Guatemala y Honduras escogieron el camino de transformar su sufragio

Históricamente Centroamérica ha sido una región de alta conflictividad política. Por ello sus sistemas electorales están llamados a jugar un papel preponderante a la hora de mantener la paz política y social. Si bien esta realidad debería haber impulsado la implementación en los últimos años de modelos de votación seguros y transparentes tanto en Guatemala como en Honduras, las sospechas y los problemas no han permitido avanzar en lo que respecta a confianza electoral.

Este es el escenario que pretenden cambiar ambas naciones desde perspectivas diferentes. Los guatemaltecos han comenzado a llevar adelante un proceso de automatización del voto de sus nacionales residenciados en el exterior, mientras los hondureños lograron concretar el compromiso de un diálogo político acompañado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que incluirá el materia comicial.

En Guatemala, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunció que a la fecha son poco más de 155 mil los ciudadanos que viven fuera del país que podrán sufragar en 2019 por los cargos de presidente y vicepresidente, ya que poseen un documento de identidad válido, pero aclaró que solo los residentes en Estados Unidos serán los que estrenen el voto pensado para los electores en el exterior.

En ese sentido, aún no se conocen los detalles de este sistema automatizado que será puesto en marcha. Sin embargo actualmente está activo un primer paso, se trata del proceso de empadronamiento que se puede efectuar en el portal web del organismo: migrante.tse.org.gt, de forma de quedar habilitado para votar.

De cara a la escogencia del sufragio electrónico que será empleado en 2019, hay modelos presenciales y remotos exitosos que pueden fácilmente ser adaptados a Guatemala. Si de votación en línea se trata, como parece ser la opción que está siendo evaluada, Estonia es líder en la materia, ya que en sus más recientes comicios un tercio del padrón participó de manera on line.

Debate necesario

En el caso de Honduras, los cambios vendrán de la mano del consenso. Al menos eso es lo que indica la decisión de los partidos políticos más representativos del país, que firmaron un pacto para la transformación del país apoyados por la ONU.

El debate ya inició. Se da sobre la base de un documento intitulado “Compromiso por Honduras: Reconciliación para Transformar”, el cual instruye la conformación de cuatro mesas de trabajo, y una de ellas se centrará en el proceso electoral de 2017 y la reelección presidencial.

La decisión de incluir los más recientes comicios se debe a la necesidad de corregir los vicios que han aquejado a su voto manual, que además son los que se repiten en todas las naciones que lo usan: inconsistencias numéricas, actas con fallas, voto doble y retrasos en la entrega de resultados, entre otros.

Ante la obligación de doblegar las irregularidades y superar las fallas, los hondureños evaluarán la posibilidad de automatizar su sufragio. La tecnología disponible permite suplir todas las exigencias técnicas y logísticas, y hasta de idiosincrasia que demande un país, pero más importante, está pensada para garantizar los principios de igualdad, secreto de la votación y libertad de sufragio, así como la participación efectiva de toda la población, la protección eficiente de los datos, la transparencia y la fiabilidad del escrutinio.

Con todas las opciones disponibles, Guatemala y Honduras ya iniciaron el camino para la modernización, y podrán escoger el modelo de voto automatizado que mejor les convenga para actualizar sus sistemas. De las autoridades dependerá que los electores vayan a las urnas seguros de que su voluntad contará.

Anuncios

Diálogo de la ONU como oportunidad de modernizar el voto en Honduras

Foto: El Heraldo

Desde hace décadas, la democracia hondureña ha estado marcada por altos niveles de violencia. Según el Igarapé Institute, Honduras estuvo entre los cuatro países con más asesinatos en 2017. La tasa de homicidios se ubicó en 42,8, viéndose superada solo por El Salvador, Jamaica y Venezuela.

Para cambiar esta dura realidad sus autoridades, junto a entes internacionales, están buscando alternativas. Uno de los más recientes esfuerzos es el que hace la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que promueve un diálogo político que involucra un temario variopinto, incluida la materia electoral.

De acuerdo a la información que se ha hecho pública, serán 13 los puntos a debatir bajo el acompañamiento de la ONU. Estos van desde temas tan polémicos como la reelección y el número de diputados, a aspectos como la reforma del padrón y la automatización del sufragio.

La discusión que se avecina será fundamental para los hondureños, pues en casi todos los procesos comiciales anteriores han estado plagado de los típicos vicios del voto manual. Es decir: inconsistencias numéricas; actas con fallas y voto doble; y retrasos en la entrega de resultados, etc. Basta con recordar lo sucedido en las últimas elecciones generales para entender la urgencia del tema.

Para hacer frente a estas faltas y garantizar mayor confianza, Honduras deberá transformar su sistema electoral para que sea capaz de registrar fielmente el voto; preservar su secrecía; garantizar que los resultados no puedan ser alterados; permitir auditorías de los procesos; y además, que el método de votación sea de fácil ejecución para todas las personas.

Todo lo anterior se logra con el voto electrónico. Éste sistema ofrece herramientas que permiten minimizar la intervención humana en las tareas más importantes, y por ende, eliminar los errores tanto como intencionales como involuntarios. Modernizar el voto con tecnología significa añadir transparencia, rapidez y eficiencia. Y todo esto redunda en una mayor credibilidad de los resultados.

Aunque las discusiones no han comenzado, es positivo que esta nación discuta los beneficios que la tecnología ofrece. A la fecha, el sufragio electrónico ha logrado dirimir comicios con marcada polarización política, compleja infraestructura electoral, escrutinios cerrados y cientos de candidaturas simultáneas.

Es oportuno recordar que ofrecer al país más y mejores garantías electorales, a sabiendas de que los comicios transparentes son sinónimo de paz, es la vía correcta para fortalecer el sistema democrático. Con el diálogo auspiciado por la ONU, Honduras se acerca al objetivo de modernizar su sufragio.

Adelantan reglamento electoral universitario en Honduras

Las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), y los diversos frentes estudiantiles, avanzan en el reglamento para las elecciones estudiantiles. De acuerdo a lo decidido, las normas regirán para la votación de alrededor de 1 mil 700 cargos. Esta es la reseña.