Usarán voto electrónico para sindicatos

En abril, el Gobierno argentino sugirió incorporar el voto electrónico, dar cumplimiento a la ley del cupo femenino del 30% y rechazar que dirigentes que estén “inhibidos penal o civilmente” integren las listas electorales de los gremios. Atendiendo la propuesta, el Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta Horizontal (Suterh), elegirá autoridades mediante voto automatizado. Aquí la nota.

 

Calculan que Ley de voto electrónico en Cataluña no estará lista para referendo

Aunque el Gobierno de la Generalitat había estimado que la Ley para facilitar el voto electrónico a los catalanes residentes en el extranjero estaría lista para este año, los cálculos de los especialistas es que no habrá reforma, por cuanto el calendario prevé de seis a 18 meses -fue presentada en octubre pasado- pero aún no ha pasado ni la primera fase del proceso. Aquí la nota.

 

A falta de opciones, en México repiten con el conteo rápido y el Prep

Foto: bambapolitica.blogspot.com

Este 4 junio, seis estados de México irán a las urnas, en lo que se ha estimado serán las elecciones que marquen el camino a las presidenciales de 2018. Los diferentes organismos comiciales de estas regiones han asegurado estar preparados para atender los millones de votantes que elegirán gobernadores, diputados locales y ayuntamientos.

De cara a este proceso, se hace válido revisar el sistema electoral de este país norteamericano. La trayectoria de su voto manual no ha tenido pocos tropiezos, caso los comicios parlamentarios de 2015, donde el Instituto Nacional Electoral (INE) se vio obligado a anunciar el recuento de votos más grande de su historia, 60% de las casillas instaladas.

De esas elecciones han pasado dos años, pero los mexicanos no tuvieron opción sino seguir usando el mismo voto manual, que implica aceptar el conteo rápido, así como el Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep), ante la imposibilidad de modernizar el voto por la falta de voluntad política. Se requiere una reforma legal y además asignar presupuesto. Y todo esto pasa por la voluntad política.

La primera aproximación al escrutinio en México depende del conteo rápido. El Instituto Nacional Electoral los define como el procedimiento estadístico para estimar la tendencia de los resultados que será difundida al poco tiempo de cerrar las mesas, en otras palabras, es la presentación extraoficial del cómputo de sufragios, en un tiempo prudencial, después de terminado el proceso.

Este mecanismo ha sido una suerte de “solución” en los países que no usan tecnología para escrutar los votos, que busca menguar la incertidumbre ciudadana a las principales falencias de la votación manual: retardo en la entrega de los resultados oficiales, manipulación de actas e inconsistencias en el escrutinio.

Por ejemplo, el Instituto Electoral del Estado de México -que junto a Coahuila, Nayarit, Veracruz, Oaxaca y Tlaxcala cumplirá elecciones este domingo- ha anunciado que tras varios simulacros, tanto el conteo rápido como el Prep están preparados para la elección. Sin embargo, a la luz de la “rapidez extraoficial” de los resultados del pre-conteo, la misma muestra un desempeño aceptable en algunos escenarios, pero graves problemas de orden logístico y procedimental que atentan contra su razón de ser.

Por otra parte, en estas regiones también se usará el Prep, mecanismo mediante el cual se divulgan las actas de votación, luego de ser captadas (escaneadas) y transmitidas a los entes comiciales de acopio, los cuales se encargan de publicarlas en un sitio web. En este caso, la data también es preliminar, ya que de acuerdo a la ley, el cómputo de los resultados debe ser realizado manualmente.

Al revisarse el proceso, es evidente que México aunque quiso avanzar probando ciertas herramientas como los escáneres para divulgar las actas de votación, le ha dado largas a la modernización de su sistema, pues durante años la realización de pilotos o la reforma que permita automatizar son diferidas. Este año, se prorrogó para el 2018 automatizar o probar un modelo para los nacionales residentes en el exterior.

México se sigue acercando al momento donde tendrá que decidir si permanece enquistado en un obsoleto sistema de votación manual o da un mayor protagonismo a la tecnología electoral, la cual es la única vía que le va a permitir facilitar el sufragio, blindarlo del fraude y garantizar la entrega de resultados seguros y oficiales de forma expedita.