México en la encrucijada de la centralización electoral


La Coalición Pacto por México, integrada por representantes gubernamentales y de los partidos políticos, y que tiene como objetivo profundizar el proceso democrático en el país azteca, ha propuesto una reforma profunda de la administración electoral. Durante las negociaciones de esta transformación político-electoral, se impulsa la eliminación de los institutos electorales de los estados y el Distrito Federal, que dará paso a un órgano central que tentativamente será denominado Instituto Nacional de Elecciones (INE) o “Súper Instituto Federal Electoral (IFE).

De esta manera, el INE se encargará tanto de las elecciones federales –como lo hace actualmente el IFE- así como también de la organización de los comicios locales.

Los voceros del Pacto aseguran que hay coincidencias y voluntad política para concretar un INE que permita articular de una mejor manera los procesos electorales.

Sin embargo, los representantes de los 32 órganos electorales locales han reaccionado  ante una posible eliminación de sus funciones y la creación del Instituto Nacional de Elecciones (INE). Según ha explicado el consejero presidente del Instituto Electoral del Estado (IEE), Armando Guerrero Ramírez, solicitaron al Congreso de la Unión un estudio técnico financiero que compruebe los supuestos ahorros de esta medida, que es uno de los principales argumentos de la propuesta.

Los representantes de los organismos electorales locales buscan alianzas con legisladores, ex senadores, y expertos en asuntos legales, para crear un bloque fuerte que alegue las ventajas de mantener la administración electoral descentralizada.

La consejera presidenta del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), Diana Talavera, considera que se debe hacer una evaluación real de las propuestas, “a ver si el problema se resuelve con la centralización de las funciones electorales”. Resaltó que sería un atraso quitarle las atribuciones a los congresos locales sobre el establecimiento de sus propias leyes electorales.  “Lo que ha pasado con las leyes electorales es que se puede innovar y mejorar los procesos electorales en los estados. Cosas que ya se realizan en los estados como la votación electrónica, apenas se están incorporando en la Ley que ellos proponen”.

El proceso de negociación política para la creación de un ente electoral único continúa en México. Le tocará a esa nación valorar qué es lo más conveniente. Hay experiencias que deberían ser tomadas una vez que se hayan evaluado todas los pros y contras de la centralización electoral.

Está el ejemplo de Estados Unidos, donde la legislación federalizada complica el proceso electoral. En la nación norteamericana los mecanismos y regulaciones varían de estado en estado y, en algunos casos, hasta de condado en condado. El hecho de tener dicha variedad de leyes y maneras de emitir el voto, significa que los votantes pueden encontrar en sus centros de votación cualquiera de los métodos y dispositivos de votación, por lo cual, las preocupaciones de un estado no son necesariamente iguales a las de otro estado.

En cambio, hay naciones como Brasil con el Tribunal Superior Electoral y Venezuela, con el Consejo Nacional Electoral  donde la experiencia es que esos poderes concentran todas las funciones y todos los estados, aunque eligen a sus representantes locales, se rigen por una administración central. En este caso, la práctica ha sido positiva, sobre todo a la hora de evitar problemas políticos. Habrá que esperar cuál será la decisión en México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s