Honduras se encamina a dejar atrás la mala praxis electoral


Honduras es una de las democracias de Latinoamérica con mayores problemas por la acción de la violencia. Sus autoridades, además de adelantar planes que buscan mitigar los índices delictivos, también se han enfocado en ofrecer al país más y mejores garantías electorales, a sabiendas que comicios transparentes son sinónimo de paz, pero también de confianza en el sistema democrático.

Es así como tras años de anuncios, finalmente el Congreso de Honduras inició las rondas de discusión con los 10 particos políticos que coexisten en el país, a los fines de poner en marcha una reforma electoral de cara a las elecciones generales de 2017.

A la luz de los debates, la nación se plantea cambios ambiciosos, ya que las modificaciones discutidas son a gran escala: reglamentar el límite de la reelección presidencial, acordar la ciudadanización de las mesas electorales; ejercer el control sobre la procedencia de los fondos para financiar las campañas, mediante la Ley de Financiamiento, Transparencia y Control; establecer la segunda vuelta electoral, aprobar la elección de diputados por distritos y ampliar la representación de los partidos en el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y en el Registro Nacional de las Personas.

Todos los aspectos antes reseñados no son los únicos, pues aunado a los temas de organización, control y logística, los partidos han expresado que el país también debe encaminarse a modernizar el sistema electoral a través del voto electrónico.

La petición parte de que los hondureños en casi todos los procesos comiciales deben padecer y, prácticamente resignarse, a la ocurrencia de errores, así como de  los vicios propios del voto manual: retrasos en la entrega de resultados; inconsistencias numéricas; actas con fallas y voto doble; los cuales incluso afectaron las últimas presidenciales.

Hace tres años, el Tribunal Supremo Electoral puso en marcha un procedimiento para la transmisión de resultados, pero lo inadecuado del método dio al traste con los objetivos, y nuevamente la entrega del escrutinio fue tardía, lesionando la confianza de los electores.

Este escenario podría no tener que repetirse, si el Congreso sigue enfocado en mejorar la práctica electoral hondureña. Su presidente, Mauricio Oliva, asegura que tras los primeros debates, recabaron suficientes insumos que servirán de base para la segunda fase de discusiones, en la cual se pretende alcanzar consensos.

Aunque a las negociaciones aún les resta bastante camino, luce positivo que esta nación pueda discernir las opciones que la tecnología ofrece para apalancar la estabilidad democrática en un sistema electoral moderno, pues el sufragio electrónico ha logrado dirimir comicios con marcada polarización política, compleja infraestructura electoral, resultados cerrados y cientos de candidaturas simultáneas, sin dejar en duda los resultados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s