Se abre una nueva opción para el voto electrónico en México

Foto: bambapolitica.blogspot.com

México es un país que se distingue por ser una de las economías más fuertes de la región, por tener una de las mayores densidades poblacionales y ostentar importantes indicadores de gobernabilidad, pero cuando se trata de su modelo de votación, muestra un rezago sustancial frente a sus pares.

Este desequilibrio es el que pretende revertir el nuevo gobierno mexicano. Morena el partido del presidente Manuel López Obrador, anunció que presentará un proyecto de Ley de Ciudadanía Digital, que entre varias áreas de impacto, habilitará el uso del voto electrónico.

Por ahora se desconocen los detalles de la normativa, pero sobre la automatización electoral, la iniciativa indica que todos los procesos comiciales podrán realizarse a través de la tecnología.

Las deficiencias del más reciente proceso electoral -las presidenciales del 1° de julio- pusieron bajo la lupa la necesidad de corregir fallas en los procesos de escrutinio y publicación de los resultados. Actualmente, México en lugar de disponer de un solo mecanismo de conteo seguro, rápido y transparente, utiliza hasta tres. Además del oficial, que tarda semanas en realizarse, aplica dos sistemas paralelos para obtener resultados preliminares, que no tienen efectos jurídicos.

En el caso de los mecanismos que arrojan datos extraoficiales, se debe decir que a pesar que el conteo rápido funcionó relativamente bien en la carrera presidencial gracias al amplio margen de diferencia entre los candidatos, la incertidumbre reinó durante días sobre los otros 18 mil puestos en disputa, mientras que el Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep), presentó serios inconvenientes.

El camino que debe recorrer México para implantar un sistema comicial moderno, efectivo y transparente no será fácil, pues primero se requerirá la aprobación de la iniciativa de Ley que elevará el partido de Gobierno. También se necesitará que el organismo comicial sea provisto de presupuesto suficiente para cumplir dicho eventual mandato legal.

Los ciudadanos están esperando. Basta aguardar que las autoridades y los políticos se pongan de acuerdo y abonen el camino para que México modernice sus elecciones.

Anuncios

México cierra ciclo electoral con tareas pendientes

El cambio político experimentado en México tras las elecciones del pasado 1° de -por primera vez  la izquierda llegó al poder– ha eclipsado el deficiente proceso técnico que tuvo a lugar durante la elección. Las fallas en los procesos de escrutinio y publicación de los resultados ameritan que se revise detalladamente cómo mejorar estos pasos, especialmente cuando se vislumbra que vendrán nuevos comicios en el mediano y largo plazo.

En principio, un elemento que deberá ser considerado es el del escrutinio. En lugar de disponer de un solo mecanismo de conteo seguro, rápido y transparente, México utiliza hasta tres escrutinios. Además del oficial, que tarda semanas en realizarse, realiza dos sistemas paralelos para obtener resultados preliminares, es decir, sin efectos jurídicos.

En el caso de los mecanismos que arrojan datos extraoficiales, se debe decir que a pesar que el conteo rápido funcionó relativamente bien en la carrera presidencial, gracias al amplio margen de diferencia entre los candidatos, la incertidumbre reinó durante días sobre los otros 18 mil puestos en disputa, mientras que el Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep), presentó serios inconvenientes.

Específicamente sobre el Prep, se conoce que las provincias de Yucatán y Guanajuato fueron unas de las que registraron más fallas, por lo que los datos de este sistema no permitieron calmar la inquietud de los electores. Se debió esperar al cómputo definitivo y oficial que en casi todo el país inició el 4 de julio, y que varios días después seguía actualizándose.

Este retraso para conocer los ganadores generó graves problemas en diversas regiones. Una de ellas fue Puebla, donde tras una semana de violencia y señalamientos, el candidato perdedor anunció que impugnará el escrutinio ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

A la luz de estos acontecimientos, se hace evidente que a México le ha servido muy poco tener dos mecanismos de conteo preliminar y un cómputo oficial que inicia varios días después de las elecciones. Ninguno alivia la incertidumbre, sino que más bien activan las dudas y la desconfianza, que solo un escrutinio oportuno y seguro pueden evitar.

Dos consejeros del INE, Ciro Murayama y Marco Baños, no escondieron las fallas e inconvenientes, por lo que apuestan a que el organismo impulse la modernización del sufragio mediante la instrumentación de un modelo de voto electrónico.

Argumentan que ni los conteos tienen que retrasarse días ni se debe someter a miles de ciudadanos a recontar sufragios para obtenerse los resultados finales, cuando con la tecnología electoral se puede garantizar un proceso pulcro y rápido.

México votará en las elecciones más grandes de su historia

Este domingo, 1º de julio, los mexicanos celebrarán los comicios más grandes de su historia, dada la cantidad de cargos en disputa, los cuales suman 629 en el ámbito federal y 17.670 a nivel local, para un total de 18.299. La magnitud del proceso se debe a que coincidieron las elecciones de estos dos espacios territoriales en 30 de los 32 estados del país, incluida la capital.

A pesar de la violencia que ha caracterizado el preámbulo de las elecciones, el Instituto Nacional Electoral (INE) estima que el proceso se desarrollará sin problemas, al punto que espera una instalación de casillas puntual, y la entrega de resultados sin inconvenientes.

