Brasil va al balotaje confiado en su voto electrónico

La urna brasileña tiene teclado numérico y dispositivo para identificación biométrica, pero no imprime comprobante del voto.

El 28 de octubre Brasil no sólo elegirá un nuevo presidente de la República, sino que el electorado delineará el tipo de país que será en el corto plazo este gigante sudamericano. La importancia de la segunda vuelta comicial no se discute, y es por ello que el Tribunal Superior Electoral (TSE) ha puesto en marcha todo el andamiaje comicial para garantizar que el voto electrónico vuelva a funcionar a la perfección.

A diferencia de la votación del 7 de octubre, cuando los cargos en disputa superaron los 1.700, durante el balotaje, además del primer mandatario, solo se definirá el puesto de Gobernador en 13 estados y en el Distrito Federal, así como en 19 municipios se realizarán las elecciones suplementarias para escoger nuevos alcaldes y vice-alcaldes.

El TSE informó que para garantizar el proceso, la secretaría de tecnología de la información desarrolló el Programa de Múltiples Elecciones, que permite la programación de la urna electrónica con composiciones que varían según las exigencias de cada contienda y región. Es por esto, que dependerá de la localidad donde se encuentre el elector, el número de candidatos a elegir y el orden de votación que deberá seguir.

Brasil cuenta con una plataforma comicial regentada por el TSE (fabricación de máquinas de votación y administración del sistema de escrutinio y totalización), que le permite hoy por hoy disponer de una votación 100% automatizada –a excepción de la identificación biométrica que se aplica a la mitad del padrón, que totaliza 147,2 millones de electores.

Apalancado en esta realidad, el país volverá a votar con un modelo automatizado que se basa en una máquina con una pequeña pantalla y un teclado numérico en el que el sufragante marca los números asignados a su candidato, verifica su voto en la foto que aparece en la pantalla y presiona la tecla “confirmar”. Al cierre del proceso imprime varias actas con el resultado, y una es grabada en el disco magnético, la cual es transmitida en red segura del TSE. El sistema es sometido a varias auditorías y requiere de firmas electrónicas de todos los actores.

Para este proceso, adicionalmente el ente comicial y el Ministerio de Seguridad Pública dispusieron de una resolución que unifica criterios para la atención, registro y tramitación de denuncias relativas al mal funcionamiento de las urnas electrónicas, o cualquier otra eventualidad durante la votación, lo que permitirá documentar cualquier problema, a los fines de determinar su impacto en la elección, o los resultados.

Conocida la plataforma, este domingo Brasil usará 550 mil máquinas de voto electrónico. Además los ciudadanos pueden descargar una aplicación para teléfonos o tabletas del TSE para conocer las incidencias del proceso, y recibir en tiempo real los resultados. La automatización ha sido una aliada para esta nación, y el balotaje será una nueva oportunidad para confirmar la valía de la tecnología.

Anuncios

Brasil listo para unas nuevas elecciones generales automatizadas

Brasil cuenta con una urna electrónica, con teclado numérico y dispositivo de identificación biométrica.

Este 7 de octubre serán las elecciones generales de Brasil. Durante la jornada, esta nación desplegará una de las plataformas electorales más complejas del mundo, por el volumen de electores, la cantidad de cargos en disputa, y el entramado técnico y logístico que exige el proceso.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) suma meses de preparación, y volverá a usar el modelo de voto electrónico que estrenó en los años 90 y que lo ha colocado a la vanguardia de la tecnología comicial en el mundo.

Ficha Electoral

  • En estos comicios se votará para elegir el presidente de la República, diputados estadales, federales, senadores, gobernadores, vicegobernadores estatales, diputados de Asambleas Legislativas estatales, y de la Cámara Legislativa del Distrito Federal. En total serán más de 26 mil candidatos compitiendo por más de 1.700 cargos.
  • El TSE reportó que están llamados a votar 147,2 millones de brasileños. Del total, están obligados por la Constitución Federal los alfabetizados con más de 18 años y menores de 70, es decir 129,4 millones de ciudadanos. El mismo dispositivo constitucional prevé como facultativo el voto para los analfabetos, para los mayores de 70 años, así como para los jóvenes de más de 16 años y menos de 18 años. Este grupo representa a 17,8 millones de personas.
  • El padrón electoral está distribuido por los 5.570 municipios del país, así como en 171 localidades de 110 países.
  • Las cinco últimas elecciones presidenciales y seis municipales, a lo largo de 22 años, se realizaron a través de la urna electrónica diseñada por el TSE.
  • Brasil usará más de 550 mil máquinas de voto electrónico.

¿Cómo funciona el voto electrónico brasileño?

El proceso electoral brasileño es 100% automatizado –a excepción de la identificación biométrica, que en este proceso alcanzará a la mitad del padrón. La votación, el escrutinio, la totalización y transmisión de los resultados se hace a través de medios electrónicos.

Debido a que cada votante deberá realizar seis selecciones, el organismo electoral elaboró videos explicativos y simuladores, tanto para los ciudadanos residenciados en el país, así como para quienes viven fuera, a los fines de que todos estén preparados para los comicios.

Este domingo, se cumplirán diversos pasos para el ejercicio del derecho al sufragio y para completar el circuito del voto.

