Claves y etapas del voto electrónico


En Venezuela, mediante máquinas de indentificación biométrica, se automatizó el padrón electoral y se garantiza la preservación del principio, un elector un voto.

Actualmente hay un grupo de países latinoamericanos encaminados hacia la automatización electoral. Colombia, Perú, Ecuador, México y Panamá son algunos de ellos. Todos han tomado la decisión de implantar avances en sus sistemas comiciales, lo cual pasa principalmente por ajustar la legislación, pero una vez superado ese proceso, comienza el análisis de los pasos para darle un viraje a la forma como se ejerce el derecho al voto.

Los casos exitosos de automatización en el mundo han tomado previsiones, que ameritan que las autoridades gubernamentales, a la hora de elegir la tecnología electoral, se ajusten a lo que sea más conveniente para su sistema. Para ello, se debe evaluar la infraestructura local y cualquier limitante que se pudiera presentar; considerar su sustentabilidad (aplicabilidad en el tiempo) e iniciar la búsqueda y comparación de ofertas en el mercado.

Encontrar el modelo automatizado más acorde puede ser arduo, pues existen múltiples empresas que prestan el servicio, pero a la hora de elegir, debe privar el más estricto deseo de adquirir un sistema que garantice la seguridad, secrecía y transparencia del sufragio, así como proporcionar las ventajas del voto electrónico: seguro, rápido y auditable.

Para cumplir con este requisito, es vital adelantar una licitación apegada a los más elevados estándares, es decir, que considere una convocatoria internacional de proveedores de tecnología electoral, que prueben su experiencia en la materia y que sean capaces de ofrecer un modelo de voto electrónico flexible y ajustado a las necesidades legales, técnicas, financieras e incluso, de idiosincrasia de la nación.

En este proceso, los países encontrarán múltiples oportunidades de tecnificar diversas etapas previas al voto electrónico, lo que puede ser un estímulo para agilizar procesos en aras de la automatización total del sistema. Destaca por ejemplo el registro de votantes o padrón electoral, el cual es uno de los procesos pre-electorales con marcada asistencia tecnológica, y puede incluir el almacenamiento electrónico de la identidad de los ciudadanos para una comparación inmediata con el votante, o el soporte en cuadernos de votación automatizados.

Existen máquinas de votación que realizan el escrutinio y totalización de votos de manera automatizada.

El proceso de postulación de los candidatos, que es el paso formal a través del cual los partidos políticos u otras organizaciones solicitan el registro de sus aspirantes, también puede hacer uso de la tecnología, al automatizar el registro de la información de los candidatos y las diferentes etapas del proceso (presentación, renuncia, alianzas, entre otros).

Otra de las ventajas tecnológicas con mayor posibilidad de expansión en el mundo, es la identificación biométrica del elector. Este proceso permite, por intermedio de equipos diseñados para capturar la huella dactilar de cada votante, identificar a la persona y así evitar la suplantación o el doble voto.

Finalmente dos de las etapas vitales de toda la elección, el escrutinio y totalización, también pueden ser tecnificadas, antes de implantar el voto electrónico, con lo cual la rapidez y resultados prolijos saltan como beneficios incuestionables de la automatización.

Habiéndose adoptado algunas de las tecnologías pre-electorales, la transición al sufragio electrónico se torna natural. En este punto, es de destacar, que el proceso de sustitución del voto tradicional por el voto electrónico implica, en la mayoría de los casos, una etapa de coexistencia entre ambas formas de emisión del sufragio. De allí que las buenas prácticas sugieren una aplicación progresiva, y combinada con pilotos que permitan a la población familiarizarse con la tecnología, y además comprobar cómo el voto puede hacerse más seguro y transparente.

Los desafíos son variados en materia electoral, pero es necesario que el ente electoral cuide todos los aspectos que conlleva la automatización. La tecnología puede ser utilizada para facilitar todas estas actividades, pero el uso correcto y masivo será lo que marque la diferencia, frente a los procesos manuales.

2 pensamientos en “Claves y etapas del voto electrónico

  1. Pingback: The guarantees of “timely” e-voting |

  2. Pingback: Experts unravel e-voting requirements |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s