Irregularidades en el conteo marcan elecciones mexicanas

México vivió elecciones en seis estados este 4 de junio. Lamentablemente, tanto el conteo rápido utilizado para ofrecer resultados no oficiales oportunamente, como el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) tuvieron serios problemas. Además la totalización avanza con mucha lentitud y varios estados continúan en vilo a espera de los resultados.

El conteo rápido es un procedimiento estadístico para estimar la tendencia de los resultados al cierre de las mesas, por lo que la data no es oficial. Por su parte, el PREP es el mecanismo para divulgar las actas de votación, luego de que son escaneadas para publicarse en un sitio web.

Los ejemplos más negativos de la jornada son los estados de Coahuila y México, pues se han dado situaciones como el abandono del conteo por parte de actores políticos y demandas de fraude.

En el caso de Coahuila, todos los partidos de oposición, incluido el PAN denuncian irregularidades. Esta última organización abandonó el proceso de escrutinio y anunció que prepara una acción legal contra la votación, a la espera de la repetición de los comicios, ya que estima que 20% de las urnas de votación fueron violentados. Además, el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, reconoció que el PREP solo contabilizó 72% de las actas.

Ante las fallas y la sospecha, Gabriela León Farías, consejera presidenta del Instituto Electoral de Coahuila (IEC), reaccionó -tras cuatro días de las elecciones y aún sin resultados definitivos- diciendo “que no hay condiciones para anular las elecciones”, pues se están contando todas las casillas, voto a voto.

Mientras en Coahuila la tensión se acrecienta, en el estado de México se dieron situaciones que vuelven a mostrar las debilidades del voto manual de este país.

A cuatro días de los comicios, sigue sin completarse el escrutinio, mientras que el Instituto Electoral del estado de México autorizó recontar 17% de las casillas, es decir, 3 mil 189 de 18 mil 605 instaladas, por las inconsistencias detectadas.

A su vez, el partido Morena, cuya aspirante a la gobernación, Delfina Gómez Álvarez, va de segunda en el conteo, ha impugnado los resultados al considerar que el PREP presentó anomalías, y señalamientos de fraude acompañan todas las intervenciones públicas.

El meollo del problema es que Morena asegura que existen inconsistencias entre los votos reflejados en las actas de los colegios electorales y los que han sido reportados en el PREP. Esta situación cobra mayor relevancia cuando se considera que la diferencia entre los dos aspirantes a la gobernación es menos de 3%.

Fallos como las que se han presentado en estas elecciones se han vivido en México en otras elecciones. Siempre las autoridades prometen mejoras o señalan que pese a las dificultades el sistema funciona.

Sin embargo, este país tiene la tarea pendiente de entregar a sus electores un modelo de votación que permita exactitud, respeto al voto popular y rapidez. Para lograrlo, debe darle luz verde a la tecnología, no aquella que renueva los errores, como el PREP, sino una robusta que lo haga superar el atraso electoral.

 

Anuncios

Problemas con el escrutinio ensombrecen elecciones en Argentina y Haití

elecciones-argentinaTres elecciones presidenciales se dieron este 25 de octubre en Latinoamérica. Argentina, Guatemala y Haití fueron a las urnas, pero solo en uno de ellos se conoció al nuevo primer mandatario.

Mientras los sureños irán a segunda vuelta y en Haití las autoridades anunciaron que los resultados definitivos serán difundidos a partir del 4 de noviembre, Guatemala fue la única que presentó al vencedor de la contienda. Veamos en más detalle cada una de las elecciones:

1.- Argentina
El país suramericano vivió una jornada de alta asistencia electoral -79% del padrón -, pero esa buena noticia fue opacada con un retraso de seis horas en la presentación del primer boletín oficial de resultados.

Lo cerrado del escrutinio – 2,5% separó a los dos primeros contendientes- ocasionó que la Cámara Nacional Electoral decidiera demorar la entrega del conteo de sufragios, generando reclamos y sospechas en todo el país, y además exponiendo la precariedad del modelo de votación manual argentino.

El país irá al primer balotaje de su historia el 22 de noviembre. El anterior no se dio por abandono de uno de los candidatos. Sin embargo, la lentitud en la entrega de los resultados supuso un riesgo institucional y político que pudo haber salido caro, ya que la incertidumbre electoral es, sino la mayor, una de las situaciones más peligrosas que puede vivir una democracia, tal y como se evidenció durante los hechos violentos ocurridos en la provincia argentina de Tucumán tras las elecciones del pasado agosto.

Si durante la segunda vuelta, el margen es estrecho, Argentina se enfrentará a un gran desafío que implicará, tras esta ronda presidencial, la necesidad de comenzar a trabajar en la renovación de su sistema comicial.

