Chile se alista para su primera votación en medio de la pandemia

El próximo 25 de octubre Chile realizará el referendo constitucional que suspendió en abril por los  efectos de la pandemia. Para llevar a cabo la elección, pondrá en práctica un protocolo de seguridad sanitaria, que por los momentos, está dejando fuera a los electores que han dado positivo por coronavirus.

El Ministerio de Salud y el Servicio Electoral (Servel) dieron a conocer las medidas de resguardo y protección aprobadas para evitar la propagación del virus. En principio establecen que los electores contagiados con COVID-19 no están invitados a participar. La controvertida decisión está siendo debatida en el Congreso, pues se busca que todos los votantes tengan las mismas condiciones y facilidades, independientemente si están contagiados o no.

Sobre el plan de seguridad sanitaria,  el mismo incluye que el plebiscito se efectuará en una sola jornada de votación, y con horario extendido hasta 12 horas. También garantiza la entrega del kit de protección para todos los trabajadores electorales -con alcohol gel, mascarillas, guantes-, así como la decisión de que las cámaras donde se vota no tengan cortinas y que los electores puedan sufragar con su propio lápiz.

Los adultos mayores de 60 años tendrán horario exclusivo, entre las 14:00 y 17:00 horas, y en el resto del día gozarán de trato preferencial. Electores y trabajadores estarán obligadas a mantener la distancia de seguridad de un metro. El Gobierno, además decidió extender el estado de catástrofe que venció el 15 de septiembre, por 90 días más, por lo que el plebiscito se concretará en el marco de esta medida especial.

Para esta consulta, Chile descartó el uso de voto electrónico por la proximidad de la jornada, pero el proyecto de automatizar sigue en agenda. El país arrastra desde hace años una apatía electoral que sin importar los comicios que se estén celebrando, los electores simplemente optan por quedarse en casa, lo que debilita al sistema democrático.

Las autoridades están conscientes de la necesidad de modernizar su modelo de votación, por lo que adelantaron que “es deseable” aplicar reformas que pongan a tono el sufragio con los nuevos tiempos.

El plebiscito, y las exigencias que demanda la pandemia, pueden convertirse en el impulso que necesita Chile para modernizar sus elecciones.