Suiza llama a hackear su sistema de votación

Suiza suma años a la vanguardia en el uso de tecnología electoral. Para dar muestra de lo robusto de su sistema, ha convocado a los hackers del mundo a intentar vulnerar su sistema de votación, y ha ofrecido 150.000 francos suizos para ello. El lapso para intentar quebrantar el voto electrónico suizo comienza el 25 de febrero. Aquí la historia.

Anuncios

El Salvador abre el rally electoral 2019 en Latinoamérica

Son 10 países de Latinoamérica, los que tendrán procesos electorales durante 2019. El Salvador será el primero que acuda a las urnas, y lo hará este 3 de febrero, para renovar la presidencia y vicepresidencia de la nación.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), además de asegurar que está preparado para llevar adelante el proceso de votación, da por descontado que habrá segunda vuelta, la cual está planificada para el 10 de marzo.

 

 

Ficha electoral

  • El TSE registró un padrón electoral de 5.268.411 electores, de los cuales 5.262.463 viven en El Salvador y 5.948 son residentes en el exterior. Esta baja suma de nacionales habilitados para votar en el extranjero se debe a que el organismo comicial anunció que de los 350.638 salvadoreños fuera del país y que están en el registro electoral, la gran mayoría, es decir 344.690 personas, no expresaron su voluntad de votar en esta jornada.
  • En estos comicios presidenciales compiten Hugo Martínez, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN); Carlos Calleja, con la Alianza Republicana Nacionalista (Arena); Nayib Bukele, por la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), y Josué Alvarado, con el partido Vamos.
  • Esta es la sexta elección presidencial desde la firma de los Acuerdos de Paz, que pusieron fin a doce años de guerra civil (1980-1992).
  • Para esta votación fueron habilitados un total de 1.595 centros de votación, de los cuales 1.465 funcionarán en escuelas.
  • El TSE imprimió un total 5.792.148 papeletas.
  • El TSE estima que el abstencionismo de este 3 de febrero será menor que el que se registró en los últimos comicios presidenciales, en 2014, donde solo acudió a votar 52% de los electores.
  • Entre 50 mil y 60 mil personas han sido capacitadas para integrar las juntas receptoras de votos, las cuales se instalan mínimo con tres personas.
  • Cada voto en El Salvador representa un costo de $5.27.

 

Sistema de votación

En este país centroamericano el sistema de votación es manual y sumamente complicado debido a la incorporación del voto cruzado en 2015; sin embargo, para la celebración de estos comicios, el TSE utilizará, como en otros procesos, un conteo preliminar no oficial.

El escrutinio extraoficial será realizado a través de la digitalización -escaneo- de actas electorales, las cuales serán enviarán hacia el Centro Nacional de Procesamiento de Resultados (CNPRE) manejado por el TSE, el cual procesará los datos y divulgará los resultados preliminares. Este conteo permitirá para indicar una tendencia del ganador; pero el resultado oficial será difundido después del escrutinio final varios días después.

Previo a los comicios se aplicaron tres pruebas a la tecnología que se empleará para poder emitir un boletín preliminar de resultados al final del proceso.

El TSE ha adelantado que podría no cumplirse la transmisión preliminar desde 100 centros de votación, que por estar ubicados en municipios fronterizos o en La Unión, no tienen señal de internet.

El escrutinio definitivo se realizará desde el 5 de febrero, con las actas electorales en físico. El proceso será verificado por los miembros de todos los partidos políticos participantes.

¿Cómo votar?

Malcolm Cartagena, capacitador del TSE, explicó que existen dos formas de votar en esta elección presidencial. Recordó que en la papeleta o tarjetón que deberá marcar el elector, la persona podrá sufragar por el partido que compite de manera individual, o puede escoger partidos que van en coalición.

En este paso crucial podría haber dificultades, pues de acuerdo a Cartagena, los votantes tendrán que marcar la papeleta rellenando un espacio en forma de bandera dispuesto para ello. Advirtió que si se marca o rellena más allá de la línea, se corre el riesgo de anular el voto.

Seguridad

La Policía Nacional Civil (PNC) y el TSE firmaron un convenio de cooperación para el desarrollo del Plan General de Seguridad Electoral. Con el mismo se espera garantizar todas las instalaciones del organismo, el traslado de los paquetes electorales, y el desarrollo de la jornada comicial.