Ficha electoral

  • El 1º de julio están llamados a votar332.031 electores.
  • 256 están facultados para votar desde el extranjero desde 120 países. Sin embargo, se estiman en más de 10 millones los mexicanos fuera del territorio nacional.
  • En estos comicios se darán dos tipos de elección, las federales con la elección del nuevo presidente del país, y la renovación de las dos Cámaras del Congreso. Es decir, 500 diputados y 128 senadores, y además las locales, donde se elegirán ocho gobernadores y la autoridad de la capital, 972 diputaciones, 1.596 presidencias municipales, 16 alcaldías, 1.237 concejales, 1.664 sindicaturas, 12.013 regidurías, 19 regidores étnicos, 24 presidencias de juntas municipales, 24 síndicos y 96 regidurías locales.
  • El INE registró la participación de 18 mil 299 candidatos optando a cargos federales y locales. En el primero de los casos suman 3.499 aspirantes.
  • En el proceso trabajarán 1.398.903 funcionarios para trabajar en 156.849 casillas.
  • El INE reporta haber aprobado 24.648 solicitudes de observación electoral.
  • En cuanto al material electoral, el organismo comicial estimó producir 281.702.835 boletas, así como 1.277.492 actas de casilla.
  • A la presidencia están aspirando Andrés Manuel López Obrador, exalcalde de Ciudad de México; el cinco veces ministro José Antonio Meade; Ricardo Anaya; y el exgobernador Jaime Rodríguez.

¿Cómo votan los mexicanos?

A pesar de los tropiezos que ha mostrado el voto manual en México, el país no ha dado un paso al frente para automatizar sus procesos. Recordemos que en los comicios parlamentarios de 2015, el INE se vio obligado al recontar los votos de 60% de las casillas.

Por ahora, el ente comicial ha diseñado un proceso sencillo, en el marco de las elecciones más complejas que haya organizado, por la multiplicidad de cargos en carrera.

  1. Para este domingo es necesario que cada lector constate si se encuentra en la base de datos de la lista nominal en la página dispuesta por el INE. Sólo podrán ejercer su derecho al sufragio quienes estén incluidos en la misma.
  2. Los votantes también pueden informarse sobre la dirección de la casilla electoral a la que deben acudir en la plataforma habilitada en Internet por el INE.
  3. Las personas que se encuentren lejos de su domicilio, fuera de su ciudad o estado, podrán sufragar desde una casilla especial.
  4. Conocido los datos básicos para asistir a las urnas, los mexicanos deberán presentar su credencial para votar y mostrar el dedo pulgar derecho para asegurarse de que no han emitido su voto, pues al término del proceso será pasado por tinta indeleble.
  5. Cada elector recibirá varias boletas electorales: una para elegir presidente, dos más para diputados federales y senadores. Además, dependiendo del estado donde se vote, se elige gobernador, diputados locales y ayuntamientos, por lo que podrían entregarse tres boletas más.
  6. Recibidos los tarjetones, el elector se dirige a la mampara de votación, donde tendrá que marcar con una “X” la opción deseada y depositar las boletas en las urnas correspondientes.
  7. Al salir, los funcionarios de casilla marcarán con tinta indeleble el dedo pulgar del votante como comprobante de la emisión del voto.

Datos de seguridad

De acuerdo al INE, las boletas electorales se hacen en papel seguridad con sello de agua, fibras visibles e invisibles, así como reactivos para evitar su distorsión.

En cuanto a la acción de votar, las autoridades aclaran que un voto se considera válido a favor de un partido cuando el elector marca un solo recuadro o emblema de partido político. También son sufragios válidos para candidato de coalición cuando el elector marca dos o más recuadros, siempre y cuando exista coalición entre los partidos cuyos emblemas marcó.

Es de destacar que las boletas de votación pueden quedar anuladas si presentan algunos tipos de marcas. Por ejemplo, si en el tarjetón se marcan dos o más recuadros de partidos que no forman una coalición la selección se considera nula. También si se marcan dos o más tarjetas con nombres de diferentes candidatos, o si el elector marca toda la boleta electoral, o si el elector no hizo ninguna marca.

¿Cuándo se conocerán los resultados electorales?

A través de su consejera, Pamela San Martín, el INE explicó que los resultados se darán a conocer de tres formas diferentes: el día de la elección se publicarán los datos del conteo rápido; mientras que al día siguiente, es decir, el 2 de julio, es que el país dispondrá de un segundo escrutinio, que tampoco es definitivo. Será entre el 4 y el 8 de julio cuando se cumplirá el cómputo de votos oficial.

La funcionaria explicó que el conteo rápido permitirá determinar las tendencias de la votación y obtener resultados la misma noche de las elecciones. Advirtió que estos resultados tienen un carácter meramente informativo. Específicamente se trata de un programa que publica resultados preliminares, sin efectos jurídicos; por tanto, no declara la votación final.

Un segundo formato de presentación del escrutinio no definitivo lo arrojará el Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep), el cual según el INE “durará un máximo de 24 horas; iniciando la publicación de resultados a las 20:00 horas (tiempo del Centro), después del cierre de todas las casillas en el país”, y se basará en la captura, digitalización y publicación de las actas. Los resultados del Prep se conocerán con exactitud en la mañana del lunes 2 de julio, aunque el proceso podrá ser consultado en cualquier momento a través de su sitio web.

En cuanto al cómputo de votos que será definitivo y otorgará validez oficial a los resultados de los comicios del 1° de julio, iniciará el 4 de ese mes y concluirá el 8. Según una publicación divulgada por el consejero del INE, Ciro Murayama, el mismo es la suma que realiza el Consejo Distrital de los resultados asentados en las actas de escrutinio, y cómputo de las casillas en cada distrito electoral, pero será publicado siete días después de pasados los comicios.

Conocido el alcance y organización de las elecciones mexicanas, es evidente que ante la falta de decisión en procura de modernizar el sistema de votación, el país insistirá en el sufragio manual y en herramientas como los escáneres para divulgar las actas electorales.

Esta nación se sigue acercando al momento donde tendrá que decidir si permanece enquistada en un obsoleto sistema de votación manual o da un mayor protagonismo a la tecnología electoral para blinda el voto.