Fundación Internacional de Sistemas Electorales dicta pautas para auditorías


Foto: Twitter

Foto: Twitter

Las garantías electorales son herramientas que permiten a un Estado y a los votantes contar con procesos comiciales seguros. Atendiendo al hecho de que no siempre están disponibles, o no son suficientes, la Fundación Internacional de Sistemas Electorales (IFES, por su sigla en inglés) se ha dado a la tarea de concebir una guía con los puntos clave para efectuar auditorías posteriores a una votación.

El documento precisa que debido a que en muchas naciones los alegatos de fraude electoral son comunes, se hace necesario llegar a un consenso sobre las normas que deben aplicarse tanto para evaluar la necesidad de auditar un proceso electoral, como para cumplir cabalmente su revisión.

En principio, IFES aclara que no es lo mismo una auditoría que un recuento de votos, pues mientras este último implica contar de nuevo los sufragios, la primera se realiza para investigar presuntos hechos de fallas procedimentales, negligencia o fraude, lo que puede incluir un recuento, pero también los análisis de la logística, del padrón electoral y la tecnología usada, entre otros aspectos involucrados en una elección.

Al desgranar las condiciones vitales de una auditoría posterior, IFES enumera las siguientes pautas para diseñar la plataforma legal y técnica:

1.- Destaca que la auditoría de los resultados electorales se debe realizar “únicamente en circunstancias limitadas”, es decir, que responda a denuncias argumentadas con indicios y pruebas sólidas.

2.- Una de las consideraciones es que el organismo encargado de realizar las elecciones también debe ser responsable de la administración de la auditoría. Advierte que si esta entidad carece de la suficiente credibilidad o capacidad, será necesario el soporte técnico internacional.

3.- Las normas y procedimientos deben estar previamente definidos, de manera que el proceso se cumpla en estricto apego a las reglas. Advierte que los procedimientos deben ser desarrollados y compartidos con todos los interesados.

4.- IFES precisa que se hace necesario que la auditoría electoral se maneje de acuerdo a los mismos principios en materia de pruebas que rigen otras investigaciones de fraude. Especifica que el sistema electoral debe acogerse a la más estricta cadena de custodia del material electoral que a la postre puede ser evidencia. “Los organismos de investigación, incluyendo los auditores, tienen la obligación de demostrar que cada paso en el proceso de recolección, uso y preservación de evidencia concuerda con las mejores prácticas”.

5.- Se insta a incluir el derecho de apelar los resultados de la auditoría, a los fines de proteger a los demandantes contra la toma de decisiones arbitrarias, y garantizar que los fallos se basen en resultados producto de evaluaciones creíbles.

  1. La fundación recomienda activar todas las fórmulas para prevenir, identificar y mitigar el fraude y las malas prácticas electorales. Sugiere introducir revisiones antes de las elecciones. Por ejemplo, en Venezuela la práctica electoral ha generado una batería de más de 20 auditorías en todas las etapas de una elección, lo que ha supuesto que se eviten controversias, principalmente porque en cada revisión participan todos los actores políticos.

7.-  Destaca que la auditoría no debe iniciar sin que se hayan definido los códigos de entrenamiento y conducta del personal.

8.- Advierte que una auditoría puede ser un componente estándar de un proceso de certificación electoral. Por ejemplo, en las elecciones que utilizan equipos de votación electrónica, un conteo manual puede ser necesario en un determinado porcentaje de mesas. Este requerimiento ya se cumple en algunas naciones como Venezuela, donde se usan máquinas de votación que emiten comprobantes en papel del voto, y tras el escrutinio automatizado, se cuentan los sufragios en más del 50% de las mesas.

Definidas estas pautas, IFES impulsa a todos los países a definir los parámetros de la auditoría posterior atendiendo a estas condiciones que reflejan transparencia. Alega que para que la democracia tenga éxito, los marcos legales electorales deben ser respetados; los organismos electorales deben ser fuertes, independientes e imparciales; y los partidos políticos y los candidatos deben respetar el resultado del proceso de elección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s