El sesgo político de las elecciones venezolanas


Venezuela cuenta con un sistema de votación 100% automatizado. Foto: Noticias24

A poco más de un mes de las elecciones presidenciales en Venezuela, una de las organizaciones internacionales más importantes del mundo en materia de observación electoral, no tuvo cortapisas para ilustrar la realidad electoral que observó en el país. El Centro Carter señaló en su resumen ejecutivo de la Misión de Estudio, que un impresionante 80,52 por ciento de los votantes concurrió a las urnas reflejando la confianza en el sistema comicial -automatizado al 100%-, pero al mismo tiempo señaló al Consejo Nacional Electoral (CNE), de “estar profundamente afectado por el partidismo”.

El texto de ocho páginas publicado por el Centro Carter es revelador. Desgrana que Venezuela, aunque ha avanzado al punto de contar con uno de los sistemas de votación “más altamente automatizados del mundo“, capaz, según refiere, de ofrecer resultados rápidos después del cierre del último centro de votación, y que éstos sean “aceptados públicamente por candidatos y reconocidos por la ciudadanía sin el menor contratiempo“, está aquejada por la “politización” del árbitro electoral.

Aunque todo proceso eleccionario es un acto de política, en Venezuela el Centro Carter encontró evidencia de que la politización, entendida como la dominación de los políticos en áreas que no debieran estar sometidas a éstos, está lesionando la legitimidad electoral en el país. Reseña el organismo que si bien “los rectores del CNE fueron nombrados por su experiencia profesional, muchos venezolanos perciben a dichos rectores como individuos con fuertes afinidades partidistas. De los cinco rectores actuales, cuatro, incluyendo su presidenta, están vinculados, con distintos niveles de solidaridad, al gobierno de (Hugo) Chávez y uno a la oposición“, por lo que concluye que “esta politización ayuda a explicar el escaso entusiasmo con el que el CNE abordó algunos de los temas de la campaña, especialmente el vinculado a los reglamentos de la campaña, así como las inconsistencias en las acciones del organismo para hacerlos cumplir“.

Lo dicho por el Centro Carter coloca a Venezuela en un lugar privilegiado frente al mundo, ya que le reconoce ostentar un modelo avanzado de voto electrónico, basado en la tecnología producida por la empresa Smartmatic, que no deja dudas sobre sus resultados transparentes, pero llama la atención sobre sus ostensibles fallas, a la hora de asegurar la confianza ciudadana, basada no sólo en prácticas técnicas y logísticas exitosas, sino en la garantía de brindar condiciones lo más equilibradas posibles para la participación de los aspirantes a cargos públicos.

La encrucijada venezolana no es contar con un sistema de votación de calidad, respaldado y respetado por todos los actores electorales, pues lo tiene y así lo confirma el Centro Carter. La lucha de este país, es erradicar la “ventaja indebida” auspiciada por el organismo electoral a favor del candidato en ejercicio, para que así la fortaleza tecnológica que posee, no palidezca ante el sesgo político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s