Estados Unidos recibe nuevo llamado de alerta electoral


Foto: Rctv.net

“By the way, we have to fix that” (Por cierto, tenemos que arreglar eso).La frase del reelecto presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su discurso de aceptación el martes pasado, aludiendo a las largas colas que entorpecieron el ejercicio de voto, desnudan una realidad: la potencia norteamericana pudo sortear los comicios sin generar dudas sobre los resultados, pero tiene problemas que resolver para que hayan plenas garantías electorales.

Con la jornada todavía fresca en la memoria, partidos políticos, organizaciones civiles, medios de comunicación y observadores electorales preparan una batería de informes que harán recomendaciones, sin duda necesarias, para que las elecciones estadounidenses consigan ser más prolijas, tanto en lo logístico, como en lo tecnológico.

Una de las primeras voces en soltar alertas provino de la Coalición Cívica de Protección Electoral(CCPE). Su vocera, Barbara Arnwine, dijo que en las primeras ocho horas de los comicios recibieron 35 mil llamadas con quejas de los 50 estados. Muchas de ellas referidas a las largas colas en los centros de votación, así como de los nuevos requerimientos de identificación. Sin embargo, indicó que muchas generan “preocupación”, porque pasan por información equivocada sobre los recintos electorales a donde debían acudir los electores obligando al uso de la boleta provisional que podría no ser contada, así como que miles de votantes tuvieron que moverse a otros lugares desde sus centros para conseguir tarjetas para votar y escáneres.

Foto: La República

También reportó, junto a numerosos medios de comunicación, la ocurrencia de fallas en las máquinas de votación (pantallas con errores, asignación equivocada del voto), escáneres de boletas que funcionaron mal y múltiples averías de equipos, lo que volvió a traer al centro de la discusión, la necesidad de que Estados Unidos complete un proceso de renovación de su sistema automatizado de votación.

En esta nación, la administración electoral corresponde a cada uno de los estados, y esa autonomía regional permite que actualmente cohabiten más de 3 mil soluciones tecnológicas o modelos de voto electrónico diferentes entre sí. Esta posibilidad legal, por sí misma no debería representar un problema, sin embargo, el uso mixto de sistemas en un mismo condado (manual y electrónico; sufragio en papel y escrutinio automatizado, máquinas de pantalla táctil con o sin soporte del sufragio) reclama que tanto los estados, e incluso el gobierno federal, se encaminen en mejorar la infraestructura para que el voto electrónico pueda brindar la solvencia que ya tienen países del llamado tercer mundo.

Modernizar es la palabra clave para Estados Unidos. Incluso parece un déjà vu de las elecciones del 2000, lo que sucede en Florida. En este estado todavía siguen contando sufragios, y aunque las autoridades argumentan que se debe a la alta participación de electores, las críticas y denuncias pasan por manejos irregulares, fallas técnicas y deficiencias logísticas. El profesor del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), Charles Stewart, dijo que existen muchos problemas que abordar en este estado, donde una paralización electoral parece ocurrir cada cuatro años.

Los electores, actores políticos, organizaciones sociales y hasta Obama saben que hay que mejorar el sistema electoral estadounidense. La respuesta ya la conocen: yes, we can.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s