La puja democrática en Latinoamérica es por el voto electrónico


mediumVencer la resistencia es una tarea que amerita persistencia y cuatro países latinoamericanos así lo han entendido. Colombia, Honduras, Perú y México han coincidido este mes en alzar la voz a favor del progreso de sus sistemas electorales. Todos tienen historias que han golpeado sus Democracias, por lo dudado de los procesos electorales y sus resultados, y por ello persisten en apostar fuerte por el voto electrónico, como la vía para erradicar vicios y frenar el fraude.

La automatización electoral en Honduras ya cuenta con el apoyo unánime de uno de los principales actores del proceso: los partidos políticos. En los últimos días el Partido Anticorrupción (PAC) y el Partido Nacional conminaron a las autoridades a optar por el progreso y darle a la nación un sistema electoral electrónico que no dé lugar a dudas. Sólo en las primarias del año pasado (noviembre) los resultados definitivos tardaron 10 días y las denuncias por irregularidades fueron decenas. La conciencia política llama al cambio, y Honduras parece así entenderlo.

En Colombia son años de perseverancia. En el país prácticamente no hay sector que no exija el voto electrónico, y están apalancados en una larga trayectoria de decepciones electorales que pasan por viejas y nuevas ilegalidades contra la voluntad popular. El próximo año habrá elecciones generales y ya los partidos claman por cumplir la Ley que desde hace años obliga a automatizar los comicios. Por ahora, las autoridades gubernamentales siguen sin escuchar los pedidos, y no asignan los recursos, pero la nación parece no desmayar, desde el organismo comicial, pasando por organizaciones políticas y ciudadanas se mantienen en pie para depurar el sistema. En septiembre habrá prueba piloto y eso lo demuestra.

Perú es uno de los países suramericanos que más avanzado por desplegar una plataforma electoral con cimientos fuertes y seguros. La ONPE diseñó su propia tecnología y la puso a disposición del país, pero aquí también la falta de recursos mantiene en stand by el voto electrónico. Pese a esto, el Jurado Nacional de Elecciones sigue presionando para que la nación salga de un sistema caduco y pase a formar parte de la élite de naciones donde votar es seguro.

Finalmente, México dio pasos para desarrollar un modelo de votación transparente, pero falló en el intento, al no organizar una licitación prolija que provea al país de un voto electrónico adaptado a sus necesidades y seleccionado por criterios técnicos y no políticos. Esta experiencia le sirve de marco para proseguir el camino y el Instituto Federal Electoral (IFE) da en el blanco al decir que la falta de voluntad política es el que mantiene en atraso a este gigante norteamericano. Por ello, los partidos y el ente comicial continúan pidiendo una solución, y más temprano que tarde la obtendrán, porque así lo reclama la voluntad popular.

Observar como cuatro países latinoamericanos no pierden el foco, y presionan porque sus sistemas electorales se renueven para dar más garantías electorales es un ejemplo a seguir. Avanzar es la consigna y todos la corean. Esta parte del mundo tiene buenas noticias: se puede cambiar, y en este caso, el voto electrónico es el medio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s