Ecuador mira al futuro de la mano de la tecnología electoral


En Santo Domingo de los Tsáchilas se usaron las máquinas de Smartmatic. Foto: La República

En Santo Domingo de los Tsáchilas se usaron las máquinas de Smartmatic. Foto: La República

Ecuador está comprometido en automatizar su sistema electoral para 2017. A poco más de dos años para la fecha, el objetivo luce alcanzable, pues este país se ha venido preparando para migrar del voto manual al electrónico, sin obviar ninguno de los pasos que garanticen la adopción exitosa de la tecnología comicial.

En febrero pasado, esta nación vivió una prueba piloto vinculante que no dejó dudas sobre la eficacia de la automatización del sufragio. En las provincias de Azuay y Santo Domingo de los Tsáchilas se experimentó con dos tecnologías electorales, que de acuerdo al ente electoral no solo permitió a cerca de un millón de ecuatorianos votar seguro, sino que también ayudó a determinar los requerimientos financieros y logísticos que se necesitan para extender el uso de la tecnología a toda la nación.

Por ejemplo, en Santo Domingo de los Tsáchilas, el CNE certificó la facilidad de uso de los equipos provistos por Smartmatic, donde la interacción de los votantes con las máquinas de pantalla táctil fue sencilla y rápida. El ente destacó el óptimo funcionamiento en el registro del voto, conteo, totalización y transmisión, lo que hizo posible dar a conocer, apenas una hora después del cierre de las mesas, los resultados con el 99% del escrutinio. Además se aplicó una auditoría posterior, que comparó los resultados automatizados con el conteo manual de los comprobantes del sufragio que emiten los equipos.

En Azuay, donde se emplearon las máquinas de la empresa Magic Software Argentina (MSA), a pesar de la suspensión de las elecciones en el Cantón Ponce Enríquez, el proceso también fue positivo. Más que voto electrónico, este sistema se basa en un conteo electrónico, ya que el equipo no registra el sufragio, sino que un chip en la boleta lo almacena, para luego ser contado. Pese a los obstáculos que tuvo esta modalidad, los mismos pudieron ser superados para que el proceso continuara, lo que llevó a las autoridades a exaltar la fortaleza de la tecnología para resolver contingencias.

Tras esta experiencia, el Consejo Nacional Electoral anunció que seguirá las recomendaciones de la Misión Electoral de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Unión Interamericana de Organismos Electorales (UNIORE), en las que exhorta a realizar una evaluación comparada de las prácticas automatizadas usadas; y definir la solución tecnológica a aplicar, considerando los criterios recomendados en lo concerniente a voto en blanco, pantalla única, actualización de la cabina de votación, entre otros.

La confianza de todo sistema electoral está sustentada en ser capaz de registrar fielmente el voto, preservar su secrecía -tanto de la opción elegida como del elector-, mostrar un escrutinio que respete las selecciones del electorado, garantizar que los resultados no puedan ser alterados, permitir la auditabilidad de los procesos, y además que el método de votación sea de fácil ejecución para todas las personas. El cumplimiento de estas exigencias es lo que hace eficaz y confiable un proceso electoral, y esa es la apuesta hacia el futuro que está haciendo Ecuador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s