La rapidez del voto electrónico no tiene discusión


El voto electrónico en Posadas no pasó de 1 minuto 40 segundos. Foto: Misiones on line

El voto electrónico en Posadas no pasó de 1 minuto 40 segundos. Foto: Misiones on line

El voto electrónico es reconocido por ventajas tan variadas como trascendentales a la hora de organizar una jornada electoral. Entre ellas, podemos citar: seguridad, garantía de las fases de identificación, conteo, secreto, facilidad del sufragio y la rapidez. Esta última característica es una de las que más despierta interés en el electorado, principalmente porque la votación manual suele someter a los ciudadanos a procesos lentos y tediosos, y por otro lado, disminuye el tiempo de emisión de los resultados oficiales.

La experiencia que vivió la localidad de Posadas en Argentina, donde a comienzos de mes se realizó la primera prueba de voto electrónico, refleja la importancia que le conceden los electores a la automatización como vía para facilitar el ejercicio del voto. En esta región, la medición sobre la duración de la votación se situó entre 1 minuto con 12 segundos y hasta 1 minuto 40 segundos, equiparándose al récord de velocidad que ostentan países precursores como Brasil y Venezuela: mientras en el primero con máquinas de teclado numérico se invierte poco más de un minuto en votar; en el segundo con pantallas táctiles y tarjetón electrónico la cuenta puede no llegar a 60 segundos si la jornada es de un solo cargo, y unos 75 segundos para comicios múltiples.

La tecnología agiliza el sufragio, en vista que se puede certificar la identidad de los electores mediante la identificación biométrica -lectura de huella digital. A este beneficio se une el ejercicio del voto prolijo y rápido, pues con la automatización es posible, por el uso de equipos, reducir el sufragio a la simple acción de digitar la opción preferida en el equipo o en el tarjetón electrónico. De los minutos que lleva evaluar la papeleta tradicional y marcar manualmente las opciones, se pasa a un lapso mínimo en la selección de un candidato o tantos como cargos haya en disputa.

Otra fase del proceso que lleva al tope el valor de la rapidez, es el uso de programas automatizados para cumplir el escrutinio, totalización y anuncio de los resultados. Con el voto electrónico, al cierre de la mesa la máquina cuenta en segundos los sufragios emitidos y está en capacidad de transmitirlos en pocos minutos a un centro de totalización, sin importar lo abultado del padrón electoral, la cantidad de votantes ni tampoco las características topográficas del país. Esto permite presentarle a la nación que acudió a las urnas, los resultados oficiales de los comicios en un rango de tiempo corto -desde media hora hasta dos horas aproximadamente luego del cierre de mesas-.

La tecnología electoral está en pleno apogeo, emplearla de manera eficiente corre por cuenta de aquellos países que quieren dejar atrás sistemas caducos que condenan a resultados retrasados, y en muchas oportunidades viciados, dañando el valor del sufragio como elemento vital para la Democracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s