Elecciones múltiples una prueba superada para el voto electrónico


Venezuela emplea máquinas de votación y tarjetones electrónicos, lo que le permite tener comicios 100% automatizados.

Cuando se pone sobre el tapete la realización de elecciones múltiples -por ejemplo comicios regionales y legislativos simultáneos- asaltan diversos temores, debido a las dificultades técnicas, logísticas y de seguridad, que implica cumplir una jornada donde se somete al escrutinio popular la selección de diversos cargos al mismo tiempo.

Si bien estos procesos conllevan una compleja organización, y muchas veces los países optan por efectuar votaciones escalonadas, y saltarse el reto de planificar comicios conjuntos, la realidad es que en la actualidad existen naciones que han modernizado su sistema electoral, al punto que pueden cumplir un apretado cronograma, sin caer en la diatriba de realizarlo o no, de manera simultánea o escalonada.

Con el voto manual resulta usual debatir sobre los potenciales problemas que pueden surgir en la organización de los comicios múltiples, ya que han surgido procesos fallidos, retrasados o con numerosas denuncias por errores o fraude. Caso contrario, el voto electrónico se ha convertido en un aliado en el cumplimiento de un proceso donde deben elegirse numerosos cargos en un mismo día.

La efectividad del sufragio automatizado pasa por resultar menos oneroso para el erario público, ya que la selección, capacitación y despliegue del personal encargado de los sitios de votación es el mismo para todos los tipos de elecciones, además no se amerita imprimir millones de papeletas; y el trabajo de programación de equipos, traslado y resguardo no abultará el costo de la jornada.

Así como se alivia la carga financiera, con el voto electrónico todas las preocupaciones técnicas y políticas se disipan, pues debido a que se usan máquinas o urnas de votación, se pueden emplear tarjetones electrónicos -que además de reusables- pueden ser diseñados para reseñar tantos cargos y candidatos como lo amerite la elección, simplificando el ejercicio del sufragio.

Otra arista que impulsa la simplificación del voto, es que la automatización no permite que se alarguen los tiempos de conteo y totalización, ya que al cierre de las mesas o colegios electorales, la máquina computa decenas, miles o millones de votos en un mínimo lapso de tiempo, y procede a transmitir los resultados exactos, sin prolongar la jornada.

Un caso que puede mostrar lo exitoso del voto electrónico en elecciones simultáneas es Venezuela. Donde por ejemplo durante los comicios legislativos, algunas localidades deben elegir entre nueve y 11 cargos; pero aunque se le agreguen otras selecciones, como la renovación de gobernaciones o alcaldes, el requerimiento no supondrá demoras en el tiempo que emplea el elector en ejercer su derecho, ni tampoco significará que el gasto o las complejidades logísticas se eleven considerablemente.

Hay que añadir que en ese país, donde desde 2004 se utiliza la tecnología provista por Smartmatic, en octubre próximo se dará un paso más en la automatización electoral, ya que además de todas las ventajas de las que dispone, agregará a las máquinas de votación un dispositivo para identificar biométricamente -por huella dactilar- a los electores, con lo cual se facilita el proceso para que las autoridades lleven procesos simultáneos en los que es posible permitir (o restringir) el voto, de acuerdo a los derechos y limitaciones legales de cada ciudadano. La solución tecnológica además de erradicar la suplantación, le mostrará al elector solo aquellas selecciones en las que está habilitado debido a su ciudadanía o condición legal.

Visto el panorama, la automatización permite habilitar de forma rápida, segura, transparente, y simple para el usuario, una elección múltiple, que en el caso del voto manual, sería más lenta, compleja, y probablemente con vicios de seguridad.

Un pensamiento en “Elecciones múltiples una prueba superada para el voto electrónico

  1. Pues yo no se, pero… En México, desde hace muchas décadas, es muy común que las elecciones sean múltiples. Cada seis años hay yo deposito seis papeletas en sus respectivas urnas (con colores claramente indicativos, haciendo prácticamente imposibles las confusiones) para elegir: Presidente, senador, diputado federal, diputado local (asambleísta), jefe de gobierno (alcalde) y jefe delegacional.
    El conteo manual es sencillo, libre de ambigüedades, 100% auditable el mismo día o semanas o meses después de la elección. Lo puede verificar cualquier ciudadano, sin necesidad de entender programación o de hacer análisis forense para ver si hubo modificación en los registros electrónicos de la computadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s