha estipulada.

Indudablemente, hay factores que permiten decidir –con objetividad- cuál empresa le conviene a Puerto Rico. La CEE tiene en sus hombros una decisión transcendente, porque con la democracia, no se juega. Ya se equivocó anteriormente al designar a Unisys como encargada de la automatización cuando carecía de experiencia en este tipo de eventos. Desde esta tribuna abogamos porque las autoridades puertorriqueñas se decidan por la empresa con la tecnología más avanzada, y sobre todo, con la experiencia suficiente y comprobada para llevar a cabo procesos en entornos complejos como el Puertoriqueño.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s