La novedad del debate de los votos nulos en Venezuela

ELECCIONES MUNICIPALES EN VENEZUELAPasadas las elecciones parlamentarias venezolanas de diciembre de 2015, donde la victoria de la coalición opositora copó las reseñas noticiosas, artículos de opinión y debates en redes sociales; a los pocos días declaraciones ofrecidas por voceros prominentes del Gobierno trajo al debate electoral el tema de los votos nulos.

Los resultados ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE) reflejan que si se compara lo ocurrido en las legislativas de 2010, con los cómputos del 6 de diciembre de 2015, se evidencia que hubo un aumento en la emisión de selecciones no válidas, pues mientras hace cinco años se presentaron 263 mil 554 votos nulos, es decir 2,5% del total  de los sufragios en la votación lista, en la última jornada se registraron  686 mil 119 selecciones nulas , lo que representa 4,77% del total del padrón en la elección lista. Ahora, en el caso del sufragio nominal se procesaron 6,41% de votos en blanco.

Un análisis realizado por el periodista especializado en temas electorales, Eugenio Martínez, muestra que si bien hubo un repunte en la contabilización de votos nulos, también es cierto que el 6D no son los comicios con la más alta ocurrencia de sufragios no válidos.

Expuso que luego del 6D, “la elección en la que se han registrados más votos en blanco fueron las municipales del año 2013, cuando el sistema arrojó 5,5% de los sufragios”. Pero, advierte que con el sistema manual esta situación se presentaba en mayor medida: “la elección con más votos en blanco (nulos) es la del 25 de Julio de 1999 (Elecciones para constituir la Asamblea Nacional Constituyente), en la que se registraron 11,9% de votos nulos”.

Partiendo del hecho de que en las Legislativas los votos en blanco aumentaron frente a comicios recientes, es pertinente aclarar que para el CNE, el voto nulo es un sufragio mal realizado, es decir, que el elector se equivocó al momento de sufragar, sin distinguir si lo hizo de manera intencional o accidental, que es lo que diferenciaría a un voto nulo (error al momento de sufragar) de uno blanco (el elector premeditadamente anula su voto).

Ante la imposibilidad de probar qué tipo de voto nulo se dio el 6D y la negativa del CNE de habilitar el sufragio en blanco, porque a su entender estimula la no participación política del elector, resulta inconveniente, por no decir injustificado, que se le endose al sistema de votación la ocurrencia de los votos nulos.

Mientras técnicamente el sufragio electrónico venezolano puede soportar la inclusión en el tarjetón de la opción “voto en blanco”, para de esta forma reducir su ocurrencia al permitir la selección consciente de esta posibilidad; durante las auditorías del sistema (software y hardware) ninguno de los técnicos de la oposición o Gobierno reportó problemas con la interfaz de las máquinas o con el tarjetón electoral.

Hay que añadir que en ningún proceso electoral previo, incluso aquellos equivalentes a la jornada del 6D, hubo la más mínima sospecha por la cantidad de votos nulos, por lo cual surge en el debate la intencionalidad con la que se teoriza acerca de este resultado del escrutinio.

Por ahora, se puede esgrimir que los estudios de opinión pública realizados por firmas reconocidas en el país -como Datanálisis- dan cuenta que al evaluarse el “grado de facilidad” para ejercer el derecho al voto, 93% de los encuestados responde que sufragar con las máquinas es fácil y muy fácil.

Ante las diferentes visiones que emergen sobre el repunte del voto nulo en Venezuela, se anticipa que la discusión apenas comienza en este país. Sin embargo, mientras se niegue la posibilidad al elector de votar nulo o en blanco, será prácticamente imposible determinar si la selección no válida fue intencional o accidental.

Anuncios

Misiones electorales destacaron transparencia del voto venezolano

Venezuela cuenta con voto 100% automatizado.

Venezuela cuenta con voto 100% automatizado.

