Colombia y la duda electoral


EleccionesColombiaMás allá de la espectacularidad que han supuesto los resultados de las encuestas en la carrera presidencial colombiana – la primacía de Juan Manuel Santos (candidato a la reelección) habría sido superada por Oscar Iván Zuluaga-, el país neogranadino enfrentará, este 25 de mayo, un nuevo proceso electoral bajo la sombra de la duda.

Durante las recientes elecciones, el voto manual colombiano expuso nuevamente las falencias que han dañado la confianza de electores y partidos políticos durante años: compra de votos, retraso en la emisión de resultados definitivos, dificultades para entender el tarjetón electoral y un alto porcentaje de votos nulos (más del 10% de los sufragios emitidos).

Ahora, cuando los comicios son para renovar la Presidencia de la República y la Vicepresidencia –en primera vuelta- la situación no ha mejorado. Uno de los aspectos que más preocupa es el pre-conteo, proceso con el cual Colombia evade entregar resultados oficiales el mismo día de los comicios.

Mediante este procedimiento, los jurados cuentan los sufragios y con la información llenan dos planillas. La primera es el “cuenta-votos”, que consta de una serie de casillas donde se marcan uno a uno los votos de cada uno de los candidatos y al final se obtiene un total. Éste es el que se coloca en la otra planilla (que es el acta oficial). Los datos del “cuenta-votos” es lo que se da a conocer a la población el mismo día de la elección con carácter meramente informativo, pues los resultados finales deben esperar al escrutinio oficial.

El pre-conteo se ha diferenciado en algunos casos de lo que arroja el conteo definitivo. Esta situación se dio en marzo pasado y provocó que el Centro Democrático, partido del expresidente y ahora senador Álvaro Uribe, cuestionara los resultados, e incluso publicara un comunicado con un largo listado de presuntas irregularidades.

Pese a todos los problemas que el voto manual ha generado en el pasado y durante los comicios de este año, y aunque desde hace 10 años Colombia cuenta con la legislación que le permite adoptar el sufragio electrónico, la modernización del sistema fue diferida para 2018.

Mientras el país logra el desarrollo tecnológico en materia electoral, la Registraduría puso en marcha tres simulacros (3, 10 y 17 de mayo) para probar las fases críticas de la elección presidencial, a saber, el preconteo, el escrutinio y la digitalización de las actas de votación. En las dos primeras jornadas que simularon las elecciones se evidenciaron fallas, que según las autoridades serán revertidas en la última prueba.

Lamentablemente Colombia ha optado por no hacer frente a su necesidad de apurar el paso en la aplicación del voto electrónico. Ahora se ha fijado un margen de cuatro años para poner punto final a elecciones con resultados tardíos y denuncias de fraude. Esperemos que este nuevo plazo sea suficiente para que el país cuente con un sistema prolijo y seguro, que defienda la voluntad popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s