Puerto Rico ante la urgencia de transparentar adecuación de sistema electoral


El voto manual enturbia elecciones de Puerto RicoA la ligera es como parece que se tomó el gobierno de Puerto Rico la decisión de automatizar una de las etapas críticas de toda elección: el escrutinio. El Estado Libre Asociado suma casi 10 años tratando de modernizar su sistema de votación, pero en lugar de optar por un modelo que automatice 100% el sufragio, prefirió solo mecanizar el conteo, y además cubrió de dudas el proceso de licitación.

Apenas a tres meses de las elecciones primarias que desarrollará la isla, la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) está en mora con la empresa a la que le otorgó la buena pro para desarrollar el software, la máquina y los servicios del escrutinio automatizado. El contrato contempla la erogación de $38.3 millones  a Dominion Voting Systems Corporation.

La costosa transacción – en medio de una fuerte crisis económica que incluye elevado endeudamiento, déficit financiero y recorte a servicios público- recibió una lluvia de reclamos, en principio porque se eligió un modelo que solo automatiza el conteo y no el voto, y además se decidió entregar el contrato pese a que se contaba con un solo licitador, y el proceso fue impugnado por sobrepago del servicio.

Pasados varios meses desde la suscripción del acuerdo, el uso del escrutinio automatizado está en duda por el retraso en el pago a la empresa, pero si se pone la lupa en el hecho, se evidencia que la aplicación también está en veremos, por las múltiples sospechas que generó el proceso; y los riesgos que reviste que las fechas del calendario electoral sean solapadas, tal es el caso del adiestramiento del personal de las máquinas.

Es necesario recordar que para contar con comicios eficientes y transparentes, la automatización es un paso vital, pero no suficiente. Una serie de condiciones son imprescindibles para que cada una de las fases de una elección se cumpla de tal manera que el ciudadano perciba que los resultados son la fiel representación de la voluntad popular.

Por ejemplo, es indispensable un proceso de licitación transparente que despeje cualquier duda sobre la idoneidad de la empresa escogida. También es imperativo que disponga de tecnología de punta y probada experiencia en el despliegue de soluciones electorales automatizadas. Igualmente se considera preciso contar con autoridades electorales con capacidad técnica y gerencial y que cuenten con credibilidad ante la opinión pública.

Partiendo de estos elementos, Puerto Rico tiene frente a sí el reto de transparentar la adecuación de su sistema electoral como lo indica la norma que habilita la automatización: siguiendo los pasos que garanticen la pulcritud del proceso de selección y aplicación de la tecnología, así como la realización de pruebas pilotos y de una campaña informativa, para que el modelo seleccionado responda a las exigencias técnicas y logísticas del país, así como a las expectativas y necesidades ciudadanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s