México continúa avanzando en la automatización del voto

La decisión de México de automatizar el sufragio sigue tomando forma. El Instituto Nacional Electoral (INE)aprovechó el foro de la Democracia Latinoamericana –realizado recientemente en la capital del país- para darle sustento a la aspiración de instaurar el sufragio electrónico para los nacionales que residen en el exterior: colocando el año 2021 como fecha a su estreno.

El consejero del INE, Enrique Andrade, aseguró que los electores que viven fuera del país, específicamente quienes están en Estados Unidos, emitirán sus votos de forma electrónica en la elección federal prevista para dentro de poco más de dos años, cuando además habrá comicios regionales en seis estados.

El plan del INE de automatizar el voto de los residentes en el extranjero abre una oportunidad de oro para México, ya que los datos migratorios más recientes dados a conocer por el Consejo Nacional de Población, refieren que suman aproximadamente 11.700.000 mexicanos en otras naciones, y de este número, 97% reside en Estados Unidos.

Durante el foro, diversos especialistas debatieron sobre la viabilidad del proyecto. Por ejemplo, Jordi Barrat, doctor en Derecho por la Universidad de León de España; desgranó la necesidad de que la automatización se aplique respondiendo a los más altos estándares de seguridad y transparencia.

También aludió como imprescindible que se cumplan las fases necesarias para garantizar su puesta en marcha. Impuso como pilar fundamental comenzar por la definición de voto electrónico, de forma que quede claro que es el modelo que automatiza desde la identificación del elector con la biometría, pasando por el registro y emisión del sufragio, hasta permitir la transmisión de resultados; y la posibilidad de auditar todo el proceso.

En ese sentido, el INE se mostró dispuesto a trabajar para ejecutar el plan y no volver a diferir su arranque. En 2017 había informado que automatizaría el proceso electoral de los nacionales residentes en el exterior para las elecciones de 2018, pero luego revirtió la decisión por falta de tiempo y presupuesto.

Por ahora se conoce, que el organismo electoral mexicano evalúa el sufragio por internet como la opción más adecuada para sustituir el ya caduco voto postal que usan sus electores fuera del país, y darle entrada a la tecnología.

Tomando en consideración la idea de implantar un modelo de elección remota, Estonia le puede servir de guía a México, pues desde el año 2005 se ha implementado el sufragio en línea, y en sus más recientes comicios de marzo pasado al menos 44% del padrón pudo elegir utilizando ese tipo de sistema.

Este país europeo se ha destacado por no desmayar en su objetivo de mantenerse alienado a los avances de la tecnología, y aunque ha sufrido ataques cibernéticos, lejos de amilanarse ha salido adelante reforzando la seguridad, y procurando tener el mejor sistema electoral on line posible.

Esta es la ruta que debe seguir México, buscar la tecnología más avanzada y segura, y no conformarse con modelos que no atiendan las necesidades y exigencias del ejercicio del sufragio. La ejecución del proyecto puede ser el punto de partida para la aplicación nacional de este modelo de votación, o de alguna otra variante de sufragio electrónico.

Anuncios

Brasil amplía uso de la biometría para blindar el voto

Brasil cuenta con una urna electrónica, con teclado numérico y dispositivo de identificación biométrica.

Tras 11 años de haber introducido la tecnología biométrica en el sistema electoral –escaneo de huellas dactilares para corroborar la identidad-, Brasil se prepara para iniciar el cierre del ciclo, ampliando su uso. El plan es avanzar en el objetivo de que los casi 148 millones de electores registrados en esta nación, tengan acceso a los equipos que blindan la identificación de los votantes.

Mejor conocida como identificación biométrica, esta herramienta pasó de ser ampliamente utilizada en el mundo empresarial e industrial -por ejemplo para controlar el acceso de personas- a ser adoptada por los órganos de administración electoral. La medida de ampliar la cobertura de la biometría en las elecciones, convierte a Brasil en uno de sus grandes exponentes.

En Brasil, la plataforma comicial está regentada por el Tribunal Superior Electoral (TSE), con lo cual la fabricación de máquinas de votación y administración del sistema de escrutinio y totalización que le permite hoy por hoy disponer de una votación 100% automatizada corre por cuenta de este organismo. Esto abarca las equipos electorales con teclado numérico que registran las huellas previo al acto de elegir.

De acuerdo al TSE, la decisión de usar la biometría partió principalmente de la necesidad de erradicar los delitos asociados exclusivamente al voto doble y la usurpación de la identidad, irregularidades recurrentes en América Latina.

Para hacerle frente, en 2008 comenzaron a ser usadas las máquinas para recoger la huella dactilar antes del ejercer el derecho al sufragio, y poco a poco el TSE fue ampliando su empleo, al punto que por ejemplo, mientras que en 2014 la biometría apenas abarcaba 16,4% del padrón, 23,3 millones de electores, en 2018 cubrió 50% del electorado, que para el momento era de 147,2 millones de personas.

Para seguir ampliando estas cifras, el organismo ha estipulado en diversas regiones la obligatoriedad de registrar las huellas dactilares ante las oficinas regionales. Un ejemplo de ello es Sao Paulo, donde desde el mes de febrero se insta a los votantes a proporcionar sus huellas y así quedar habilitado para votar en los comicios previstos para 2020.

Como se recordará, con el modelo de voto electrónico brasileño, es obligante que el votante presente su documento de identidad al llegar a la mesa de votación, pero en caso de sufragar en una de las ciudades que cuentan con identificación biométrica, en lugar de chequear los datos en un cuaderno electoral, el votante usa una máquina con el dispositivo que permite constatar su identidad.

De esta forma, la acción ilegal de votar por otros o sufragar varias veces, que ha alterado los resultados comiciales en muchas naciones, y menguando la confianza de los ciudadanos en el sistema, está siendo combatida en Brasil, permitiendo a la tecnología biométrica ganar terreno en material electoral.

Con el uso de la tecnología se puede dejar claro que protegiendo la identidad de los electores, se está salvaguardando al voto.

Empadronamiento de bolivianos en el exterior será biométrico

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, acordaron fortalecer el proceso de empadronamiento de los nacionales residentes en el exterior. En una primera fase a ser aplicada en cuatro países, se empleará tecnología biométrica. Aquí la reseña.

 

 

firmaron este miércoles un convenio, para fortalecer el empadronamiento permanente de ciudadanos bolivianos en el exterior.

El documento, que en realidad es una adenda a un pacto anterior, fue firmado por la presidenta del TSE, María Eugenia Choque, y el canciller Diego Pary.

El canciller explicó que con este acuerdo de cooperación se pretende beneficiar a todos los bolivianos que encuentran en el exterior, para que participen de procesos electorales.

Choque, por su parte, explicó que en un primer periodo se realizará registros biométricos en Argentina (Buenos Aires, La Matanza, Mendoza y Jujuy), Brasil (Sao Paulo), Chile (Antofagasta, Calama e Iquique) y España (Barcelona, Madrid y Bilbao).

Indicó que se contratará a 21 personas para llevar adelante ese trabajo.

En mayo de este año se promulgó la Ley 1066, que dispone el empadronamiento permanente en el exterior. Dicha norma generó polémica porque permite la modalidad de voto electrónico afuera del país.