Chile pone en espera la modernización de su sufragio

Foto: El Mostrador

En diciembre pasado Chile vivió su más reciente proceso electoral. Lamentablemente, una vez más se registró la apatía electoral que arrastra desde hace años esta nación. Sin importar los comicios que se estén celebrando, los electores chilenos simplemente optan por quedarse en casa, un fenómeno que debilita al sistema democrático.

En el caso de esas elecciones – la segunda vuelta presidencial-, el Servicio Electoral de Chile, Servel, reportó que solo acudieron a las urnas 6.325.858 votantes de un padrón de 14.308.151, lo que indica que 55,78 % del padrón no ejerció su derecho al sufragio.

Estos números han generado por años llamados a la renovación del sistema electoral, porque si bien los comicios transcurren sin mayores problemas técnicos, la poca disposición de los votantes a participar obliga a revisar a profundidad el modelo con el que cuenta el país.

En marzo de este año, Servel convocó a una licitación pública para obtener un “estudio comparado entre las diversas experiencias aplicadas en el resto del mundo” sobre voto electrónico, y que los proveedores presentaran el hardware y software del que disponen para automatizar el sufragio. Las autoridades estiman que utilizar tecnología facilitará la votación e incrementará la participación.

De acuerdo a la convocatoria, el país admitió la necesidad “de ampliar la participación ciudadana en los eventos eleccionarios sometidos a votación popular”, y que “el voto electrónico y sus distintas variantes puede ser un avance en términos de la universalidad”, ya sea con la automatización del sufragio anticipado, o introduciendo tecnología a las mesas receptoras, de manera de facilitar la acción del voto y etapas claves como el conteo y la totalización.

Aunque en principio el llamado generó buenas expectativas, e incluso varios análisis para dejar claro que Chile requiere dar paso a la tecnología para mejorar el sufragio y abaratar costos, a la postre el Servel revocó el proceso licitatorio sin mayores explicaciones.

Algunas reseñas sugieren que el concurso público fue suspendido porque se buscaba mejorar las condiciones técnicas exigidas a las empresas y a la tecnología, mientras otras fuentes dieron por descontado que el proyecto fue engavetado.

Indistintamente de cuál versión sea la correcta, la realidad es que la apatía comicial que padece este país pone en riesgo la legitimidad de las autoridades, y puede ser caldo de cultivo para futuros conflictos políticos.

El recién electo presidente Sebastián Piñera, junto a la Fundación Avanza Chile presentaron el año pasado un proyecto que proponía el voto electrónico “anticipado”, con el fin de incrementar la participación ciudadana.

Esta iniciativa, al igual que la intención de licitar sobre la materia, abrieron la puerta a que el país exalte sus fortalezas –estabilidad democrática y credibilidad institucional-, facilitando con la automatización el proceso de votación a sus electores.

Chile requiere estimular la asistencia a las urnas, y la tecnología sería un aliciente. La propuesta de Piñera y la intención de licitar un proyecto de voto electrónico, crean el marco ideal para que las autoridades comiencen a pensar en la transición hacia un sufragio automatizado que motive al elector, y le depare comicios donde una amplia participación sea la regla, y no la excepción.

Anuncios

Preguntas y respuestas sobre las elecciones paraguayas del 22 de mayo

Foto: Radio Panamá

Este 22 de mayo Paraguay asistirá a las urnas para elegir más de 300 cargos, conocer la organización de estos comicios, y cómo se cumplirá la jornada, puede ser de utilidad para asegurar un ejercicio del sufragio informado, que además permita demandar el cumplimiento de todas las garantías.

Ficha del proceso

  • Los comicios del próximo domingo serán el séptimo evento electoral general y nacional que se realiza en Paraguay desde el golpe de estado que puso fin a la dictadura de Alfredo Stroessner en febrero de 1989.
  • Los cargos a elegir en estas elecciones son: Presidente de la República, Vicepresidente de la República, 45 senadores titulares y 30 senadores suplentes, 18 parlamentarios titulares del Mercosur e igual número de suplentes, 80 diputados titulares y suplentes, 17 gobernadores y los representantes de las Juntas Departamentales.
  • Participarán todos los ciudadanos paraguayos que vivan en el territorio y en el extranjero, que hayan cumplido 18 años de edad y estén inscritos en el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE).
  • Según el corte técnico del Registro Cívico Permanente (RCP) ejecutado por el TSJE en 2017, podrán votar 4.260.816 personas en el territorio y 54.574 en el extranjero, para un total de 4.315.390. Del total, 7 % son electores nuevos.
  • El nuevo presidente y vicepresidente de Paraguay tomarán posesión de los cargos el próximo 15 de agosto hasta 2023, sin derecho a reelección. Los gobernadores las Juntas Departamentales también asumirán en agosto, mientras que los senadores y diputados lo harán el próximo 1 de julio.
  • La infraestructura electoral está compuesta por 21.021 mesas de votación distribuidas en 1.099 centros electorales en todo el país.
  • El material electoral dispuesto en cada mesa contiene dos botes de tinta indeleble, una cinta de embalaje, cuatro urnas plásticas, tres rollos de papel higiénico, cinco bolígrafos, tres reglas, manuales, identificaciones para los miembros de las mesas, carteles indicativos, certificados de votación y las papeletas de voto.
  • El sistema de elección está basado en un método de representación proporcional llamado sistema D’Hondt, el cual permite determinar de manera simultánea la cantidad de cargos que obtiene cada porción y el orden en el que resultan electos.

¿Cuáles son los pasos que se seguirán para votar?

El Tribunal Superior de Justicia Electoral informó que la dinámica de votación para el próximo 4 de febrero será la siguiente:

  • Cada elector deberá identificarse en la mesa de votación con su cédula de identidad civil.
  • Verificada la identidad y el derecho a votar en la mesa, los dos vocales firmarán al dorso de los boletines de votación.
  • El elector recibirá las papeletas y un lapicero para registrar sus votos. Pasará a la caseta de votación y marcará en el recuadro los candidatos de su preferencia.
  • Luego de sufragar, el votante entregará los boletines doblados al presidente de la mesa, quien firmará al dorso de cada tarjetón.
  • Seguidamente el elector deberá entintar su dedo índice de la mano derecha con tinta indeleble para dejar constancia de haber sufragado.
  • Posteriormente depositará en una urna los boletines.
  • Al cierre del proceso, el elector recibe la cédula y el certificado de votación.

¿Habrá observación electoral?

Este 22 de abril habrá sendas misiones de observación electoral de la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea (UE). La primera está compuesta por 39 observadores de 14 países que trabajarán a lo largo y ancho de Paraguay; mientras que la segunda la integran 90 personas.

Todos estos son algunos de los detalles de las elecciones del 22 de abril. Las autoridades comiciales aspiran que buena parte del padrón ejerza su derecho al sufragio y refuerce sus ideales democráticos, pero analistas y activistas también esperan que pasada esta votación, se permita superar el sufragio manual y el escaneo de actas, de forma de hacer valer la necesidad de aplicar la Ley que desde hace cinco años permite, por la vía de la automatización, modernizar el sufragio y blindar el proceso.