Una filtración informática aumenta la desconfianza sobre la urna electrónica de Salta

Foto: Blog de Javier Smaldone

A un mes de transcurridas las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Argentina, las dudas sobre el sistema electoral de la provincia de Salta no dejan de ser una constante. Primero por los problemas que ha sufrido la urna electrónica utilizada en esta localidad desde hace varios años, y segundo por el deficiente resguardo del material tecnológico que se hizo posterior a los comicios.

Un hacker que se identifica como Prometheus, logró obtener un CD con el código fuente o software de las urnas de votación de la empresa MSA, y lo filtró a través de las redes sociales, configurando así, sino el más importante fallo de seguridad en esta región, al menos el más riesgoso de cara a las próximas elecciones legislativas de octubre.

De acuerdo a las versiones ofrecidas por la justicia, el CD contenía material informático vinculado a la urna electrónica, por lo que solicitó informes al Tribunal Electoral en busca de precisar el material faltante y las circunstancias en que se detectó la ausencia.

En medio del escándalo y las informaciones que circulaban sobre que el software filtrado era el mismo usado en las primarias de agosto, el Poder Judicial de la provincia negó las acusaciones y respondió “que no se trata del código fuente de las máquinas de voto electrónico que se emplea en la provincia”.

Sin embargo, diversos expertos procedieron a comparar el contenido difundido en internet con el de los CDs que usaron los equipos en las últimas Paso salteñas, y concluyeron que se trata del mismo software. Este proceso fue supervisado por Alfredo Ortega, doctor en Informática e investigador de la firma checa Avast, y por Patricia Delbono, perito forense de informática y miembro del Consejo Profesional de Ingeniería de Telecomunicaciones, Electrónica y Computación (Copitec).

A la luz de los hechos, la administración electoral enfrenta un grave problema, pues no solo se afectó la percepción ciudadana sobre las instituciones que pueden proteger adecuadamente el material crítico de la urna electrónica que usa la región, sino que los electores pueden pasar factura dejando de asistir a futuros procesos electorales por la desconfianza que generan fallos de seguridad de este tipo.

Al momento, tanto la empresa como las autoridades se han refugiado en manifestar que no hubo una filtración sino un robo de material, y que la sustracción del CD no afecta las venideras elecciones, ya que con los mismos solo se puede encender las urnas, pero no acceder al código fuente.

Pese a esto, más allá del alcance que tenga la información ventilada en internet, nuevamente la realidad se vuelve contra la urna electrónica de Salta. En muchas de las jornadas comiciales ha presentado problemas –fallas de máquinas, violación a cadena de custodia del material-, negando al electorado contar con equipos que blinden el proceso, y ahora se presentan violaciones de seguridad que ponen en riesgo la credibilidad del organismo y el sistema, los cuales a la fecha no han sido abordados tanto para ser resueltos como para mitigar los daños en la confianza de los votantes.

Anuncios

Piloto de biometría de Argentina

En Argentina se organizó un piloto de piloto de biometría en seis provincias del país, a saber, Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, Misiones y Salta, que se aplicará durante las PASO y las elecciones generales. La prueba involucra a unos 362.460 electores, los cuales tendrán validar su identidad antes de ejercer el sufragio. Aquí la reseña.

27 elecciones, cuatro en América Latina, se darán en lo que queda de año

A pesar que ya septiembre está a la vuelta de la esquina, el calendario electoral pendiente es de considerables proporciones, pues involucra la realización de 27 elecciones en cuatro continentes. Cuatro países latinoamericanos irán a las urnas antes del cierre de 2017.

El inventario fue realizado por la Red de Observadores de América Latina y el Caribe, que destaca que en la agitada agenda comicial de lo que resta de 2017, se cuentan 10 elecciones presidenciales, siete legislativas, mientras el resto se divide en unas primarias y jornadas regionales y municipales.

Algunas de las citas se cumplirán de manera simultánea en varios países en un determinado mes, y destaca que cuatro de ellos son latinoamericanos: Argentina, con comicios en agosto y octubre; Chile y Honduras en noviembre y Venezuela con procesos en julio y diciembre. Además en Estados Unidos, Virginia y New Jersey también votarán.

Las justas comiciales en Latinoamérica comenzaron en Argentina, donde en medio de una polémica por la asignación de un contrato para el conteo provisorio -por sospechas de tráfico de influencias y licitación engañosa- se adelantaron las elecciones Primarias Abiertas Obligatorias y  Simultáneas (Paso) el 13 de agosto y en octubre la votación será parlamentaria.

Por su parte, Venezuela revalidará el uso del voto electrónico. Tras haber convocado la votación de la Asamblea Nacional Constituyente para el pasado 30 de julio, las autoridades están convocando para elecciones regionales en octubre.

Además en noviembre coincidirán las presidenciales de Chile -el día 19- y de Honduras -previstas para el 26. De esta última, llama la atención el escándalo develado por el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), al poner en duda a la compañía, Mapa Soluciones, y otras relacionadas, en el manejo del sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (Trep) y el Sistema Integrado de Escrutinio y Divulgación de Resultados (Siede). Todas están siendo investigadas por irregularidades en el otorgamiento de varios contratos, lo que además salpica la gestión de la actual directiva del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

En el caso chileno, la elección planificada para el 19 de noviembre podría ser usada como punto de partida para la renovación de su sistema de votación. El país sufre en la actualidad una fuerte apatía electoral, que ubica la abstención alrededor de 60%, lo que lleva a los expertos a coincidir que la nación debe hacer esfuerzos por tecnificar su sufragio.

Sobre Estados Unidos, destaca que el 7 de noviembre dos de sus estados probarán, una vez más, los diversos modelos de voto electrónico de los que dispone. Virginia y New Jersey podrían evidenciar la necesidad de renovar software y hardware (algunas zonas de esta nación muestran rezago en la actualización), pero también volverán a ser ejemplo de las ventajas de seguridad, facilidad y rapidez que reviste el uso de tecnología.

En el resto del mundo, India inició el rally electoral con presidenciales el 25 de julio. Este misma votación se dará en Ruanda (4 de agosto), Kenia (8 de agosto), Singapur (sin fecha definida en septiembre), Nueva Zelanda (23 de septiembre); Liberia (10 de octubre), Kirguistán (19 de noviembre) y Eslovenia en un día sin definir de diciembre.

Todas y cada una de estas justas comiciales serán una gran oportunidad para la tecnología electoral, ya que al tiempo que Venezuela y Estados Unidos confirmarán su elevado estatus en el voto electrónico, otras naciones tendrán que seguir presionando para avanzar en la modernización o deberán fortalecer sus procesos de selección de empresas para tecnificar la votación.