1.- Autenticación El votante deberá presentar su documento de identidad al llegar a la mesa de votación. En caso de sufragar en una de las ciudades que contarán con identificación biométrica (captación de la huella digital), en lugar de chequear los datos en un cuaderno electoral, el elector usará una máquina con el dispositivo que le permitirá constatar su identidad.

2.- Votación La máquina brasileña dispone de una pequeña pantalla y un teclado numérico en el que cada elector debe marcar el número asignado al candidato de su preferencia. Una vez hecha la selección, aparecerá la fotografía del aspirante, su nombre y siglas del partido político, lo que permite verificar el voto. De ser correcto, se debe presionar la tecla “confirmar” para ejecutar el sufragio o el botón de corrección para realizar cambios. Si no se desea sufragar por ninguno de los aspirantes, se puede pulsar la tecla “blanco”, o se tiene la alternativa de anular el sufragio, tecleando números al azar y apretando “confirmar”. Este proceso debe cumplirse para cada cargo en disputa, y tras el registro de todos los votos, la urna emitirá un pitido y la palabra FIN aparecerá en la pantalla.

3.- Escrutinio Los votos emitidos por los sufragantes son almacenados, en formato cifrado y con firma digital, en dos tarjetas de memoria (flash cards) y un disco magnético. Al cierre del proceso, las selecciones son escrutadas y los resultados se imprimen en varias actas. El disco magnético es entregado al TSE.

4.- Transmisión Completado el proceso de totalización e impresas las actas de escrutinio, la información del disco magnético es transmitida a través de una red segura y exclusiva para cumplir con la totalización de todos los votos en las computadoras de las oficinas regionales y del Tribunal Superior Electoral. La legislación brasileña permite que el ente publique en tiempo real los resultados en la WEB del organismo, y además se activará una app.

La novedad

La Organización de Estados Americanos (OEA) dispondrá, por primera vez, de una Misión de Observación Electoral en Brasil. La misma se desplegó la última semana de septiembre.

El organismo informó que el equipo está liderado por la expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla, y está integrado por 48 expertos.

La misión analizará los aspectos clave de la elección, incluidos la organización y tecnología electoral. Visitarán 13 estados para recabar información sobre los preparativos de los comicios y durante la jornada del 7 de octubre. Asimismo, seis personas observarán el voto en el exterior en seis países.

 

La tecnología será protagonista en las elecciones de Brasil y Perú

Brasil cuenta con una urna electrónica, con teclado numérico y dispositivo de identificación biométrica.

El próximo 7 de octubre coincidirán las elecciones generales de Brasil y las regionales y municipales de Perú. Ambos países usarán su propio modelo de voto electrónico; Brasil a nivel nacional y Perú en ciertos centros de votación.

Brasil

El primer domingo de octubre irán a las urnas los brasileños. Será la primera vuelta de unas elecciones generales –la segunda está programada para el 28– que los analistas califican de cruciales por la conflictividad política que arrastra esa nación.

Hoy por hoy, Brasil cuenta con una votación 100% automatizada. Además, utiliza identificación biométrica a la mitad del padrón. Es decir, a 73,6 millones de electores.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) asegura que el voto electrónico brasileño está preparado para cumplir la exigente jornada. Este modelo se basa en una máquina con una pequeña pantalla y un teclado numérico en el que el votante marca los números asignados a su candidato, verifica su voto en la foto que aparece en la pantalla y presiona la tecla “confirmar”. Al cierre del proceso imprime varias actas con el resultado de la votación y una es grabada en el disco magnético, la cual es transmitida en red segura del TSE. El sistema es sometido a varias auditorías y requiere de firmas electrónicas de todos los actores.

Estas serán las sextas elecciones presidenciales en las que se usa voto electrónico en Brasil, un país que se distingue en la región por sumar más de 20 años empleando exitosamente la tecnología electoral, y dando pasos para mejorarla en cada evento. En esta jornada, el principal avance es con la biometría, pues hace cuatro años apenas abarcaba 16,4% del padrón, 23,3 millones de electores, y ahora cubrirá a 50% del electorado.

Perú

En el caso peruano, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) anunció que utilizará voto automatizado en 39 circunscripciones para elegir 12.966 cargos, con lo cual estará duplicando el número de circunscripciones que emplearon máquinas de votación en 2016.

El sistema de este país consiste en una tarjeta que al ser introducida en el equipo, activa en la pantalla táctil las candidaturas. El elector presiona la opción de su preferencia y el sistema procesa y almacena el sufragio, para finalmente cerrar con la emisión de un comprobante en papel de la selección.

En las circunscripciones en las que se votará manualmente se aplicará el Sistema de Escrutinio Automatizado (SEA). En lugar de transcribir los resultados a las actas, se realizará en una computadora para transmitir el conteo a un centro de cómputo.

Con el aumento de distritos automatizados y el uso del SEA, el sistema de votación peruano será puesto a prueba.

En 2017, cuando se eligieron autoridades en 18 municipalidades, los procesos mostraron mejoría. Sin embargo, un año antes, en 2016, tanto el voto manual como el electrónico sufrieron importantes reveses: el primero por ser incapaz de responder a la exigencia que revisten los resultados cerrados -conteo preciso y rápido- y el segundo por la falta de renovación tecnológica.

Con este desempeño como referencia, el modelo del voto de Perú vivirá una nueva prueba, del cual puede depender que el país finalmente masifique su aplicación, o mantenga paralizada su adopción.