Seguridad sanitaria y credibilidad, las preocupaciones electorales en Bolivia

La pandemia global por COVID-19 ha complicado la organización y realización de elecciones en el mundo. Los países que no disponen de sistemas electorales robustos y modernos enfrentan más preocupaciones, pues la urgente obligación de garantizar la seguridad sanitaria del electorado, y en paralelo mantener una participación y transparencia que legitime los resultados, son tareas que no son fáciles de sortear.

Bolivia, que es uno de los tres países de la región -junto con Chile y dos estados de México- que realizará elecciones durante octubre, es un ejemplo claro, de que, sin un modelo de votación versátil, que se ajuste a las exigencias de los nuevos tiempos, se puede afectar la percepción del electorado sobre el proceso.

Este país -con comicios presidenciales el 18 de este mes- está sumido en una crisis política que comenzó el año pasado, cuando el expresidente Evo Morales se vio forzado a abandonar el poder. A pocos días de la jornada, las denuncias de fraude, movimientos políticos y un sistema de votación precario, que depende de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) para anunciar un escrutinio extraoficial, han impactado la credibilidad de la elección.

En principio, el Tribunal Supremo Electoral aprobó un protocolo de seguridad sanitaria que busca sortear los riesgos para la salud por el coronavirus, pero no hay ninguna medida para modernizar el sistema y ofrecer más garantías, sobre todo, luego de las elecciones fallidas de 2019,  que fueron anuladas luego de una investigación por fraude.

Transparencia Electoral para América Latina le recomendó a este país el uso de voto electrónico, al menos para los nacionales residentes en el exterior, a los fines de superar malas prácticas, así como minimizar los riesgos de contagio, pero por ahora no hay ninguna mejora tecnológica.

Bolivia, sigue así poniendo en espera la modernización de su sistema. En esta nación el voto es obligatorio, y esta condición es la que ha garantizado la participación masiva del electorado, pero que no debería ser usada para dilatar la entrega de más y mejores garantías comiciales.

Bolivia votará en octubre con medidas sanitarias

En Bolivia el voto manual afecta la fase clave del escrutinio y totalización.

Bolivia acudirá a las urnas este 18 de octubre para celebrar unos comicios generales que han sido pospuestos dos veces, debido a la pandemia del coronavirus. Las elecciones serán retadoras, no solo a los cuidados para evitar la propagación del virus, sino también por la debilidad institucional que ha demostrado el país.

Al revisar las decisiones del Tribunal Supremo Electoral, se evidencia que aunque se aprobó un protocolo de seguridad sanitaria que busca sortear los riesgos para la salud, no hubo mayores cambios en un sistema que reclama modernización.

Recordemos que en las elecciones pasadas el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), detonó las dudas que generó la crisis que aún arrastra el país. En esas elecciones el TSE suspendió sin explicación alguna el escrutinio provisional durante casi un día.

Aunado a lo anterior, en el empadronamiento de votantes en el exterior también se observaron varias irregularidades. Según un informe elaborado por la organización Transparencia Electoral para América Latina, de acuerdo con opiniones de varios actores, se habrían dedicado mayores esfuerzos de empadronamiento en algunos países que en otros, con una tendencia a un mayor incremento de votantes en los países que históricamente votaban al oficialismo.

En este sentido, la organización ha formulado recomendaciones para mejorar el comportamiento electoral en el exterior, y evitar irregularidades y cuestionamientos en las elecciones del próximo 18 de octubre.

Transparencia Electoral les sugieren al Tribunal Electoral elaborar herramientas para el monitoreo de campaña, con el fin de evitar que los funcionarios de la embajada incurran en realizar campañas electorales con recursos estatales y de su condición de funcionarios.

Adicionalmente, Leandro Querido, director de la organización, les propuso evaluar algún tipo de innovación o de incorporación de tecnología en el instrumento de votación en la categoría ‘voto en el exterior’.

Querido recordó que el voto electrónico podría disminuir considerablemente el impacto negativo de las redes clientelares tan presentes y documentadas en el informe que presentó. “Si los electores pueden votar desde su celular o desde otro tipo de dispositivo, los condicionamientos denunciados podrían reducirse considerablemente. Además, podría reforzar los incentivos de participación en un contexto sanitario complejo signado por el miedo a contraer el COVID-19”, manifestó Leandro.

