Un simulacro que hace real al voto electrónico


Las nuevas máquinas SAES tienen adosado un equipo para la identificación biométrica. Foto: AVN

Someter a prueba el sistema electoral, es una posibilidad que no se dan muchos países, pero la necesidad de comprobar, previo a los comicios, el funcionamiento logístico y técnico al 100%, puede ser vital en dos sentidos: es una garantía adicional para que el día de las elecciones todo funcione a cabalidad, y además permitir a los electores familiarizarse con el proceso que deberán seguir para ejercer su derecho al sufragio sin tropiezos.

Éstos dos alicientes deberían ser suficientes para que cualquier nación no eluda la responsabilidad de efectuar, lo que se conoce, como simulacros electorales. Son una suerte de experimentos donde se pone prueba el andamiaje que conlleva a una elección.

Para probar la importancia de los simulacros electorales, mostraremos cómo Venezuela, un país que cuenta con comicios totalmente automatizados con tecnología provista por Smartmatic, incluye en su cronograma electoral pruebas parciales y totales, que durante años han sellado el éxito del voto electrónico, y además han fortalecido la confianza del electorado en su sistema de elección popular.

Para las presidenciales pautadas para octubre de este, el Consejo Nacional Electoral ha programado dos simulacros: uno parcial que se efectuará este domingo y contempla 55 centros electorales de todo el país, mientras que la “gran prueba”, porque los 18,9 millones de electores podrán participar, desplegará máquinas de votación en 2 mil colegios comiciales y está programado para el próximo 26 de agosto.

Los dos ejercicios contemplan la puesta en marcha de todas las etapas que deben cumplirse para ejecutar la elección formal. El ente electoral venezolano lo define de la siguiente forma: son pruebas técnicas a escala nacional, donde serán probados los elementos tecnológicos y logísticos tal como se van a utilizarse el día del proceso electoral. Incluye observar los procedimientos de despliegue, contingencia y repliegue del material electoral, permitir el ejercicio del voto, realizar el proceso de escrutinio y transmisión de resultados para probar el funcionamiento de los dos centros nacionales de totalización.

Durante la jornada, además se viabiliza que los electores experimenten con las máquinas de votación y la boleta electrónica, así como que interactúen con el Sistema de Autenticación Integrado (SAI), que es un dispositivo adosado a la máquina electoral, que mediante la identificación biométrica -captación de la huella dactilar- validará que el elector esté habilitado para ejercer el sufragio.

Con los simulacros, Venezuela no rehuye la responsabilidad de comprobar que su sistema automatizado de votación está apto para funcionar el día de los comicios, garantizando durante el la prueba su funcionalidad y acercando a los ciudadanos al ejercicio del elemento que reafirma la identidad política: el voto. Queda de parte del mundo, asumir también este reto.

Anuncios

Un pensamiento en “Un simulacro que hace real al voto electrónico

  1. Un simulacro o una votación piloto entrega, necesariamente, una visión muy sesgada: Muestra lo que ocurriría con el esquema electoral -electrónico o no- en el mejor de los mundos posibles. En un simulacro o un piloto a pequeña escala no hay la motivación necesaria para montar ataques de sofisticación técnica – Sólo sirven para demostrar que el esquema de votación electrónica no se cae por sí sólo.

    Y lo que es peor: Muchos pilotos sí se caen por sí sólos. Como la votación electrónica en general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s