México avanza en dos proyectos de tecnología electoral

Foto: INE

México decidió postergar hasta 2018 la que hubiera sido su primera experiencia federal de voto electrónico vinculante: el sufragio en línea para los nacionales en el extranjero. Aunque la suspensión generó críticas en este sector de la población, las autoridades nacionales y estadales no han puesto freno al desarrollo y se aprestan a aplicar mejoras apalancadas en la tecnología.

En este orden de ideas, el Instituto Nacional Electoral (INE) anunció que la inscripción electrónica de migrantes será modernizado en el corto plazo.

De acuerdo a los últimos reportes del INE, de los millones de mexicanos que viven en el exterior –se calcula que al menos 10 millones están en Estados Unidos- apenas 300 mil han tramitado la credencial de elector, pero el ente comicial espera facilitar el empadronamiento, con la tecnificación del registro electoral, al punto de conseguir que unos 500 mil mexicanos se matriculen.

El ente comicial anticipa que el uso de la tecnología, como en otros sectores, estimule la participación. Por ejemplo, Reino Unido comprobó en 2015, que el registro automatizado y no el postal, era preferido por los electores.

Al proyecto del Registro Electoral mexicano solo le resta el visto bueno del Consejo General para ponerse en práctica, con lo cual los residentes en el extranjero podrán no solo usar la vía postal para inscribirse, sino optar por la plataforma tecnológica. Los requisitos que exige el INE son: acta de nacimiento, comprobante de domicilio y fotografía.

También en esta nación, la delegación de Cuauhtémoc en Ciudad de México, organiza para el próximo 25 de junio, una consulta electoral automatizada que dirimirá si el delegado Ricardo Monreal permanecerá en su cargo o deberá pedir licencia por su desempeño.

El Instituto Electoral (Iedf) prevé que para la jornada se use voto electrónico para reducir los costos al mínimo, y mejorar la participación. El consejero presidente del Iedf, Mario Velázquez, explicó que el mecanismo diseñado para ejercer el voto ciudadano está listo.

Se trata de un modelo de sufragio por internet que ya fue usado en el proceso de presupuesto participativo 2017. El organismo precisa que el mismo se basa en solicitar una contraseña con anticipación para entrar a la plataforma electrónica de votación, o acudir a los centros desplegados que contarán con equipos para permitir el sufragio.

De esta forma, mientras se analiza la viabilidad financiera del voto electrónico para migrantes, México prosigue el trabajo de automatizar algunas fases del proceso comicial –por ejemplo el registro electoral-, así como dar paso al uso de la tecnología en diversas regiones. Cada una de estas acciones es importante, de cara a dar paso a la automatización del sistema electoral.

El voto automatizado para emigrantes es la próxima apuesta

Ciudad de México adelanta un modelo de voto remoto. Foto: veracruzanos.info

El voto de los emigrantes suele levantar controversias en muchos países, no solo porque las leyes de diversas naciones limitan el ejercicio de este derecho político, sino además porque la logística que demanda el acceso al sufragio de estos electores, muchas obstaculiza la votación.

Para dar un vuelco a esta realidad, México, España y Portugal trabajan en la búsqueda de soluciones. En las tres regiones, el voto electrónico es evaluado como el medio a través del cual se pueden superar las limitaciones que dejan por fuera a los ciudadanos que deciden hacer vida en un país diferente al de origen, pero que no son indiferentes a la tierra donde nacieron.

En el caso mexicano, nación cuyos datos extraoficiales señalan que alrededor de 10 millones de nacionales viven solo en Estados Unidos, el Instituto Nacional Electoral (INE) anunció recientemente la implementación del voto en línea para sus ciudadanos residenciados en el extranjero en las presidenciales de 2018. Primeramente fue planificado para 2017, pero quedó programado para el próximo año.

De acuerdo con las autoridad es, esperan “dentro del marco legal con responsabilidad (…) presentar en tiempo y forma para el Proceso Electoral de 2017-2018 un modelo de voto a distancia fortalecido, haciendo los mayores esfuerzos para simplificar procedimientos y requisitos que hagan al modelo más ágil, eficiente y sencillo, para que puedan participar políticamente los compatriotas migrantes”.

Lo dicho por México se hace eco de los reclamos recurrentes de los electores en el extranjero, pues usualmente enfrentan dificultades para registrarse y validar su condición de votantes, principalmente por la exigencia de algunas de naciones de tener residencia legal o por temor a revelar su estatus migratorio.

Aunado a esto, hay obstáculos de orden técnico y logístico que frenan el ejercicio democrático. En este punto, se cuenta la recepción de material electoral erróneo en las representaciones diplomáticas y la ubicación de los centros electorales, los cuales suelen ser los consulados o embajadas, ubicados a grandes distancias de donde viven muchos ciudadanos.

