En las elecciones colombianas llueve sobre mojado


El voto manual y el pre-conteo dejó dudas sobre resultados en legislativas colombianas. Foto: www.elnuevoherald.com

El voto manual y el pre-conteo dejó dudas sobre resultados en legislativas colombianas. Foto: http://www.elnuevoherald.com

Colombia volvió a las urnas este 9 de marzo para renovar el Congreso y Parlamento Andino. Sin embargo, esto no fue lo único que se renovó. También regresaron las denuncias de fraude y la desconfianza en el sistema electoral.

En los últimos años, viejos y nuevos vicios han vapuleado los procesos electorales del país neogranadino, algunos con base y otros sustentados en la especulación política, pero todos han lesionado el estamento comicial.

A nueve semanas de las elecciones presidenciales -programadas para el 25 de mayo – la Registraduría ha debido hacer frente a una ola de denuncias de presunto fraude por parte de varios partidos, tal es el caso del Centro Democrático, Unión Patriótica (UP) y Polo Democrático Alternativo (PDA). Se cuenta la compra de votos, intimidación para ejercer el deber comicial, errores en el proceso de escrutinio, retraso en la emisión de credenciales de testigos, amenazas a dirigentes políticos, problemas en el conteo rápido, e incluso se hacen señalamientos a las fases de auditoría de la identificación biométrica y el software de escrutinio (solución informática para los procesos de pre-conteo, escrutinio y digitalización de actas).

El Centro Democrático, partido del expresidente y ahora senador Álvaro Uribe, tramitó un largo informe de irregularidades, de donde se sustrajo un apartado que acaparó titulares: la supuesta omisión de la Registraduría al no reportar más de 250 mil votos a favor de esta organización durante el pre-conteo. La acusación fue resuelta por el organismo indicando que “se debe diferenciar entre el pre-conteo y el escrutinio”, recordando que “ese procedimiento no tiene un valor legal, pues es meramente informativo” y sólo cuentan los resultados del escrutinio. Es decir, el pre-conteo, con el cual se anuncian resultados el mismo día de la elección, no es preciso.

Por esta razón, el pre-conteo de votos colombiano tradicionalmente ha generado dudas sobre los resultados, al diferenciarse en algunos casos de lo que arroja el escrutinio definitivo. En este proceso, los jurados cuentan los sufragios y con la información llenan dos planillas. La primera de ellas es el “cuenta-votos”, que consta de una serie de casillas donde se marcan uno a uno los votos de cada uno de los candidatos y al final se obtiene un total. Este es el que se coloca en la otra planilla (que es el acta oficial). Los datos del “cuenta-votos” es lo que se da a conocer a la población el mismo día de la elección, mientras se realiza el escrutinio oficial.

Colombia usó  8.500 dispositivos en 126 municipios para que cerca de 10 millones de electores fueran identificados biométricamente. Foto:  El Tiempo

Colombia usó 8.500 dispositivos en 126 municipios para que cerca de 10 millones de electores fueran identificados biométricamente. Foto: El Tiempo

Los reclamos que algunos partidos colombianos han hecho a los comicios legislativos no son nuevos. Se han repetido en otras elecciones. La Registraduría, tratando de mejorar parte del proceso electoral, invirtió en equipos de identificación biométrica, pues el fraude de suplantación había dañado muchos procesos. Un ejemplo de la efectividad de esta tecnología, es que tras 59 elecciones usando equipos para validar la huella de más 5 millones de votantes, se redujo a cero las denuncias por usurpación en los municipios donde se aplica.

Pese a este avance, la Registraduría debe profundizar los cambios y erradicar, a través del voto electrónico, las otras múltiples irregularidades que suelen empañar los comicios en ese país. Con el uso de la tecnología puede minimizar la intervención humana en procesos críticos, como el llenado de planillas para el pre-conteo, blindando los resultados.

Luego de varios años de pruebas, investigación y hasta conformar una Comisión Especial que permita la automatización electoral en Colombia, la nueva fecha para la aplicación del voto electrónico es el 2018, 14 años después de haber aprobado la ley que les permite automatizar sus elecciones.

La Registraduría asegura que Colombia ya está preparada, pero la supuesta falta de recursos –o de verdadera voluntad política- puede ahogar el intento del organismo. La modernización del voto ya no depende de planes o propuestas, sino de que las autoridades se decidan por fortalecer la Democracia, en lugar de permitir que en las elecciones siga lloviendo sobre mojado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s