Honduras ante la apuesta de avanzar o perder


Honduras usa voto manual y en las recientes primarias la sombra del fraude empañó el proceso. Foto: La Patilla.

Honduras usa voto manual y en las recientes primarias la sombra del fraude empañó el proceso. Foto: La Patilla.

Recién esta semana, Honduras pudo conocer los resultados finales de las elecciones primarias del pasado 18 de noviembre. Más allá del incalificable retraso en el anuncio de quiénes resultaron vencedores en las internas, las irregularidades e inconsistencias observadas y denunciadas desde varios flancos del país; preocupan, y mucho, de cara a los comicios generales de noviembre de 2013.

Las preguntas que caben ante este panorama son: ¿Existe la voluntad institucional de mejorar el sistema electoral? ¿Será capaz el país de aplicar una reforma en el año que resta para los comicios? ¿Los actores políticos se comprometerán en el trabajo de lograr un sistema fiable? ¿Los decidores harán lo suficiente para garantizar la voluntad popular?

Las respuestas, por ahora, están en el terreno de la especulación. Pero, si inventariamos los sucedido en los últimos días, no hay otra verdad: es imperioso que Honduras se encamine a un proceso de transformación electoral que sacuda a la clase política y a la ciudadanía. Es avanzar o perder.

Los cuestionamientos parten desde la misma esencia del voto manual que usa Honduras. El país emplea el Sistema de Resultados Electorales Preliminares (TREP), para realizar conteos rápidos que se hacen de forma selectiva y a la velocidad más conveniente. Desde todos los bandos, la estructura que depende de forma directa del Tribunal Supremo Electoral (TSE), fue llamada el “engendro del fraude”. Las razones pasan porque los resultados brindados al país se obtenían por llamadas telefónicas y mediante reportes de tres empresas, entre ellas una perteneciente a Arturo Corrales, actual ministro de Relaciones Exteriores. Incluso se denunció que el sistema de cómputo es manejado por un personal desconocido por los actores políticos.

La inconsistencias mostradas por más del 10% de las actas reflejan o que el personal a cargo de llevar adelante la jornada no fue capacitado para cumplir la tarea, o que las debilidades del sistema permiten alterar la información que garantiza la fiabilidad de los resultados.

En las internas participaron tres de los nueve partidos que hacen vida en el país. Todos cuestionaron el proceso, destaca el derrocado expresidente Manuel Zelaya -que consiguió una nominación al Parlamento y su esposa será candidata presidencial- quien exigió, al igual que diversos partidos, intelectuales y expertos electorales, la eliminación del TREP;  y además llamó a modernizar el sistema aplicando el voto electrónico.

El catedrático Jorge Roberto Maradiaga consideró que la automatización es “una necesidad impostergable” para erradicar la corrupción y el fraude electoral, ahorrar recursos, facilitar el voto y garantizar que el sufragio sea secreto, universal y que cada uno sea respetado.

¿A qué apostará el país y sus autoridades? aún está por verse, pero la única opción debería ser proveer a sus ciudadanos de procesos electorales limpios y seguros. Para lograr esto, la experiencia mundial indica que es necesario valerse de la tecnología electoral. La solución está allí para Honduras, ojalá no deje nada a la suerte.

Un pensamiento en “Honduras ante la apuesta de avanzar o perder

  1. Pingback: Honduras intended to improve, but it was not enough |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s