Pasadas las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre en Venezuela, los diferentes grupos que se constituyeron en misiones para acompañar la realización de los comicios, adelantó impresiones de cómo transcurrió la jornada donde se renovaron los 167 curules de la Asamblea Nacional.

El común denominador de los documentos hasta ahora ventilados es que mientras el sistema electrónico venezolano ratificó su capacidad de brindar un sufragio 100% automatizado –autenticación del elector, votación, escrutinio y transmisión de resultados- existen algunas necesidades de orden institucional que deben ser atendidas para garantizar la equidad del proceso y aprovechar al máximo la tecnología de la que dispone el país.

El secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), Ernesto Samper, asumió la vocería de la misión electoral  y consideró que el 6D fue “una de las elecciones más transparentes y efectivas” que ha presenciado el ente multilateral.

“Estas fueron unas elecciones muy transparentes, casi que impecables en términos de episodios que hayan podido alterarlas de manera fundamental”, resaltó al decir que “quedó refrendado que el sistema electrónico de votos en Venezuela, con la constancia adicional de la papeleta que se deposita en una urna, le da un especial blindaje al sistema electoral, que lo convierte quizá en uno de los sistemas más sólidos de Latinoamérica”.

En el caso de otros de los 130 acompañantes invitados por el Consejo Nacional Electoral (CNE), la presidenta del Colegio de Periodistas de Chile, Javiera Olivera, expresó que los comicios del 6D fueron “un hito para mirar en América Latina”; mientras el periodista dominicano Mario Núñez destacó que en cada uno de los estados donde asistieron “fue notoria la alta participación ciudadana”.  A las urnas acudió 74,25 % del padrón electoral. Cabe destacar que el voto es totalmente voluntario en Venezuela, a diferencia de países como Brasil donde es obligatorio.

Por su parte, los expresidentes invitados por la coalición opositora, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Andrés Pastrana, de Colombia; Jorge Quiroga, de Bolivia; Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez, de Costa Rica; Mireya Moscoso, de Panamá; y Luis Alberto Lacalle, de Uruguay, saludaron en un comunicado la elevada asistencia a las urnas, pero dejaron ver el hecho de que por “decisiones políticas”, no se aproveche al máximo las capacidades del voto electrónico.

Criticaron que el CNE haya aprobado prorrogar una hora el plazo para votar, cuando la norma permite mantener las mesas abiertas mientras haya electores en cola. También lamentaron el poco equilibrio en los medios de comunicación oficiales y que el ente haya retrasado la entrega de resultados, puesto que los actores políticos señalaron que menos de tres horas después de culminado el proceso se pudo haber difundido el escrutinio.

“Es evidente que se tomaron decisiones por parte del órgano electoral que fueron denunciadas por uno de sus miembros (el rector Luis Emilio Rondón rechazó extensión del horario de votación) que hacen presumir que también hay una tarea importante de revisar las reglas del proceso electoral y también desde el punto de vista del funcionamiento del CNE”, señaló Chinchilla.

Por su parte Quiroga dijo que sorprendió la demora en la difusión de resultados, pues en el país se usa un modelo de voto electrónico que garantiza la rapidez, pero aludió que la pérdida del control legislativo por parte del Gobierno pudo retener más de la cuenta la emisión de los datos.

Ante estos comentarios, se hace necesario aclarar que en Venezuela la entrega de resultados no solo obedece al escrutinio automatizado y trasmisión al centro cómputo –que garantiza conteo rápido y seguro-, sino que el CNE estableció que hasta que no haya una “tendencia irreversible” de todos los cargos en disputa no se da el primer boletín oficial. Además antes de hacer público el conteo, el ente consulta con los actores políticos la información, lo que puede dilatar más la divulgación del escrutinio.