Para sortear estos problemas, Portugal planteó implementar un modelo de voto electrónico dirigido a sector de la población. Esta nación alude que en los más recientes comicios, las legislativas de octubre de 2015, sólo 11,68% de los 242 mil 852 electores residenciados fuera de su territorio votaron.

El país luso considera urgente “paliar un problema que disminuye la capacidad de participación electoral de los nuestros emigrantes”, mediante la introducción del censo vía postal o por Internetpara agilizar el registro, y además la introducción del voto electrónico como alternativa al sufragio presencial y por correo.

Finalmente España, especialmente los catalanes, vienen demandando la falta de legislación que rija la participación política de los emigrantes, así como la ausencia de un mecanismo tecnológico que erradique las dificultades que reviste organizar comicios fuera del territorio nacional.

Mientras estas tres naciones avanzan en sus discusiones internas pueden usar para el debate las experiencias de voto electrónico para emigrantes en otros países. Solo hay que acercarse a los casosde Suiza y Filipinas, donde con diferentes modelos de automatización, garantizan la igualdad electoral entre quienes residen en sus territorios y los nacionales que viven en el extranjero.

Los suizos residenciados fuera del territorio usan voto por internet. El esquema contempla que los votantes reciban, a través del servicio postal, su material electoral y una contraseña de seis cifras, de manera que una vez conectado en la Web designada, el votante la introduce para tener acceso a la boleta y emitir el sufragio.

Por su parte, la Comisión de Elecciones Filipina (Comelec) replicó el voto electrónico que estrenó exitosamente en 2010 a siete de los países que albergan a sus conciudadanos, a saber, China (Hong Kong); Singapur; Emiratos Árabes Unidos (Abu Dabi y Dubái); Arabia Saudita (Riad y Jeddah) y Kuwait.

 

Exactitud y rapidez electoral, una tarea pendiente en México

México debió recontar  60% de las casillas durante elecciones federales.

México debió recontar 60% de las casillas durante elecciones federales.

México acudió a las urnas –este 7 de junio- y tras cerrarse la votación hubo sorpresas: en vez de ofrecer resultados, el Instituto Nacional Electoral (INE) se vio obligado a anunciar el recuento de votos más grande de su historia, en 60% de las casillas instaladas.

Desafortunadamente, en algunos estados, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) sufrió retrasos debido a los procesos coordinados por el INE. La falta de capacitación que impartió el organismo a los funcionarios de casilla que, por primera vez, debieron contar los votos de tres elecciones en una sola casilla generó un fuerte retraso en la entrega de las actas a los centros de digitalización. Debió transcurrir una semana para conocer el cómputo definitivo de votos.

A pesar de que las autoridades celebraron la participación del 48% del padrón electoral, las preocupaciones por el sistema electoral se hicieron sentir luego que el organismo admitiera que aprobó revisar la votación de más de 88 mil mesas, en algunos casos de manera parcial y en otras, de manera total.

El reporte interno de los recuentos mostró que de las 88.444 casillas que se abrieron, en 22.963 la diferencia entre el primero y segundo lugar era inferior al número de votos anulados. Además, en 48.057 casos se procedió a verificar el conteo porque el número de votos no coincidió con el número de votantes; mientras 9.929 de las casillas simplemente no tenían acta. Todo esto demuestra una capacitación muy deficiente de los funcionarios de casilla, pero sobre todo, demuestra que el voto manual trae consigo grandes desventajas tanto para el elector, como para quien cuenta los votos.

No debería sorprender que el transporte de miles de actas a los cientos de centros de consolidación y procesamiento de resultados se convierta en una tarea engorrosa. Estos problemas logísticos que tuvo el INE y que afectaron al Programa de Resultados Preliminares, que no es otra cosa que un conteo no oficial de votos que se efectúa y divulga el mismo día de las elecciones, causaron confusión y desconfianza en la población.

Toda esta situación obligó a las autoridades a extender el escrutinio oficial por siete días. No fue sino hasta el 14 de junio cuando finalmente se entregaron los resultados electorales definitivos.

Lo descrito anteriormente no deja lugar a dudas de que México está en una encrucijada: permanecer enquistado en un obsoleto sistema de votación manual o dar un mayor protagonismo a la tecnología electoral. La adopción de un modelo automatizado –de escrutinio o votación-, no solo execraría el doble conteo y eliminaría todos estos problemas, pues la totalización sería rápida y exacta; sino que suprimiría los resultados preliminares, y permitiría a las autoridades anunciar ganadores oficiales a tan solo horas de cerrarse la votación.

México sabe que debe avanzar, y por ello realizó durante esta jornada un piloto de voto electrónico que pone al país frente a la posibilidad de superar el atraso electoral y equipararse a otros países de la región con dilatada y exitosa experiencia en automatización, como Brasil, Estados Unidos y Venezuela. Sin embargo, su aplicación no solo requerirá la disposición de las autoridades –reforma legal y asignación de presupuesto- sino de la presión de los actores políticos y grupos civiles, pues la defensa del voto, es una empresa que debe ser asumida por todos.