La garantía del voto electrónico “a tiempo”


Organizar unas elecciones, es una empresa compleja y exigente que requiere la combinación de factores técnicos, logísticos y de recursos humanos de primer orden para que sea exitosa. Responder a esta realidad, con claridad, amerita que el organismo comicial y los actores políticos no subestimen el tiempo que se requiere para resguardar las garantías comiciales.

En principio, debe diferenciarse que no es ni de cerca lo mismo, organizar unos comicios previamente automatizados, que ponerlos en marcha por primera vez. La importancia de esta aclaratoria toma fuerza, al observarse que un país con experiencia probada en voto electrónico no debe recurrir a las etapas de consulta, investigación, licitación y pruebas técnicas necesarias para la implementación del voto electrónico por primera vez.

Venezuela cuenta con voto 100% automatizado.

Venezuela cuenta con voto 100% automatizado.

El caso venezolano puede explicar la distinción. Este país desde 1998 comenzó el camino de la automatización, con voto manual y escrutinio electrónico, experiencia que le sirvió para en 2004 poner a disposición de sus electores un sufragio 100% automatizado provisto por Smartmatic  -votación, escrutinio, totalización y transmisión de resultados-, e incorporar en 2012 la identificación biométrica en todo el país, de forma que hoy en día no sólo puede organizar y ejecutar limpiamente comicios diferentes con una separación de apenas  tres meses, sino que actualmente -por la muerte del presidente Hugo Chávez- se ve obligado por la Constitución a llamar a elecciones y realizarlas en apenas 40 días.

La posibilidad de efectuar comicios en un corto plazo y garantizando los procesos es factible, por la experiencia acumulada de sistemas probados a lo largo de nueve años, en lo cuales se han cumplido múltiples jornadas electorales y no se han recibido denuncias formales de inconsistencia o fraude. Actualmente el organismo cumple un “apretado cronograma” que incluye la batería de auditorías de todos los procesos para que los factores políticos puedan validar el software, hardware y todos los elementos que conforman el voto electrónico venezolano.

Caso contrario, las naciones que tienen el objetivo de automatizar, no se pueden dar el lujo de obviar ninguna de las etapas que muy bien han cuidado la treintena  de países en el mundo que hoy cuentan con legislación para automatizar las elecciones, y de los cuales más de 1.700 millones de personas pueden votar seguro. Algunas de las consideraciones que los expertos señalan incluye aplicar una amplia consulta con toda la nación, realizar estudios comparativos, llamar a una licitación transparente, aplicar programas pilotos para probar la fiabilidad del sistema y su adaptación a las características del país, desplegar un amplio proceso de información y capacitación del electorado y personal técnico, y diseñar un plan de instauración paulatina que permita a toda la nación ajustarse al voto electrónico.

Los hechos demuestran, que para modernizar el sufragio un país no se necesita ir apurado, lo que requiere es autoridades responsables, que elijan el sistema más adecuado, porque la tecnología electoral disponible en la actualidad ofrece todas las herramientas para resguardar el principal activo de la Democracia, el voto.

Un pensamiento en “La garantía del voto electrónico “a tiempo”

  1. Pingback: E-voting expansion leveraged by versatility |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s