Colombia con mucho que mejorar en materia electoral

Foto: El País

Colombia votó este 11 de marzo para elegir Senadores y representantes a la Cámara de Representantes para el periodo 2018-2022. Los comicios ampliamente reseñados como los más pacíficos en años, dejaron un balance que debe ser considerado para futuras elecciones, incluidas las presidenciales que se efectuarán el 27 de mayo.

En principio, a 20 días de la votación, resulta contraproducente que los colombianos sigan sin conocer el escrutinio definitivo de las elecciones. En este país los anuncios realizados la noche de la votación corresponden a un conteo no oficial. Este preconteo es de carácter informativo y carece de validez frente a la totalización oficial que se divulga semanas después.

Aunque en muchas ocasiones este retraso ha minado la confianza ciudadana, es poco lo que Colombia pueda hacer mientras mantenga un modelo de voto manual que impide agilizar y asegurar un escrutinio transparente al cierre de la elección.

Otro punto a destacar de la reciente jornada, fue la inédita falta de tarjetones para las consultas interpartidistas. Las dos tendencias que disputaron las candidaturas presidenciales denunciaron cómo en diferentes localidades del país, sus seguidores no pudieron ejercer el derecho al sufragio.

La gravedad de la situación fue atendida improvisadamente por la Registraduría. La máxima autoridad del ente, Juan Carlos Galindo, achacó los faltantes al bajo presupuesto -solo se imprimieron 15 millones de tarjetones para cada consulta, cuando los electores convocados superaban los 36 millones-, pero el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, lo negó al decir que “este año se destinó 76 % más de dinero del que se giró hace cuatro años”.

Independientemente de las razones esgrimidas por el ente comicial, la realidad es que un número indeterminado de electores no pudo participar en las consultas internas de los partidos, lo que supone una violación a los derechos de estos votantes.

Estos dos elementos claves en el proceso del 11 de marzo, fueron aludidos en el informe de la Misión de Observación Electoral, instancia que además destacó varios aspectos “preocupantes” de la elección:

1.- El alza de de reportes ciudadanos sobre posibles irregularidades electorales (1.521), mientras en las pasadas elecciones del Congreso en 2014 sumaron 1.001.

2.- Compra y venta de votos.

3.- Constreñimiento al elector.

4.- Desconocimiento de los procedimientos por parte de los jurados de votación.

5.- La decisión de separar las dos consultas partidistas en sendos tarjetones, pues la misma puso en riesgo el derecho de Habeas Data de los Ciudadanos, es decir, la confidencialidad de las preferencias electorales de los votantes.

Algunos de los hechos ocurridos el pasado 11 de marzo no son nuevos. En el pasado Colombia ha admitido los problemas que presenta su modelo de voto manual, pero es poco lo que ha hecho para superarlos. Por ejemplo, en marzo de 2012, conformó una comisión asesora para la implementación del voto electrónico que fue reglamentado hace años, sin embargo, más de un lustro después, mantiene en el congelador la salida que le ofrece la tecnología.

 

Anuncios

27 elecciones, cuatro en América Latina, se darán en lo que queda de año

A pesar que ya septiembre está a la vuelta de la esquina, el calendario electoral pendiente es de considerables proporciones, pues involucra la realización de 27 elecciones en cuatro continentes. Cuatro países latinoamericanos irán a las urnas antes del cierre de 2017.

El inventario fue realizado por la Red de Observadores de América Latina y el Caribe, que destaca que en la agitada agenda comicial de lo que resta de 2017, se cuentan 10 elecciones presidenciales, siete legislativas, mientras el resto se divide en unas primarias y jornadas regionales y municipales.

Algunas de las citas se cumplirán de manera simultánea en varios países en un determinado mes, y destaca que cuatro de ellos son latinoamericanos: Argentina, con comicios en agosto y octubre; Chile y Honduras en noviembre y Venezuela con procesos en julio y diciembre. Además en Estados Unidos, Virginia y New Jersey también votarán.

Las justas comiciales en Latinoamérica comenzaron en Argentina, donde en medio de una polémica por la asignación de un contrato para el conteo provisorio -por sospechas de tráfico de influencias y licitación engañosa- se adelantaron las elecciones Primarias Abiertas Obligatorias y  Simultáneas (Paso) el 13 de agosto y en octubre la votación será parlamentaria.

Por su parte, Venezuela revalidará el uso del voto electrónico. Tras haber convocado la votación de la Asamblea Nacional Constituyente para el pasado 30 de julio, las autoridades están convocando para elecciones regionales en octubre.

