Piden más tiempo para la reforma electoral española

Aunque desde mayo pasado la subcomisión del Congreso que evalúa la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) está trabajando, ha planteado una prórroga de seis meses para continuar con la labor. La solictud dilatará los eventuales cambios que buscan fortalecer el sistema de votación español. Aquí la nota.

Anuncios

Chile votará con la expectativa de mejorar la participación electoral

Chile irá a elecciones generales en un mes y los detalles organizativos van a la par de la expectativa sobre la participación. La abstención crónica que padece la nación colocó el año pasado los reflectores sobre la necesidad de modernizar el sufragio, pero la realidad es que el 19 de noviembre no habrá cambios en el proceso.

El Servicio Electoral (Servel) reportó que para elegir al presidente, 155 diputados, 50 senadores y cientos de consejeros regionales, dispuso de una infraestructura que contempla 2 mil 156 locales de votación que albergarán 42 mil 890 mesas receptoras de sufragios; mientras en el extranjero serán habilitados 110 locales y 162 mesas.

De acuerdo al organismo, todo está a preparado para que más de 14 millones de chilenos acudan a las urnas, y reviertan la apatía electoral que en los últimos comicios –municipales de octubre de 2016– estuvo alrededor de 65% de ausentismo.

Esta estadística motivó al ex presidente y actual candidato Sebastián Piñera y a la Fundación Avanza Chile a presentar a finales del año pasado al Gobierno un proyecto de voto electrónico “anticipado” para futuras elecciones en Chile, con el fin de incrementar la participación ciudadana y corregir fallas como tarjetones de difícil manejo.

La propuesta abarca adoptar un modelo automatizado de votación –no especificado- que habilitaría el sufragio 15 días previos a la elección y cerraría cinco días antes. Estaría diseñado para comicios o plebiscitos.

Aunque esta iniciativa abrió la puerta a que el país exalte sus fortalezas –estabilidad democrática y credibilidad institucional-, facilitando con la tecnología el proceso de votación a sus electores, por ahora Chile volverá a las urnas sin siquiera iniciar un proceso de exploración de un modelo de sufragio que estimule la asistencia comicial, y fortalezca el sistema.

Pese a esto, sabiendo que la tecnología es un aliciente porque mejora el acceso y facilita el proceso de votación, la propuesta y la posibilidad están servidas para los siguientes comicios.

Reforma política colombiana da un primer paso hacia el voto y registro electrónico

Con mas 32mil millones que costaron las consultas internas de partidos a nivel nacional y 491.687 personas aptas para votar en cucuta, muy poca fue la gente que acudio a los 185 puestos de votacion habilitados. (foto: La Opinion – Schneyder Mendoza)

Más de un mes y nueve sesiones le tomó a la Comisión Primera de la Cámara colombiana votar la reforma política, que es uno de los puntos más álgidos del acuerdo de Paz firmado por el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

De acuerdo a los reportes, a la plenaria de la cámara pasó un proyecto que contempla modificaciones importantes al ecosistema electoral colombiano.

El documento entregado, mantuvo el alcance del artículo 15, donde no solo se exalta el voto como un derecho y un deber ciudadano, sino que se acuerda que “la ley establecerá estímulos y acciones pedagógicas para promover su ejercicio”, y además que se cumplan sus principales características, que sea universal, directo y secreto, “sin perjuicio del uso de medios electrónicos o informáticos”.

En ese sentido, el texto que será abordado por la plenaria de la Cámara ratifica el anhelo de Colombia de modernizar sus procesos electorales mediante la automatización del voto. El parágrafo 2º estipula que “se podrá implementar el voto electrónico para lograr agilidad y transparencia en todas las votaciones”, mientras el parágrafo 3º indica que se establecerá el mecanismo de inscripción y voto a través de medios digitales, el cual iniciará con las personas residentes en el exterior.

Además la norma abarca reglas para la creación de partidos, la nueva organización electoral y el financiamiento de las campañas. A la par fue aprobado el registro de proveedores de servicios en campaña, la prohibición de la contratación de transporte para el día de elecciones y eventos masivos, la declaración pública de los particulares que hagan aportes a las campañas y la sanción penal para los candidatos, gerentes de campaña y directivos de los partidos cuando se violen las reglas.

Con la aprobación del proyecto, el país rompe el silencio que mantenía desde 2016 sobre la modernización del sistema de votación. Hasta esa fecha se trabajó de manera intermitente con una comisión asesora para la implementación de la tecnología, llegándose incluso a lanzar una convocatoria internacional que fue respondida por 16 empresas para delinear una prueba piloto de sufragio automatizado.

A pesar que este parece ser un importante paso hacia una mayor integridad electoral, cabe recordar, que la lucha colombiana por modernizar el sufragio se ha detenido en variadas ocasiones. Esperemos que este nuevo ímpetu la lleve a dejar atrás un sistema que ha perjudicado la transparencia de los procesos electorales en demasiadas oportunidades.