Voto manual colombiano en el ojo del huracán


 

coloColombia no sólo enfrenta un duelo político este 15 de junio -durante la segunda vuelta presidencial- sino que además vuelve a las urnas presionada por la sombra del fraude e irregularidades que su sistema de voto manual ha generado en 2014, e invariablemente en cada proceso ejecutado en los últimos años.

Debido a que la resistencia de la clase política ha impedido que el país adopte la tecnología que le permita blindar el sufragio -suma más de 10 años sin aplicar la Ley que obliga a automatizar el voto- la Registraduría ha tomado diversas medidas para impedir que los tramposos y los ilícitos de siempre, hagan estragos en una confianza electoral ya afectada por comicios con resultados tardíos y dudosos.

El organismo electoral, replicando en cierta forma algunas prácticas del voto electrónico, ha dispuesto la entrega de los códigos fuente del software de preconteo y escrutinio a la Procuraduría, los cuales contienen la información para que el programa cumpla con su cometido. La acción persigue que se pueda verificar la funcionalidad del código, así como que el entregado es el correcto, y que corresponde al que se utilizará este domingo.

Además de la custodia de los códigos, Colombia utilizará nuevamente un sistema de identificación biométrica para validar la identidad de los votantes y minimizar la incidencia de la suplantación del elector. En esta ocasión ha decidido que las 3.750 estaciones biométricas a ser usadas, se ubiquen en las zonas del país con mayor índice de fraude de identidad.

También se ha dispuesto que en una de las etapas críticas del voto manual colombiano como es la del preconteo, se refuerce la logística. Con el preconteo la Registraduría se libra de presentar resultados oficiales al cierre de la jornada, pues entrega con carácter meramente informativo un escrutinio rápido. De acuerdo al ente, se adecuaron 33 centros de procesamiento de datos para realizar la consolidación de la información y poder publicar los datos rápidamente.

Las medidas especiales para el preconteo responden a que en numerosas elecciones, este proceso ha lesionado la confianza electoral, ya que la información transmitida no se corresponde con la que arroja el escrutinio oficial. Incluso el registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, admitió que este procedimiento no es confiable, pues puede arrojar errores de considerable magnitud.

Con las acciones emprendidas por el país neogranadino, queda en evidencia que la nación requiere cambios para garantizar sus elecciones. Es hora que Colombia pase la página de los resultados electorales extraoficiales, fraude por suplantación, errores en el conteo manual y lentitud en la formalización de los ganadores, y se apreste a blindar su estabilidad democrática, con comicios automatizados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s