América Latina con nota regular tras un agitado año electoral

A lo largo de 2018, más de 1 mil 200 millones de personas alrededor del mundo participaron en 110 elecciones en más de 80 naciones.

En América Latina, el año también estuvo movido, ya que 10 países –Ecuador, Costa Rica, El Salvador, Colombia, Guatemala, Paraguay, México, Perú, Brasil y Venezuela- cumplieron procesos comiciales.

El saldo de los eventos en la región es variado. Mientras algunos sortearon las justas comiciales sin mayores inconvenientes, otros vivieron procesos muy cuestionados.

Brasil

Brasil cuenta con una urna electrónica, con teclado numérico y dispositivo de identificación biométrica.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) obtuvo un nuevo reconocimiento este año por el uso exitoso del voto electrónico.

Estas fueron las sextas elecciones presidenciales automatizadas, en un país que se distingue en la región por sumar más de 20 años empleando exitosamente la tecnología electoral, y dando pasos para mejorarla en cada evento.

En esta jornada, el principal avance fue la biometría, pues hace cuatro años apenas abarcaba 16,4% del padrón, 23,3 millones de electores, y ahora cubrió 50% del electorado, es decir, más de 73 millones de votantes.

Los resultados oficiales, que incluían la opinión de unos 150 millones de votantes, estuvieron publicados en línea a unas pocas horas del cierre de la votación.

Costa Rica

Este país decidió el año pasado retrasar la implementación del voto electrónico por falta de presupuesto, lo que lo obligó a repetir el uso del voto manual. Aunque el proceso no presentó mayores problemas, el uso exitoso de tecnología biométrica para la autenticación de los votantes demostró los beneficios que trae la modernización electoral.

Colombia

Los colombianos votaron en marzo para elegir senadores y miembros de la Cámara de Representantes para el periodo 2018-2022. Los comicios dejaron un balance que debe ser considerado para futuras elecciones, ya que casi un mes después, los electores seguían sin conocer el escrutinio definitivo. En Colombia los anuncios realizados la noche de la votación corresponden a un conteo no oficial. Este preconteo es de carácter informativo y carece de validez frente a la totalización oficial que se divulga semanas después.

Aunque en muchas ocasiones este retraso ha minado la confianza ciudadana, es poco lo que Colombia pueda hacer mientras mantenga un modelo de voto manual que impide agilizar y asegurar un escrutinio transparente al cierre de la elección.

El Salvador

Los salvadoreños están tratando de revertir experiencias pasadas y para las elecciones de diputados a la Asamblea Legislativa en marzo pasado, utilizaron escáneres para digitalizar las actas y un sistema de acopio de resultados para procesar y totalizar las actas. El proceso se cumplió con nota regular, pues la jornada inició con gran retraso.

La misión de observación de la Unión Europea dejó ver algunos de los elementos que debe optimizar este país, pues le recomendó “mejorar la coherencia del proceso de escrutinio de resultados finales, estableciendo criterios claros para la revisión de los resultados en las actas, corrección de errores y apertura de urnas”.

México

Foto: bambapolitica.blogspot.com

Las elecciones mexicanas de julio pasado dejaron un saldo deficiente. Las fallas en los procesos de escrutinio y publicación de resultados ameritan que se revise detalladamente cómo mejorar estos pasos, especialmente cuando se vislumbra que vendrán nuevos comicios a mediano y largo plazo.

En principio, un elemento que deberá ser considerado es el del conteo. En lugar de disponer de un solo mecanismo seguro, rápido y transparente, México utiliza hasta tres. Además del oficial, que tarda semanas en realizarse, aplica dos sistemas paralelos para obtener resultados preliminares, es decir, sin efectos jurídicos.

En el caso de los mecanismos que arrojan datos extraoficiales, se debe decir que a pesar que el conteo rápido funcionó relativamente bien en la carrera presidencial, gracias al amplio margen de diferencia entre los candidatos, la incertidumbre reinó durante días sobre los otros 18 mil puestos en disputa, mientras que el Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep), presentó serios inconvenientes, generando violencia y desconfianza en diversas regiones.

Paraguay

Aunque Paraguay cuenta con una norma que habilita la implementación de voto electrónico desde 2013, este año nuevamente limitó el uso de tecnología a la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), sistema ideado no para brindar resultados definitivos y oficiales, sino un escrutinio no vinculante.

Durante la jornada de abril, los resultados cerrados pusieron a prueba la paciencia y credibilidad de los electores, así como la experticia de las autoridades. Aunque surgieron voces negativas, los comicios terminaron sin problemas.

