Guía para la adopción y uso de la biometría en las elecciones

Brasil dispone de máquinas biométricas para validar la identidad de 16,4% del electorado.

La acción ilegal de votar por otros o sufragar varias veces ha alterado los resultados comiciales en muchas naciones, menguando la confianza de los ciudadanos en el sistema y obligando a las autoridades a buscar soluciones. Para combatir estos tipos de fraudes una de las alternativas que gana terreno, es el uso de la tecnología biométrica.

Mejor conocida como identificación biométrica –escaneo de huellas dactilares para corroborar la identidad -, esta herramienta pasó de ser ampliamente utilizada en el mundo empresarial e industrial -por ejemplo para controlar el acceso de personas- a ser adoptada por los órganos de administración electoral.

Atendiendo a esta realidad, el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA) ha desarrollado una guía para “mejorar la comprensión de las tecnologías biométricas”, pero además para ofrecer una serie de recomendaciones que buscan asegurar el proceso de adopción y uso.

En el documento, IDEA destaca que “existe un amplio consenso sobre la necesidad de la aplicación” de la biometría para la resolución de delitos electorales asociados exclusivamente al voto doble y la usurpación de la identidad, pero advierte que el compromiso de las autoridades comiciales por contar con un Registro Electoral depurado -sin fallecidos, menores de edad o inhabilitados- es vital para elevar las garantías electorales relacionadas al padrón.

Partiendo de esta distinción, la organización elaboró un compendio de recomendaciones para una adopción segura y acorde a las exigencias de cada país. El texto inicia por sugerir una suerte de diagnóstico para determinar los problemas y características del sistema de votación e identificación, a los fines de escoger la tecnología biométrica que permita erradicar los inconvenientes.

IDEA llama la atención sobre la necesidad de no aumentar las barreras que suelen imponer los sistemas para la inscripción de electores. Precisa que la biometría busca resolver fallas e irregularidades a la hora de votar, no mejorar la tasa de registro, por lo que se deben eliminar los obstáculos que mantienen rezagado al padrón.

Para minimizar el riesgo en el uso de identificación biométrica, el Instituto advierte que al igual que para la aplicación de otras tecnologías, se requieren pruebas, campañas de información y capacitación, así como la adecuación de sus características a las necesidades de cada país.

“La tecnología biométrica puede funcionar incorrectamente, especialmente en condiciones medioambientales especiales o cuando la infraestructura necesaria está limitada”, reza el documento, por lo que además advierte que probar su uso y emplear el tiempo que sea necesario para su uso es fundamental para una adopción segura y óptima. La introducción gradual suele ser la mejor opción.

IDEA también alude a la necesidad de tomar en cuenta los costos no solo de adquisición, sino de mantenimiento, para evitar un perjuicio financiero y daño en la confianza hacia los entes electorales.

Atendiendo a la propuesta de IDEA, vale destacar que actualmente son varios los países que pueden servir de ejemplo a las naciones que no tienen herramientas para validar la identidad de los votantes, pues las empresas expertas en tecnología electoral han diseñado dispositivos o máquinas de votación que brindan la posibilidad de cumplir la premisa: un elector, un voto.

Dos casos destacados de la región son Brasil y Venezuela, países que lideran en el uso de la tecnología electoral en América Latina, al contar con modelos de voto electrónico que incorporan la identificación biométrica.

El gigante suramericano dispone de máquinas con teclado numérico que registran las huellas previo a la votación, mientras que en Venezuela se cuenta con un Sistema de Autenticación Integral (SAI), mecanismo provisto de captahuellas (identificadores biométricos) que permiten que la máquina de votación solo pueda ser desbloqueada tras la autenticación biométrica de los electores.

Con el uso de la tecnología se puede dejar claro que protegiendo la identidad de los electores, se está protegiendo al voto.

Anuncios

Misiones electorales destacaron transparencia del voto venezolano

Venezuela cuenta con voto 100% automatizado.

Venezuela cuenta con voto 100% automatizado.

Pasadas las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre en Venezuela, los diferentes grupos que se constituyeron en misiones para acompañar la realización de los comicios, adelantó impresiones de cómo transcurrió la jornada donde se renovaron los 167 curules de la Asamblea Nacional.

