México cierra ciclo electoral con tareas pendientes

El cambio político experimentado en México tras las elecciones del pasado 1° de -por primera vez  la izquierda llegó al poder– ha eclipsado el deficiente proceso técnico que tuvo a lugar durante la elección. Las fallas en los procesos de escrutinio y publicación de los resultados ameritan que se revise detalladamente cómo mejorar estos pasos, especialmente cuando se vislumbra que vendrán nuevos comicios en el mediano y largo plazo.

En principio, un elemento que deberá ser considerado es el del escrutinio. En lugar de disponer de un solo mecanismo de conteo seguro, rápido y transparente, México utiliza hasta tres escrutinios. Además del oficial, que tarda semanas en realizarse, realiza dos sistemas paralelos para obtener resultados preliminares, es decir, sin efectos jurídicos.

En el caso de los mecanismos que arrojan datos extraoficiales, se debe decir que a pesar que el conteo rápido funcionó relativamente bien en la carrera presidencial, gracias al amplio margen de diferencia entre los candidatos, la incertidumbre reinó durante días sobre los otros 18 mil puestos en disputa, mientras que el Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep), presentó serios inconvenientes.

Específicamente sobre el Prep, se conoce que las provincias de Yucatán y Guanajuato fueron unas de las que registraron más fallas, por lo que los datos de este sistema no permitieron calmar la inquietud de los electores. Se debió esperar al cómputo definitivo y oficial que en casi todo el país inició el 4 de julio, y que varios días después seguía actualizándose.

Este retraso para conocer los ganadores generó graves problemas en diversas regiones. Una de ellas fue Puebla, donde tras una semana de violencia y señalamientos, el candidato perdedor anunció que impugnará el escrutinio ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

A la luz de estos acontecimientos, se hace evidente que a México le ha servido muy poco tener dos mecanismos de conteo preliminar y un cómputo oficial que inicia varios días después de las elecciones. Ninguno alivia la incertidumbre, sino que más bien activan las dudas y la desconfianza, que solo un escrutinio oportuno y seguro pueden evitar.

Dos consejeros del INE, Ciro Murayama y Marco Baños, no escondieron las fallas e inconvenientes, por lo que apuestan a que el organismo impulse la modernización del sufragio mediante la instrumentación de un modelo de voto electrónico.

Argumentan que ni los conteos tienen que retrasarse días ni se debe someter a miles de ciudadanos a recontar sufragios para obtenerse los resultados finales, cuando con la tecnología electoral se puede garantizar un proceso pulcro y rápido.

Anuncios

México entre propuestas y opiniones sobre voto electrónico

Pasados los comicios del 1º de julio en México, son diversas las opiniones que han surgido sobre la necesidad de modernizar el sistema de votación de esta nación, ante los retrasos y problemas que genera el sufragio manual. Una de ellas es la del secretario de estudio y cuenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y visitante profesional en la Corte Interamericana de Derechos humanos, Alejandro Medina Pérez, quien considera que ha llegado el momento para que el país dé el salto al uso de la tecnología electoral. Aquí la reseña.

INE hace encuesta sobre voto electrónico

México ha tratado de poner en marcha diversas iniciativas de voto electrónico, pero a la fecha ninguna ha prosperado. Sin embargo, ante los problemas que aqueja el sistema de sufragio manual que usa esta nación, son varios los frentes que presionan por automarizar, por ahora, el Instituto Nacional Electoral (INE) activó una encuesta en redes sociales para empezar a manejar tendencias sobre la implementación de un modelo automatizado de votación. Aquí la reseña.