Cinco países de la región programan elecciones en medio de la pandemia

El voto manual enturbia elecciones de Puerto RicoRepública Dominicana fue el primer país de América Latina que realizó elecciones -el pasado 5 de julio- en el marco de la pandemia global por COVID-19. La región ahora se prepara para que cinco naciones más enfrenten el reto de organizar y cumplir con sus comicios con el coronavirus latente en la vida de todos los ciudadanos.

Puerto Rico, Bolivia, Chile, Estados Unidos y Venezuela -en ese orden- han anunciado sus respectivos calendarios electorales, lo que supone que en los restantes cinco meses del año sabremos los detalles de cómo estos países han planeado reactivar sus sistemas de votación, pero al mismo tiempo proteger la salud de sus electores.

En principio, Puerto Rico asistirá dos veces a las urnas en 2020. Primero, este 9 de agosto realizará primarias, de cara a las elecciones que celebrarán en noviembre. En las internas del Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Popular Democrático (PPD) se elegirán los candidatos a senadores y representantes de distritos, alcaldes y gobernador.

Puerto Rico ha dispuesto un plan muy sencillo, pues más allá de la exigencia de mantener la distancia de seguridad ayudada por marcas, exigir el uso de mascarilla, proveer de alcohol gel a trabajadores y electores y limpiar los equipos de escrutinio electrónico (escáneres) luego de ser usados por cada votante; la otra medida será tomar la temperatura.

Este 2 de agosto se dio el llamado voto adelantado, y los resultados no fueron positivos. El retraso en la llegada de material electoral, y fallas técnicas de los escáneres, impidieron sufragar a quienes lo habían solicitado, por lo que ahora deberán esperar al 9 de agosto.

El 18 de octubre será el turno de Bolivia. Los comicios generales han sido pospuestos dos veces por la pandemia. Este país suma casi un año de fuertes fricciones políticas y protestas que han resquebrajado la institucionalidad y la paz social. Estas elecciones que se avecinan pueden ser la válvula de oxígeno que requiere el país, pero todo dependerá de la seguridad y transparencia que adopten las autoridades electorales.

También en octubre votarán los chilenos. Será el 25 de ese mes cuando se cumpla el también diferido referendo constitucional. El Ministerio de Salud y el Servicio Electoral (Servel) acordaron realizar en una sola jornada la votación, pero con horario extendido. Actualmente están discutiendo el protocolo sanitario que se seguirá, pero se debe recordar que el uso de voto electrónico fue descartado, por la proximidad de la consulta popular.

Estados Unidos y Puerto Rico irán a las urnas el 3 de noviembre. Mientras la isla repetirá el protocolo que usará en las primarias de agosto, el país norteamericano – que elegirá presidente y vicepresidente, 34 senadores y la totalidad de la Cámara de Representantes- deberá sortear el gigantesco efecto que está teniendo la pandemia en su territorio, ya que ocupa el primer lugar en contagios y fallecidos en el mundo.

En esta nación el sufragio es regentado por cada condado, de modo que así como se usan cientos de modelos de voto electrónico, dependerá de sus autoridades el plan de protección de la salud y del sufragio. Por ahora, el voto postal está registrando una alta demanda, mientras entra en el debate político.

El calendario 2020 en la región lo cierra Venezuela. Esta nación que informó que el 6 de diciembre realizará elecciones legislativas, fue ejemplo en la implementación y uso de voto electrónico, pero el acercamiento del llamado proceso revolucionario a prácticas antidemocráticas, sumió al país en una crisis que le hizo perder más de 15 años de avances tecnológicos en materia comicial.

Actualmente los medios venezolanos reportan que se desconoce qué tipo de equipos y software se usarán, lo que va en contra de los más elementales estándares de transparencia en la adopción de tecnología. Por su parte, el Consejo Nacional Electoral anunció que está definiendo los protocolos de seguridad para evitar los contagios por coronavirus.

Estos cinco ejemplos reflejan cómo cada país está considerando implementar estrategias para proteger la salud de sus votantes y trabajadores electorales, respetando así el derecho que todo ciudadano tiene de ejercer su voto y darle continuidad al calendario electoral pese a la pandemia global.