Boleta Única Electrónica bajo la lupa


elecciones-argentina21Las recientes elecciones provinciales realizadas este 5 de julio en Argentina, pusieron a la Boleta Única Electrónica (BUE) en el centro de la atención. Si bien su desempeño mostró ciertos aspectos positivos, como la aceptación de la ciudadanía y una mejora en el tiempo de procesamiento de votos en comparación al voto manual, el protagonismo de esta tecnología permitió apreciar algunas arrugas que hay que analizar con detenimiento.

Apenas 48 horas antes de las elecciones, un grupo de expertos emitió un documento donde reveló que la urna electrónica provista por Magic Software Argentina (MSA), podía “ser alterada para que en una misma boleta se sumen votos repetidos para un mismo candidato”.

La denuncia estuvo acompañada del allanamiento de la residencia de un técnico informático que divulgó cómo la filtración de parte del código fuente del software electoral (otra situación irregular previa al proceso) podía alterar los resultados. Joaquín Sorianello detalló que trascendieron “los certificados SSL de los terminales que envían los datos desde las escuelas al centro de cómputos”, los cuales “podrían ser usados para enviar resultados falsos del escrutinio”.

Las autoridades en lugar de tomar medidas en pro de la seguridad, prefirieron acorralar al informático, pues el mismo tribunal que dictó la orden de allanamiento contra Sorianello, esperó dos días después de los comicios para publicar el dictamen que obligó a “bloquear partes de la página web justpaste.it, donde aparecieron publicadas las filtraciones del sistema de seguridad del voto electrónico”.

Transcurridas las elecciones, las dudas no cesan. Mientras algunos candidatos aceptaron que el sistema de boleta electrónica no funcionó bien en toda la ciudad, organizaciones civiles denunciaron que ocurrieron situaciones “de gravedad”. Al menos 532 mesas quedaron sin escrutar por fallas en la transmisión.

Por otro lado, desde la Fundación Vía Libre, Beatriz Busaniche, aseguró que “fallaron todos los resguardos institucionales” en la implementación de la boleta electrónica de MSA.

Busaniche comentó que al cierre de la jornada se evidenciaron situaciones irregulares que no han sido procesadas, como inconsistencias numéricas; que uno de los candidatos que irá al balotaje -Horacio Rodríguez Larreta- se proclamó ganador sin tener información oficial; o la ocurrencia de fallos en los equipos.

Si bien las autoridades defendieron la boleta electrónica que usó Buenos Aires y admitieron las complicaciones, se escudaron en la falta de reclamos formales ante el organismo electoral para no actuar en aras de blindar el proceso. La Secretaria electoral del Tribunal de Justicia, Alejandra Tadei, dijo que tras una audiencia con las agrupaciones políticas “ninguna formuló alguna observación respecto del comicio”.

A pesar del paso hacia adelante que representa la automatización, Buenos Aires debe seguir buscando alternativas para garantizar elecciones más eficientes pero sin comprometer la seguridad y legitimidad del voto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s