Además en noviembre coincidirán las presidenciales de Chile -el día 19- y de Honduras -previstas para el 26. De esta última, llama la atención el escándalo develado por el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), al poner en duda a la compañía, Mapa Soluciones, y otras relacionadas, en el manejo del sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (Trep) y el Sistema Integrado de Escrutinio y Divulgación de Resultados (Siede). Todas están siendo investigadas por irregularidades en el otorgamiento de varios contratos, lo que además salpica la gestión de la actual directiva del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

En el caso chileno, la elección planificada para el 19 de noviembre podría ser usada como punto de partida para la renovación de su sistema de votación. El país sufre en la actualidad una fuerte apatía electoral, que ubica la abstención alrededor de 60%, lo que lleva a los expertos a coincidir que la nación debe hacer esfuerzos por tecnificar su sufragio.

Sobre Estados Unidos, destaca que el 7 de noviembre dos de sus estados probarán, una vez más, los diversos modelos de voto electrónico de los que dispone. Virginia y New Jersey podrían evidenciar la necesidad de renovar software y hardware (algunas zonas de esta nación muestran rezago en la actualización), pero también volverán a ser ejemplo de las ventajas de seguridad, facilidad y rapidez que reviste el uso de tecnología.

En el resto del mundo, India inició el rally electoral con presidenciales el 25 de julio. Este misma votación se dará en Ruanda (4 de agosto), Kenia (8 de agosto), Singapur (sin fecha definida en septiembre), Nueva Zelanda (23 de septiembre); Liberia (10 de octubre), Kirguistán (19 de noviembre) y Eslovenia en un día sin definir de diciembre.

Todas y cada una de estas justas comiciales serán una gran oportunidad para la tecnología electoral, ya que al tiempo que Venezuela y Estados Unidos confirmarán su elevado estatus en el voto electrónico, otras naciones tendrán que seguir presionando para avanzar en la modernización o deberán fortalecer sus procesos de selección de empresas para tecnificar la votación.

Escrutinio provisorio en Argentina desata polémica

Foto: El Independiente

En Argentina, en pleno proceso de preparación para las elecciones Primarias Abiertas Obligatorias y Simultáneas (Paso) de agosto próximo, ha estallado lo que algunas autoridades, políticos y ciudadanos han calificado de escándalo: el otorgamiento del “escrutinio provisorio” a una empresa señalada de hechos irregulares.

Se trata de Indra, la compañía española que suma varios años adelantando el conteo electoral provisional en esa nación, y que ahora se encuentra sumida en varios sonados problemas judiciales.

La sede matriz de la empresa en España fue allanada por el presunto financiamiento ilegal de campañas electorales. Además, la justicia de Brasil prohibió a su brazo tecnológico en ese país contratar con la administración pública.

En Argentina han llovido las críticas por la forma en que se configuró un proceso licitatorio que no permitió a sus competidores hacerle sombra.

Según reportan medios locales, el otorgamiento del contrato estuvo rodeado por una serie de sucesos dudosos como que el director de Indra, Ricardo Viaggio, es un ex empleado del Grupo Macri. Además, el proceso de selección fue delegado al Correo Argentino, y no al Ministerio del Interior o de la Dirección Nacional Electoral, el cual también regenta un ex gerente vinculado al Gobierno, Jorge Irigoin.

Más allá del presunto tráfico de influencias, además se denuncia el retraso con el que se convocó a la licitación, -a menos de dos meses de las primarias-  con lo cual cualquier otro ofertante no dispondría del tiempo para ajustarse a las exigencias del proceso, sino sólo Indra que ya ha hecho el escrutinio provisorio.

La Cámara Electoral Nacional además de cuestionar la selección de la compañía y el procedimiento empleado, criticó que el conteo esté bajo control del Poder Ejecutivo y sin participación de la justicia nacional. Por su parte, la ONG Transparencia Electoral exigió que se auditara el cómputo de los sufragios ante las irregularidades mostradas por la contratación de la empresa española.

La revisión de lo sucedido, muestra que el Poder Ejecutivo de Argentina, lejos de querer replicar las mejores prácticas de automatización, donde ninguna garantía sobra, han optado por dejar que priven intereses ajenos a la preservación del voto.

Al darle la espalda a una licitación apegada a los más elevados estándares, se hecho un grave daño a la credibilidad electoral.

Habrá que esperar para conocer las consecuencias de lo hecho en Argentina, pero es seguro que ha sido nuevamente diezmada la confianza del electorado en sus instituciones.