Ecuador apuesta a lo seguro con el voto electrónico


Ecuador prepara jornada con voto electrónico para 2014.

Ecuador prepara jornada con voto electrónico para 2014.

Con la premisa de implementar la tecnología electoral que más convenga al país y a la democracia, Ecuador adelanta el debate sobre qué modelo de voto electrónico usará en febrero de 2014, fecha en la que a propósito de las elecciones regionales, la provincia de Azuay se erigirá como la pionera de la automatización en esta nación suramericana.

Para no dar paso en falso en la migración del voto manual al electrónico, el Consejo Nacional Electoral se ha nutrido de las mejores prácticas de automatización en el mundo, y anunció que aplicará una batería de auditorías pre-electorales, electorales y post-electorales, en aras de preservar el valor de la confianza, sobre el cual se cimienta el sistema comicial.

Debido a que actualmente se discute el modelo de votación electrónica que se adoptará, el organismo comicial no detalló los pasos que seguirá el plan de auditar buena parte del proceso, pero sí ofreció una buena noticia para los electores: el día de los comicios, se realizará lo que se conoce como “auditoría en caliente”, que no es otra cosa que verificar al cierre de la mesa de electoral, que los votos ejercidos y contados electrónicamente coinciden con el comprobante en papel que emiten las máquinas de votación.

El vicepresidente del CNE, Paúl Salazar, hizo el anuncio y destacó que será seleccionado un sistema automatizado que imprima un comprobante del sufragio que al ser depositado en la urna tradicional, permitirá al término de la votación, comparar el registro en papel con el escrutinio automatizado, y sólo en ese momento es cuando se ofrecerán los resultados oficiales de la contienda.

La auditoría que pondrá en marcha Ecuador, replica una práctica creada por Venezuela. Este país – que desde 2004 emplea la tecnología electoral provista por Smartmatic, diseñó un grupo de más de una docena de auditorías para garantizar la transparencia de todas las fases del voto electrónico. Entre las más importantes, porque los electores son testigos y protagonistas, está la revisión que se hace al cierre de la votación. Específicamente se audita 54% de las mesas, en un proceso en el que se comprueba que la voluntad del elector reflejada en el comprobante de voto, coincide con el acta de escrutinio impresa por la máquina.

Venezuela se convierte así, en un ejemplo a seguir en automatización electoral. El vicepresidente del CNE lo describió diciendo que la comparación del recibo del voto contra el conteo automatizado genera “confianza, legitimidad y credibilidad” de la tecnología electoral, y no se equivocó.

La confianza de todo sistema electoral está sustentada en ser capaz de registrar fielmente el voto, preservar su secrecía -tanto de la opción elegida como del elector-, mostrar un escrutinio que respete las selecciones del electorado, garantizar que los resultados no puedan ser alterados, permitir la auditabilidad de los procesos, y además que el método de votación sea de fácil ejecución para todas las personas. El cumplimiento de estas exigencias es lo que hace eficaz y confiable un proceso electoral, y esa es la apuesta que está haciendo Ecuador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s