Auditorías buscan robustecer voto electrónico que probará Ecuador


Las máquinas de Smartmatic ya están en Santo Domingo de los Tsáchilas. Foto: El Comercio.

Las máquinas de Smartmatic ya están en Santo Domingo de los Tsáchilas. Foto: El Comercio.

Las garantías electorales son las herramientas que permiten a un Estado y a los electores contar con procesos comiciales seguros, pero cuando se trata del voto electrónico, todos los ojos se posan sobre la seguridad que ofrecen las máquinas y el software diseñado para ejercer y procesar el sufragio.

En su camino por presentar al país un sistema automatizado capaz de adaptarse a sus necesidades, Ecuador no sólo preparó una prueba vinculante de voto electrónico que se aplicará en las elecciones del 23 de febrero, sino que empleará tres tecnologías en diferentes localidades, y en dos de ellas, Azuay y Santo Domingo de los Tsáchilas, los sufragios emitidos formarán parte de los resultados finales, además se aplicarán cinco auditorías que buscan transparentar el proceso.

El plan del Consejo Nacional Electoral contempla realizar cinco auditorías, iniciando una semana antes de los comicios. A las revisiones fueron invitados delegados de las organizaciones políticas y ciudadanos interesados en el proceso, quienes podrán realizar distintos niveles de inspección, antes, durante y después de la jornada electoral.

El estudio abarcará una auditoría de predespacho, que verificará el traslado de las máquinas a los recintos electorales. Seguidamente probarán el programa informático de instalación, los procesos de votación y escrutinio, los equipos y la base de datos del sistema de totalización.

En Santo Domingo de los Tsáchilas -donde están habilitados para votar 326.915 electores- se usarán las máquinas y software provistos por Smartmatic, multinacional que ha realizado elecciones en Filipinas, Bélgica, Venezuela, Estados Unidos y Brasil. Las posibilidades de auditoría que ofrece esta tecnología son múltiples y su tecnología ha sido validada por organismos de observación internacional, como el Centro Carter y la Unión Europea.

En el caso de Azuay -con un padrón de 600 mil electores- se hará uso del voto electrónico de la empresa Magic Software Argentina (MSA), empleada en la provincia argentina de Salta. La empresa es bastante escueta al presentar las posibilidades de auditar el sistema.

Tras el recuento de lo que prepara Ecuador, es evidente que cumplir todas las auditorías que sean necesarias para robustecer la seguridad de los comicios es uno de los objetivos del voto electrónico, por lo que queda de parte de las autoridades y los partidos, decidir qué revisiones aplicar para generar la confianza en quienes depositarán su futuro político en máquinas de votación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s