Nigeria tropieza en la aplicación de la biometría


Lectores de huellas fallaron y prolongaron las elecciones nigerianas.

Lectores de huellas fallaron y prolongaron las elecciones nigerianas.

La decisión de automatizar algunas de las fases que conforman un proceso electoral no admite improvisaciones ni atajos. Sin embargo, hay naciones que por apurar la modernización de los sistemas, o incluso privilegiar intereses distintos a los de la ciudadanía y sus derechos políticos, fallan en la adopción de tecnología, que bajo una correcta aplicación, traería enormes beneficios.

Esta situación es la que está viviendo Nigeria. El año pasado inició un proceso de identificación biométrica –captación automática de huella digital e imagen facial- que buscaba extirpar delitos electorales como la suplantación de identidad y el voto doble, pero –este 28 de marzo- cuando celebró elecciones generales, fallas técnicas retrasaron el proceso obligando a extender la jornada comicial.

De acuerdo a los reportes de los medios de comunicación, el sistema de identificación biométrico adoptado por Nigeria mostró un desempeño deficiente, debido a que se presentó un problema generalizado en los lectores adquiridos por la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) para autenticar automáticamente la identidad de los votantes. Esto agudizó las tensiones, que la violencia política viene generando en el país.

La dinámica del proceso contemplaba que cada ciudadano, provisto con lo que se denominó Tarjeta de Votante Permanente (CVP) -que almacena la información biométrica- debía validar este documento comprobando su huella dactilar, pero los equipos en lugar de cumplir el proceso en apenas segundos –como estaba previsto- tardaron una media de 15 minutos por votante, obligando a que los comicios duraran dos días.

La fuerte congestión en los centros de votación fue reconocida por el propio presidente Goodluck Jonathan, quien tras tres intentos para validar su Tarjeta de Votante, fue inscrito manualmente para que pudiera votar. El primer mandatario alentó a los ciudadanos llamando a “soportar” la coyuntura.

Las fallas en Nigeria pudieron ser evitadas, no solo estableciendo un cronograma de adopción de la tecnología que contemplase pruebas para corregir los problemas, sino también asegurando un proceso de capacitación de técnicos y electores, como se ha hecho en algunas naciones que ahora son ejemplo en identificación biométrica para elecciones: Brasil, Colombia y Venezuela.

Pasados los comicios nigerianos, el proceso deja una lección: aunque la nación avanzó modernizando el registro de electores, erró en la ejecución, por lo que sigue teniendo frente a sí la obligación de optimizar los sistemas, para brindar mayores garantías a un país aquejado de problemas políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s