Observación internacional

Superan los  4.500 observadores nacionales e internacionales, los que vigilarán las elecciones presidenciales. En total, 4.524 observadores fueron acreditados por el organismo comicial, de los cuales 2.541 son nacionales y 1.983 extranjeros.

Entre  estos están los integrantes de la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, la cual cuenta con 56 miembros que trabajan sobre el terreno, nueve analistas y varios miembros del cuerpo diplomático, con los que el número total de observadores es de 81.

 

República Democrática del Congo sigue fallando en las elecciones

En la República Democrática del Congo desde hace tiempo las cosas no salen bien en materia electoral, y los comicios del pasado 30 de diciembre no fueron la excepción. Más bien comprobaron que sin un protocolo de adopción de tecnología, no hay forma de respetar la voluntad popular.

En ese sentido, los comicios generales de fin de año siguen dando malas noticias, porque uno de los candidatos presidenciales, Martin Fayulu, quien llegó segundo en la contienda, denunció fraude a poco más de dos semanas de haber pasado la votación.

El político esgrimió ante el Tribunal Constitucional que se manipuló el resultado de la votación en la que se utilizaron máquinas para sufragar. Mientras la denuncia es investigada, hay que decir, que este proceso electoral inició mal y lamentablemente terminó de igual forma.

El año pasado, la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) contrató directamente, es decir, sin licitación, a la empresa surcoreana Miru System Ltd, para proveerle 110 mil equipos de votación. Los dispositivos de la coreana registraron graves problemas durante la jornada comicial de finales de diciembre, y además no lograron entregar el escrutinio a tiempo, ni de forma transparente y segura, pues debieron pasar días para conocerse los resultados que hoy se dan por válidos.

Miru System Ltd es una empresa con limitada experiencia electoral, por lo que resultó contraproducente y fuera de toda norma decantarse por una compañía que no podía demostrar que estaba capacitada para preservar el sufragio. Hoy día, está siendo investigada en su propio país por supuestos casos de sobornos.

Esta decisión le salió cara al país, pues por ejemplo la misión electoral de la iglesia católica, reporto graves incidencias, como que 38% de los más de 40 mil centros de votación observados no dispusieron de diversos materiales electorales, incluso ya avanzada la elección seguían faltando los insumos.

Otro elemento de impacto muy negativo en el proceso de votación es que 23% de los observadores de la iglesia católica indicaron que la elección debió ser detenida en algún momento de la cita comicial, debido a los desperfectos de las máquinas de votación.

Ante esta situación, resulta necesario que las autoridades consideren seguir pasos vitales para superar el reto de darle un viraje a la forma cómo se ejerce el voto. Ninguna garantía sobra, por el contrario, el ser exhaustivo blindará el proceso de implementación, y por ende el modelo de voto electrónico seleccionado.

Entre las recomendaciones más reiteradas de los expertos está adoptar la nueva tecnología  de cara al país en todas en todas sus etapas (creación del marco legal regulatorio, búsqueda y selección del sistema, pruebas, licitación), de manera que no quede ningún aspecto oculto a la ciudadanía.

A su vez,  es primordial adelantar una licitación apegada a los más elevados estándares -que es lo que no se cumplió en el Congo con la empresa Miru Sistems. Es imprescindible que se realice una convocatoria internacional de proveedores de tecnología electoral, que prueben su experiencia en la materia y que sean capaces de ofrecer un modelo de voto electrónico flexible y ajustado a las necesidades legales, técnicas, financieras, e incluso de idiosincrasia de la nación.

Otro aspecto a considerar, es que al iniciar la búsqueda y comparación de ofertas, es básico evaluar la infraestructura local y cualquier limitante que se pudiera presentar (servicio eléctrico, telefónico y de datos, vías de comunicación, entre otros); así como evaluar la sustentabilidad del modelo automatizado (aplicabilidad en el tiempo).

Hay algunos otros aspectos vitales, como la necesidad de aplicar pilotos que prueben la fiabilidad y adaptación a las características del país del modelo seleccionado, y que el mismo sea auditable.

En el Congo, ninguna de estas recomendaciones privó, por lo que mientras no se corrijan los errores, y la selección de la tecnología responda netamente al interés de permitir adquirir un sistema que garantice la seguridad, secrecía y transparencia del sufragio, los electores no podrán beneficiarse de las ventajas del voto electrónico: seguro, rápido y auditable.