7 preguntas sobre el sistema automatizado de votación en Venezuela


Venezuela cuenta con voto 100% automatizado.

Venezuela cuenta con voto 100% automatizado.

En Venezuela sobran los mitos y las teorías sobre el sistema automatizado de votación. Desde un hacker ruso, un cable submarino, los votos puyaos, la teoría de la bi-direccionalidad o la de los topes, siempre ha habido políticos y expertos tratando de explicar el fraude. Once años después de la primera elección con este mismo sistema, y con candidatos ganadores de ambos bandos, no se ha encontrado una sola acta en manos de los testigos políticos que no coincida con las actas publicadas por el Consejo Nacional Electoral.

Pero esto no es exclusivo de los venezolanos; cuando se refiere a elecciones, las teorías conspirativas suelen multiplicarse. De hecho, si usted busca en Google “fraude en las elecciones de X”, entendiendo que la X pudiera ser cualquier país, seguramente encontrará múltiples artículos que reseñen el supuesto fraude.

Sin embargo, en Venezuela las campañas contra el sistema suelen beneficiar a uno de los actores, el Gobierno, porque las dudas –en su mayoría- confunden a sus detractores y aminoran su intención de votar.

A continuación siete respuestas a preguntas típicas antes de la elección. Todo aquel que dude si su voto será contado, recuerde que desde que usted registra su voto, nadie lo podrá cambiar o eliminar. Voto registrado es voto contado.

1. ¿Cómo se verifica el voto?
Al momento de emitir su voto el elector puede verificarlo en dos oportunidades: 1) En primer lugar, al marcar en la boleta electrónica se encenderá una luz en la misma, indicando la opción seleccionada. Esta misma opción aparecerá en la pantalla táctil de la máquina de votación. Esta verificación se lleva a cabo antes de emitir el voto, y permite al elector cambiar la opción si así lo desea. 2) Una vez hecha esta verificación, previa a la emisión del voto, el elector presiona el botón VOTAR en la pantalla táctil y el voto es emitido, imprimiéndose un comprobante del mismo. Este comprobante es también verificado por el propio elector, antes de introducirlo en la caja de resguardo.

2. ¿Cómo se verifica que el resultado emitido por la máquina al cerrar el proceso es el correcto?
Una vez cerrado el proceso de votación en cada mesa, la máquina lleva a cabo el conteo y emite el acta de escrutinio con esos resultados. Luego de emitida el acta y las respectivas copias para los testigos, y de realizar la transmisión, se hace un sorteo de las mesas en las cuales se abrirán las cajas de resguardo para que los comprobantes depositados por los electores sean contados manualmente en presencia de testigos y se compruebe que el resultado de la máquina es correcto. En estas auditorías siempre se ha demostrado la exactitud del sistema de votación.

3. ¿Cómo sabemos que una persona no podrá votar más de una vez en una máquina?
El sistema de autenticación integrado (SAI) compara la huella del elector con los datos almacenados del mismo, para verificar que éste es quien dice ser. Pero además, compara la huella del elector con las huellas de todos los electores que han votado ya en esa máquina, por lo cual descubriría que esa persona ya emitió un voto en esa máquina, y entonces no podría hacerlo de nuevo.

4. ¿Y si una persona va a otro centro/mesa a intentar votar de nuevo? ¿Cómo se evita que vote de nuevo si la verificación de huellas no se hace en línea?
Dos juegos de huellas idénticas (de la misma persona) no pueden estar en dos máquinas diferentes, porque antes de la carga de la información en las máquinas (que se hace previo a la elección) se verifica que en la base de datos nacional no existan duplicados. Por ello, sería imposible que dos juegos de huellas (y un mismo número de cédula) se encuentren en máquinas de dos mesas de votación distintas. Esto es auditado y validado por ambas tendencias políticas. Además, cuando el elector entrega su cédula al miembro de mesa, éste verifica que la persona que tiene enfrente es el mismo elector registrado en el SAI. Sin embargo, si todos los miembros de mesa y los testigos se pusieran de acuerdo para permitir la usurpación de identidad de un elector, y le permitieran votar a alguien que no es quien dice ser, esto quedaría registrado en la bitácora de la máquina.

5. ¿Cómo se garantiza entonces que a la máquina no puedan “metérsele votos”?
Las máquinas se configuran según el centro de votación, y específicamente la mesa donde estarán habilitadas. Es decir, la máquina “espera” solamente a los electores inscritos para votar en esa mesa de votación.

Para esta elección, se le permitirá votar –técnicamente hablando- hasta a cuatro personas continuas que sean “no-match”; si se intentase exceder este número, el presidente de mesa debe ingresar una clave para desbloquear la máquina (en 2013 este número estaba en siete); asimismo, no podrán votar dos electores continuos sin extremidades superiores, sin que el presidente de mesa deba ingresar su clave para desbloquear la máquina (en 2013 este número estaba en cuatro); por último el número de electores sin huellas registradas que pueden votar también se redujo para esta elección, pero el número varía según los electores sin huellas registrados en esa mesa (máquina) de votación.

Si la “coincidencia” de personas no-match, o sin miembros superiores, o sin huellas registradas excediese por segunda vez el número permitido, la máquina volvería a bloquearse, pero esta vez, requeriría una clave proveniente del Centro Nacional de Soporte. Muchas veces, con esta clave, también llega un oficial del ente electoral para entender qué está pasando en esa mesa de votación.

Con estas medidas se reduce significativamente la usurpación de identidad, el voto múltiple, etc., y se refuerza la premisa un elector – un voto. El sistema se configura de esta manera para resguardar el derecho al voto que consagra la Constitución.

6. ¿Qué pasaría si la información es manipulada después de su recepción y totalización, y los resultados publicados no son los reales?
Los resultados se publican por estado, municipio, parroquia, centros y mesas. Pueden ser comparados, acta por acta, con las actas emitidas por cada máquina para verificar que estos datos coinciden totalmente. Incluso aunque no se publicaran con este nivel de detalle, los diversos factores políticos podrían hacer el trabajo de sumar las copias de actas en su poder y comprobar que el resultado final es correcto.

7. Me han dicho que hay máquinas “fantasmas”, que nadie sabe dónde están, y que podrían transmitir “resultados fraudulentos” el día de la elección. ¿Esto no puede inflar los resultados finales a favor de una opción?
La información de la totalidad de centros de votación y mesas es pública y está disponible para su descarga en la página web del Consejo Nacional Electoral, y se conoce como “tabla mesa”. En ese archivo aparecen todas las mesas de votación del país, y cada mesa tiene asignada una máquina de votación. En caso de que esa teoría fuera cierta aparecerían, en los resultados finales, actas de mesas que no están en la lista oficial, haciendo que sea fácilmente detectable cualquier irregularidad.

* Información tomada del blog decodingthevote.org y de notas de prensa enviadas por Smartmatic.

Anuncios

Un pensamiento en “7 preguntas sobre el sistema automatizado de votación en Venezuela

  1. Pingback: Control del voto: un testimonio | Esto tampoco es una pipa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s