Italia se la sigue jugando con voto manual a riesgo de la desconfianza


italia2Italia acudió a las urnas -el 24 y el 25 de febrero- y tras los resultados, las palabras que pululan incansablemente en el país son ingobernabilidad, fragmentación, elecciones anticipadas. Ahora mismo, el impacto de la votación es medido sólo desde las consecuencias que deja para la economía y el futuro político de la nación. Sin embargo, al margen de esa lectura puede ser visto como un caso que pone en la palestra la modernización del sufragio.

En este país, que es la tercera economía de Europa, se vota manualmente, es decir usando el viejo tarjetón de papel que es marcado y luego contado de forma manual. Debido a que el sistema permite durante dos días a los electores ejercer su derecho, los resultados durante la primera jornada no son oficiales, sino que se basan en sondeos a boca de urna, y es sólo el segundo día, cuando comienza el recuento de sufragios, que en esta ocasión, arrojó los resultados definitivos en las siguientes 24 horas.

Dilatar la publicación de lo decidido por el padrón, es uno de los grandes problemas del escrutinio manual. En el caso de Italia, puede ser más delicado, debido a que durante el primer día de votación no se puede emitir ningún resultado oficial, puesto que resta una segunda jornada, con lo cual el nivel de incertidumbre escala a niveles que pueden ser preocupantes. El retraso es uno de los más potentes detonantes de la desconfianza electoral.

Al revisar el ejercicio del voto en Italia, es un deber preguntarse por qué un país del primer mundo, y de tanto peso en el continente europeo, no ha apostado por avanzar en su sistema de votación. Las claras rencillas políticas que hostigan a la nación es la respuesta lógica, pero es allí donde el electorado debe hacerse oír para llevarla a un nuevo nivel, porque la base legal para automatizar el sufragio está vigente desde 2006, pero luego de siete años no ha habido intentos serios de cumplir con el decreto.

Son diversas las opciones que ofrece la tecnología para países que como Italia y todos los que se resisten a los beneficios de contar con sufragios seguros, rápidos y transparentes. Las opciones están allí, desde sufragios 100% automatizados a un modelo mixto donde la votación siga siendo manual, pero el escrutinio se tecnifique. Resguardar la confianza del electorado es vital y el voto electrónico así lo garantiza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s