El Salvador suspende modernización electoral

El Salvador, una de las democracias que demandan mayor atención en la región por la violencia política que la ha afectado durante años, ha decidido suspender el uso de tecnología para la organización de las elecciones de 2018. Esta decisión pone en riesgo la transparencia de las elecciones a celebrarse el 4 de marzo del próximo año.

De acuerdo al Tribunal Supremo Electoral (TSE), la medida responde principalmente al recorte presupuestario aplicado por el Gobierno. Según la magistrada Guadalupe Medina, la disminución de $14 millones 116 mil 490 a su planificación de gastos “han tocado el corazón del proceso electoral, las fibras sensibles del proceso”.

El dramatismo de la declaración obedece a que los primeros reportes del TSE arrojan que la falta de recursos afectará procesos clave de la elección: la modernización del proceso de transmisión, procesamiento y divulgación de resultados electorales, la capacitación electoral y logística electoral.

El magistrado del TSE, Miguel Ángel Cardoza, explica que se habían programado licitar la compra de un escáner para el conteo de votos, así como para continuar con la digitalización de las actas, pero el plan debió ser descartado por la falta de fondos.

Llama la atención que el gobierno de El Salvador decidiera sacrificar la modernización de la fase de escrutinio, pues en todas las elecciones recientes, como los comicios de diputados y alcaldes en 2015 y las presidenciales de 2014, problemas propios del voto manual (inconsistencias numéricas, sufragio doble, entre otros) y fallos atribuibles a las empresas escogidas para escanear las actas y transmitirlas a un centro de cómputo, obligaron al TSE a retrasar semanas la publicación  de resultados definitivos.

Cardoza advierte que tendrán que volver a contar votos manualmente y confiar que el escaneo de actas esta vez sí funcione, para evitar que se repitan todos los problemas y fallos.  Advierte que solo queda fortalecer la capacitación del personal de las mesas, pero admite que los recursos destinados a esta etapa también fueron recortados.

A la luz de las exigencias propias de un proceso electoral, e incluso de las buenas prácticas del uso de tecnología, lo sucedido en El Salvador exige revisión. Arriesgar la estabilidad política, al pasarse por alto necesidades vitales de toda elección, así como de la adopción de sistemas automatizados adaptados a sus necesidades, solo puede dejar a la deriva la voluntad popular y hacerle daño a la confianza institucional.

Anuncios

América Latina vivirá un súper domingo con elecciones en Argentina, Guatemala y Haití

Haitianos van al balotaje con riesgo de irregularidades, abstención y violencia (Foto: almomento.net)

Haitianos van al balotaje con riesgo de irregularidades, abstención y violencia (Foto: almomento.net)

Este 25 de octubre América Latina celebrará elecciones presidenciales en tres países: Argentina, Guatemala y Haití (los dos últimos en segunda vuelta).

Lamentablemente, las coincidencias no terminan allí. Tras haber celebrado elecciones recientemente, las tres naciones deberán sortear graves problemas logísticos y técnicos que han generado serias dudas sobre la capacidad institucional de entregar resultados fiables.

Veamos en más detalle la realidad electoral de cada una de estas naciones:

Argentina

El país suramericano cumplirá elecciones generales en medio de la más fuerte crisis que haya vivido en esta materia. A lo largo del año ejecutó una seguidilla de comicios que terminaron en el escándalo de la anulación del proceso de Tucumán y la posterior revocación de esa medida. Asimismo, en otras provincias el voto manual se mostró ineficiente a la hora de entregar resultados confiables.

Numerosos dirigentes y asociaciones civiles se han aglutinado en torno al objetivo de promover la automatización del sufragio en el país, e incluso ir más allá del conteo electrónico que se ha implementado en algunas provincias como Salta.

El diputado nacional Julio Cobos, que aspira a una senaduría, fue enfático al decir que “hay que avanzar hacia el voto electrónico para terminar con las dificultades en las elecciones”. “Con la tecnología que hay ahora, no es caro, no se pierden clases en las escuelas, no se pagan boletas”, dijo.

Guatemala

El país centroamericano hará frente al balotaje habiendo cumplido una primera vuelta en la que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no pudo emitir resultados finales oficiales por irregularidades durante el proceso.

Las autoridades se muestran confiadas en poder superar la elección sin mayores inconvenientes, pero el voto manual del que dispone el país no genera la confianza que requiere el sistema. Pese a esto, la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidió “paciencia y templanza”.

Si bien la automatización electoral no es materia de debate en la actualidad guatemalteca, ésta podría ser puesta en la agenda pública por aquellos sectores que buscan credibilidad y transparencia.

Haití

La nación más pobre del continente cumplirá la segunda vuelta presidencial teniendo tras de sí una elección donde se presentaron resultados tardíos, violencia política, errores en los listados de votantes y la decisión de repetir los comicios en 25 distritos.

Esta situación provocó el surgimiento del grupo Resistencia Patriótica, que demanda la disolución de la comisión electoral, la anulación de la primera vuelta y el establecimiento de un gobierno de transición. No obstante, la misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) espera que el apoyo global logre sacar adelante el proceso pautado para este domingo.

Para Haití realizar elecciones se ha convertido en tarea titánica debido a las carencias técnicas y de recursos. El respaldo de la comunidad internacional ha sido constante, aunque no suficiente, porque para este país se torna imprescindible renovar su sistema o persistir en la inestabilidad política.