El común denominador de los documentos hasta ahora ventilados es que mientras el sistema electrónico venezolano ratificó su capacidad de brindar un sufragio 100% automatizado –autenticación del elector, votación, escrutinio y transmisión de resultados- existen algunas necesidades de orden institucional que deben ser atendidas para garantizar la equidad del proceso y aprovechar al máximo la tecnología de la que dispone el país.

El secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), Ernesto Samper, asumió la vocería de la misión electoral  y consideró que el 6D fue “una de las elecciones más transparentes y efectivas” que ha presenciado el ente multilateral.

“Estas fueron unas elecciones muy transparentes, casi que impecables en términos de episodios que hayan podido alterarlas de manera fundamental”, resaltó al decir que “quedó refrendado que el sistema electrónico de votos en Venezuela, con la constancia adicional de la papeleta que se deposita en una urna, le da un especial blindaje al sistema electoral, que lo convierte quizá en uno de los sistemas más sólidos de Latinoamérica”.

En el caso de otros de los 130 acompañantes invitados por el Consejo Nacional Electoral (CNE), la presidenta del Colegio de Periodistas de Chile, Javiera Olivera, expresó que los comicios del 6D fueron “un hito para mirar en América Latina”; mientras el periodista dominicano Mario Núñez destacó que en cada uno de los estados donde asistieron “fue notoria la alta participación ciudadana”.  A las urnas acudió 74,25 % del padrón electoral. Cabe destacar que el voto es totalmente voluntario en Venezuela, a diferencia de países como Brasil donde es obligatorio.

Por su parte, los expresidentes invitados por la coalición opositora, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Andrés Pastrana, de Colombia; Jorge Quiroga, de Bolivia; Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez, de Costa Rica; Mireya Moscoso, de Panamá; y Luis Alberto Lacalle, de Uruguay, saludaron en un comunicado la elevada asistencia a las urnas, pero dejaron ver el hecho de que por “decisiones políticas”, no se aproveche al máximo las capacidades del voto electrónico.

Criticaron que el CNE haya aprobado prorrogar una hora el plazo para votar, cuando la norma permite mantener las mesas abiertas mientras haya electores en cola. También lamentaron el poco equilibrio en los medios de comunicación oficiales y que el ente haya retrasado la entrega de resultados, puesto que los actores políticos señalaron que menos de tres horas después de culminado el proceso se pudo haber difundido el escrutinio.

“Es evidente que se tomaron decisiones por parte del órgano electoral que fueron denunciadas por uno de sus miembros (el rector Luis Emilio Rondón rechazó extensión del horario de votación) que hacen presumir que también hay una tarea importante de revisar las reglas del proceso electoral y también desde el punto de vista del funcionamiento del CNE”, señaló Chinchilla.

Por su parte Quiroga dijo que sorprendió la demora en la difusión de resultados, pues en el país se usa un modelo de voto electrónico que garantiza la rapidez, pero aludió que la pérdida del control legislativo por parte del Gobierno pudo retener más de la cuenta la emisión de los datos.

Ante estos comentarios, se hace necesario aclarar que en Venezuela la entrega de resultados no solo obedece al escrutinio automatizado y trasmisión al centro cómputo –que garantiza conteo rápido y seguro-, sino que el CNE estableció que hasta que no haya una “tendencia irreversible” de todos los cargos en disputa no se da el primer boletín oficial. Además antes de hacer público el conteo, el ente consulta con los actores políticos la información, lo que puede dilatar más la divulgación del escrutinio.

Los comentarios de las misiones electorales están en sintonía con el informe preliminar del Centros de Estudios Políticos de la UCAB y el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), donde se concluye que “la fortaleza del proceso electoral venezolano reside en el sistema automatizado de emisión y escrutinio del voto, y que su mayor debilidad está en la falta de equidad (el ventajismo oficial) de las condiciones de la competencia electoral”.

Los beneficios del voto electrónico

La Fundación Internacional para los Sistemas Electorales (IFES) y el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), realizaron un compendio de los beneficios del voto electrónico. En la escala elaborada, precisan que la seguridad, velicidad, auditabilidad, exactitud y flexibilidad son las ventajas que tiene la tecnología electoral, por encima del sufragio manual. Leer aquí.