Perú

Perú dio un nuevo paso al frente en su camino a la modernización electoral cuando aplicó el voto electrónico en 39 circunscripciones para elegir 12.966 cargos. De esta forma, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) duplicó el número de circunscripciones automatizadas que se utilizaron en 2016, y además lo hizo de manera exitosa, pues la tecnología no solo facilitó el ejercicio del sufragio, sino que permitió a todas la regiones que usaron máquinas obtener resultados, rápido, seguros y transparentes.

Venezuela

La decadencia de la institucionalidad electoral en Venezuela ha puesto en jaque a un sistema comicial que fue sinónimo de exactitud y modernidad. Recordemos que Jimmy Carter, ex presidente de los Estados Unidos y fundador del Centro Carter, lo había catalogado como “el mejor del mundo”.

Desde que se implementó el voto electrónico en 2004, y hasta la elección de la Asamblea Constituyente de 2017, nunca había habido una inconsistencia entre el acta impresa y el acta electrónica de cada máquina de votación. Sin embargo, en esa elección, el proceso fue cuestionado por expertos y políticos dentro y fuera de la nación. Además, la misma empresa que por 14 años proporcionó la tecnología electoral, denunció que el organismo comicial anunció resultados de participación diferentes a los arrojados por su sistema.

Con esta impronta, en 2018 se realizaron elecciones presidenciales y municipales, caracterizadas por una baja participación. Dependerá del esfuerzo conjunto de autoridades, actores políticos y electores, que el país vuelva a contar con elecciones limpias y confiables.

 

Anuncios

Paraguay incluye el voto electrónico en su agenda de reforma electoral

Foto: Radio Panamá

Paraguay adelanta una reforma electoral para modernizar su sufragio, sumándose así a países de la región como Guatemala y Honduras que están trabajando modificaciones de su normativa comicial.

A comienzos de mes los actores políticos y sociedad civil organizada se sentaron a dialogar con el Gobierno para establecer la que puede ser la agenda que permita la transformación del sistema de votación.

El temario que está siendo debatido abarca materias como el desbloqueo de listas -suprimir el uso del método D’Hont-, la integración de las mesas y el uso de la tecnología electoral, voto electrónico y el registro biométrico de electores.

Aún es prematuro estimar qué decidirán las fuerzas políticas y civiles sobre el futuro comicial de Paraguay -se espera que la reforma entre en vigencia para los comicios municipales de 2020- sin embargo es imperativo hacer ver que el país requiere avanzar para mejorar la percepción del electorado, ya que la última cita con las urnas dejó dudas y temores.

En abril pasado, los paraguayos asistieron a unas elecciones generales para renovar más de 300 cargos en todos los ámbitos del poder: ejecutivo, legislativo, regional y local, pero los resultados cerrados trajeron denuncias de fraude que hoy siguen afectando la credibilidad no solo del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), sino del Gobierno electo en esos comicios.

Estas situaciones son las que se quieren superar adoptando un modelo de voto electrónico que genere confianza y se adapte a las necesidades del país. Actualmente Paraguay usa sufragio manual, y dispone de un mecanismo denominado Trasmisión Digital de Actas de Resultados Electorales Preliminares (TREP), que se basa en la digitalización de las actas de votación, que son enviadas a través de internet para ser difundidas en tiempo real.

Los resultados del TREP son preliminares, y por ende extraoficiales. En 2013 este mecanismo colapsó generando problemas de confianza en el conteo, mientras este año no fue de ayuda para aliviar la incertidumbre dejada por una escrutinio muy reñido.

En su momento, la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE-UE) indicó que existió una buena administración de las elecciones de abril, pero advirtió que las mismas se desarrollaron en un “contexto de debilidad institucional”.

Esta dinámica electoral es la que Paraguay debe superar, junto a los problemas y vicios del voto manual. El debate sobre la reforma legal se presenta como la ocasión ideal y el momento propicio -a dos años de los próximos comicios- para darle un mayor protagonismo al uso de la tecnología, por ser la única vía que le va a permitirá facilitar el sufragio, blindarlo del fraude y garantizar la entrega de resultados seguros y oficiales de forma expedita.

Paraguay también impulsa una reforma electoral

Paraguay se cuenta entre los países de la región que evalúan llevar adelante una reforma electoral. El artículo que le dejamos a continuación analiza todas las aristas que suponen este debate. El camino apenas comienza para esta nación, pero ya comenzó a ser recorrido. Aquí la reseña.