Los comentarios de las misiones electorales están en sintonía con el informe preliminar del Centros de Estudios Políticos de la UCAB y el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), donde se concluye que “la fortaleza del proceso electoral venezolano reside en el sistema automatizado de emisión y escrutinio del voto, y que su mayor debilidad está en la falta de equidad (el ventajismo oficial) de las condiciones de la competencia electoral”.

Voto electrónico, pieza clave de las parlamentarias venezolanas

Con máquina de pantalla táctil y tarjetón electrónico votan en Venezuela.

Con máquina de pantalla táctil y tarjetón electrónico votan en Venezuela.

Venezuela acudió a las urnas este 6 de diciembre para renovar los 167 curules de la Asamblea Nacional (AN). A pesar de la profunda conflictividad política que arrastra desde hace años, las elecciones se desarrollaron con normalidad y los resultados fueron acatados inmediatamente por los candidatos perdedores.

Una de las claves de la tranquilidad con que se desenvolvió el proceso radica en el sistema automatizado de votación, el cual permitió tener resultados exactos y verificables para la totalidad de los centros de votación.

En algunos distritos la elección fue muy reñida. Tal y como puede apreciarse en la página web del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, en la circunscripción el Circuito 3 del estado Aragua, la candidata por la oposición Karin Salanova, obtuvo apenas 83 votos más que Rosa León, la aspirante del Gobierno. A pesar de lo estrecho del margen (0.06%), el candidato perdedor aceptó la derrota sin mayores aspavientos, hecho que representa una prueba inequívoca de la exactitud y transparencia del sistema automatizado de votación.

Los resultados del Consejo Nacional Electoral (CNE) y las posteriores declaraciones de los actores políticos, muestran que el modelo de voto electrónico que usa el país desde 2004, y que es provisto por Smartmatic, permite resguardar la voluntad popular, independientemente de la posición política que se tenga. Cabe destacar que durante los 11 años de su uso han ganado y perdido candidatos y propuestas de todas las posturas.

Desde la oposición, el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad, Jesús Torrealba, y una de las candidatas electas, Delsa Solórzano, indicaron que el CNE les entregó la data donde se reconoce los resultados arrojados por las actas que cada partido tiene en su poder; en el Gobierno también convalidaron los cómputos entregados. El jefe del comando de campaña del chavismo, Jorge Rodríguez, dijo que pese al resultado adverso aceptan la información del conteo automatizado.

La plataforma tecnológica venezolana fue examinada, como se ha hecho tradición en el cronograma electoral, con diversas auditorías todas certificadas por las organizaciones políticas antes, durante y luego de los comicios. Además de esas revisiones, se realizó –la misma noche de la elección- una fiscalización ciudadana de carácter público y ejecutada en el 54% de las mesas de votación. En esa prueba se pudo confirmar que la voluntad de los electores plasmada en los comprobantes físicos de los votos coincidió con lo reflejado en el acta de escrutinio impresa por la máquina.

Los acompañantes internacionales también han mostrado una opinión positiva del sistema y las elecciones en general. El secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, celebró el proceso. “Estas fueron unas elecciones muy transparentes, casi que impecables en términos de episodios que hayan podido alterarlas”, dijo al considerar que “quedó refrendado que el sistema electrónico de votos en Venezuela, con la constancia adicional de la papeleta que se deposita en una urna, le da un especial blindaje al sistema electoral, que lo convierte quizá en uno de los sistemas más sólidos de Latinoamérica”.

Las amplias posibilidades de revisión del voto electrónico también fueron abordadas por Antonio Mugica, CEO de Smartmatic. “Junto a los electores, universidades, ONGs, partidos políticos y autoridades electorales de todo el mundo, hemos construido el único sistema de votación que es completamente verificable de principio a fin”, sostuvo.

Tras 14 elecciones nacionales desde el año 2004, más de 120 auditorías en 11 años, políticos de ambos bandos ganando y perdiendo con la misma máquina de votación, Venezuela ratifica que el voto electrónico ha sido y es pieza clave en el éxito de las elecciones de este país.