Preparan piloto de voto por internet estudiantil en provincia boliviana

El Tribunal Electoral Departamental  aplicará un plan piloto del voto por internet en las elecciones de los gobiernos estudiantiles en áreas urbanas y rurales en el departamento de Chuquisaca de Bolivia. Será un programa que busca ampliar el acceso al sufragio. Aquí la nota.

América Latina dio pasos firmes en 2014 hacia el voto electrónico

Parte de las elecciones 2014 fueron reseñadas en esta infografía por The Economist

Parte de las elecciones 2014 fueron reseñadas en esta infografía por The Economist

El 2014 fue un año de fiesta democrática: 42% de la población mundial –de poco más de 7 mil millones de personas- fue convocada a ejercer el sufragio. El hito comicial se estableció porque 42 países celebraron elecciones, y entre éstos, 10 naciones del continente americano.

El balance muestra a países pioneros como Brasil, que fortaleció su supremacía en automatización electoral, mientras Panamá, Paraguay y Ecuador dieron pasos firmes para modernizar el voto, al tiempo que Costa Rica se preparó para adoptar un modelo de sufragio electrónico.

Las justas comiciales en Latinoamérica representaron una gran oportunidad para la tecnología electoral. Paraguay y Ecuador ejecutaron sendas pruebas pilotos para determinar el modelo automatizado que se adapte a sus necesidades.

En el caso de Ecuador, fue la nación que ejecutó la prueba más compleja, ya que experimentó con dos tecnologías diferentes durante los comicios locales de febrero. En la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas se emplearon equipos de pantalla táctil y capaces de emitir un recibo en papel del voto que fueron provistos por la empresa Smartmatic. La jornada se completó en Azuay, donde utilizaron un sistema de escrutinio electrónico que diseñó la empresa argentina MSA.

Por su parte Paraguay, que se unió a la élite de países con normativa electoral para la implementación del voto electrónico en 2013, anunció que evalúa si repetirá la experiencia del año pasado cuando 17 mil máquinas de votación de tecnología brasileña fueron usadas en diversas provincias, o emprenderá la búsqueda de un modelo de sufragio automatizado alterno.

Costa Rica, en aras de adelantar su proceso de automatización, mostró al país la tecnología que espera adoptar para los comicios de 2016, al permitir que los electores interactuaran -en febrero pasado- con las máquinas de votación diseñadas por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE). A su vez Panamá, durante las elecciones generales de mayo, probó la tecnología desarrollada por el Tribunal Electoral (TE), la cual reproduce características de sistemas ya probados en otros países, como es el caso de activar con una tarjeta la máquina de pantalla táctil, la cual despliega las candidaturas y permite sufragar seleccionando las opciones de preferencia.

Finalmente, al tiempo que Brasil ratificó sus esfuerzos en automatización, al confirmar su estatus de gigante del voto electrónico al cumplir exitosamente dos jornadas electorales, Perú se convirtió en el único “punto negro” en un año de éxitos electorales. Esta nación, en lugar de repetir en el uso de los equipos diseñados por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (Onpe), optó por aprobar una licitación poco transparente para el desarrollo del software del sistema automatizado, lo que trajo muchos problemas, y obligará a revisar su aplicación en futuros comicios.

Bolivia se moderniza o seguirán peligrando el voto y la institucionalidad

En Bolivia el voto manual afecta la fase clave del escrutinio y totalización.

En Bolivia el voto manual afecta la fase clave del escrutinio y totalización.

En Bolivia, tras las elecciones presidenciales del 12 de octubre, hubo un sector de la población que aplaudió -los partidarios del reelecto Evo Morales- pero no hubo nadie que celebrara. Un sistema electoral caduco y falto de garantías confinó al país a seguir las encuestas de boca de urna para anticipar los resultados, pues el Tribunal Supremo Electoral (TSE) solo pudo transmitir al país la información del 2,89% de las mesas al cierre de la jornada.

El exiguo conteo no detuvo al presidente Morales, quien se proclamó vencedor, al tiempo que adversarios y la ciudadanía también dieron por ciertas las proyecciones de los sondeos, sin duda estimulados por la amplia ventaja obtenida por el triunfador, 60% de los votos. En cualquier otro país democrático hubiera sido inaceptable que las encuestas dictaran lo que debieron decir los resultados oficiales.

Según el vocero del TSE Ramiro Paredes, el descalabro del sistema electoral obedeció a “problemas en el sistema de transmisión de datos que se recalentó, se volvió lento y no superó de acuerdo a las pruebas que nosotros hemos establecido (.) La preocupación se centró además en las amenazas que recibimos de posibles hackeos”.

Al pasar los días, han sido más evidente la incapacidad del TSE para cumplir el proceso clave de contar y totalizar los sufragios -en cuatro días suma 90% de las mesas-, así como de otras etapas vitales, pues al mismo tiempo que el escrutinio avanza a cuenta gotas, más irregularidades han salido a la luz: discrepancias de la data publicada en la página web del TSE y la repetición de los comicios en 12 mesas electorales de la localidad El Torno y una de La Guardia debido a múltiples anomalías. Esto llevó al anuncio de que será en noviembre cuando el país disponga de los resultados finales.

Lo ocurrido en Bolivia, pudo haber sido una tragedia en naciones con conflictos o fuerte crispación política. El TSE no fue capaz de llevar adelante las elecciones de manera prolija y segura, condenando al sistema a la crítica y a la duda de cara al futuro.

Desde 2010, este país ha asomado su intención de actualizar la plataforma electoral aplicando un modelo de voto electrónico, luego de llevar adelante lo que se denominó padrón biométrico, que fue el registro de las huellas digitales de todos los electores. No obstante, en cuatro años es poco o nada lo que se ha avanzado para proveer al país de un sistema electoral digno y seguro.

Los vicios y problemas de los recientes procesos electorales parecen indicar que los tiempos de indecisión se agotaron en esta nación. El TSE ha dicho que Bolivia está preparada para asumir el reto tecnológico que implica votar electrónicamente en 2015, al menos de manera parcial. El país debe avanzar y modernizar su sufragio, o seguirá poniendo en peligro el voto y con éste, la Democracia.