2.- Guatemala
Guatemala eligió a un nuevo presidente: Jimmy Morales. Aunque en la primera vuelta pasó algo similar a lo ocurrido en Argentina, cuando un “empate técnico” impidió anunciar resultados en varios días, en esta ocasión lo holgado de la diferencia entre ambos candidatos y una participación de 55% del padrón, se combinaron para facilitar el trabajo del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El que Guatemala haya salido airosa casi que por suerte, es una muy mala señal sobre el estatus de su sistema de votación. En este país aún es muy joven la democracia, por lo que no apuntar al desarrollo de la plataforma electoral, es una equivocación que más temprano que tarde puede generar el conflicto que en esta ocasión fue apenas librado.

3.- Haití
De los tres países que tuvieron presidenciales, Haití fue el que mostró el resultado más dramático. Al término de los comicios, el presidente de la Comisión Electoral Provisional de Haití (CEP), Pierre Louis Opont, anunció que se necesitará un plazo de diez días -a partir del 4 de noviembre- para ofrecer el escrutinio preliminar.

Esta nación arrastra profundas dificultades por atraso tecnológico y logístico, y además una frágil institucionalidad. Aunque ha recibido ayuda financiera y técnica para llevar adelante estas elecciones -presidenciales y segunda vuelta legislativa- sus problemas con el padrón y el escrutinio desnudan la urgente necesidad de reformar el sistema electoral.

La comunidad internacional tiene la misión de seguir respaldando a los haitianos, pero con mayor esfuerzo, de manera de poder proporcionarle un método de votación que le permita rescatar la confianza comicial. En la primera vuelta, apenas 18% del padrón asistió a las urnas de 5,5 millones de electores, y para la segunda no hay mayor expectativa.

América Latina vivirá un súper domingo con elecciones en Argentina, Guatemala y Haití

Haitianos van al balotaje con riesgo de irregularidades, abstención y violencia (Foto: almomento.net)

Haitianos van al balotaje con riesgo de irregularidades, abstención y violencia (Foto: almomento.net)

Este 25 de octubre América Latina celebrará elecciones presidenciales en tres países: Argentina, Guatemala y Haití (los dos últimos en segunda vuelta).

Lamentablemente, las coincidencias no terminan allí. Tras haber celebrado elecciones recientemente, las tres naciones deberán sortear graves problemas logísticos y técnicos que han generado serias dudas sobre la capacidad institucional de entregar resultados fiables.

Veamos en más detalle la realidad electoral de cada una de estas naciones:

Argentina

El país suramericano cumplirá elecciones generales en medio de la más fuerte crisis que haya vivido en esta materia. A lo largo del año ejecutó una seguidilla de comicios que terminaron en el escándalo de la anulación del proceso de Tucumán y la posterior revocación de esa medida. Asimismo, en otras provincias el voto manual se mostró ineficiente a la hora de entregar resultados confiables.

Numerosos dirigentes y asociaciones civiles se han aglutinado en torno al objetivo de promover la automatización del sufragio en el país, e incluso ir más allá del conteo electrónico que se ha implementado en algunas provincias como Salta.

El diputado nacional Julio Cobos, que aspira a una senaduría, fue enfático al decir que “hay que avanzar hacia el voto electrónico para terminar con las dificultades en las elecciones”. “Con la tecnología que hay ahora, no es caro, no se pierden clases en las escuelas, no se pagan boletas”, dijo.

Guatemala

El país centroamericano hará frente al balotaje habiendo cumplido una primera vuelta en la que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no pudo emitir resultados finales oficiales por irregularidades durante el proceso.

Las autoridades se muestran confiadas en poder superar la elección sin mayores inconvenientes, pero el voto manual del que dispone el país no genera la confianza que requiere el sistema. Pese a esto, la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidió “paciencia y templanza”.

Si bien la automatización electoral no es materia de debate en la actualidad guatemalteca, ésta podría ser puesta en la agenda pública por aquellos sectores que buscan credibilidad y transparencia.

Haití

La nación más pobre del continente cumplirá la segunda vuelta presidencial teniendo tras de sí una elección donde se presentaron resultados tardíos, violencia política, errores en los listados de votantes y la decisión de repetir los comicios en 25 distritos.

Esta situación provocó el surgimiento del grupo Resistencia Patriótica, que demanda la disolución de la comisión electoral, la anulación de la primera vuelta y el establecimiento de un gobierno de transición. No obstante, la misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) espera que el apoyo global logre sacar adelante el proceso pautado para este domingo.

Para Haití realizar elecciones se ha convertido en tarea titánica debido a las carencias técnicas y de recursos. El respaldo de la comunidad internacional ha sido constante, aunque no suficiente, porque para este país se torna imprescindible renovar su sistema o persistir en la inestabilidad política.