Negociaciones de paz posicionan debate sobre voto electrónico en Colombia

El voto manual y el pre-conteo han sembrado dudas en los resultados de elecciones colombianas. Foto: www.elnuevoherald.com

El voto manual y el pre-conteo han sembrado dudas en los resultados de elecciones colombianas. Foto: http://www.elnuevoherald.com

En las últimas semanas Colombia ha retomado con fuerza el debate sobre el voto electrónico. De acuerdo a los expertos, como consecuencia de las negociaciones de paz que adelanta el Gobierno con los grupos irregulares, es necesario el fortalecimiento de las garantías electorales.

La discusión ha germinado de la mano de las fricciones entre el magistrado del Consejo Nacional Electoral (CNE), Armando Novoa y el registrador nacional, Juan Carlos Galindo por los retrasos en la aplicación del voto electrónico. Un grupo de senadores ha anunciado que llevará a los tribunales a las autoridades por estar en mora con el uso de la tecnología.

El país neogranadino cuenta desde 2004 con una Ley que permite automatizar las elecciones, pero ante la falta de voluntad para modernizar el sufragio, ha tenido que insistir en el uso de un sistema electoral que le ha traído serios problemas: uso parcial de identificación biométrica, voto manual, preconteo (resultados iniciales de carácter meramente informativo) y la digitalización de las actas de votación para colocarlasa disposición de la ciudadanía en el portal de la Registraduría.

A la luz de esta realidad y la realización de un eventual plebiscito por la paz, el magistrado Novoa lanzó el primer dardo sobre la materia, acusando al Registrador que no solo la falta de recursos ha frenado el voto electrónico, sino también su opinión de que esta tecnología no es conveniente para Colombia. Le recordó que la automatización “no es una opción”, sino un deber legal.

En paralelo columnistas de diversos diarios atizaron las llamas. El constitucionalista Germán Calderón España esgrimió los costos que supone el voto manual, frente al sufragio electrónico y sus malos resultados, mientras Pedro Luis Zambrano sacó a colación que los contratos públicos del voto manual mantienen detenida la automatización.

Por su parte un grupo de senadores anunció que activará acciones legales para exigirle al Registrador Galindo que cumpla con la Ley.El grupo afirma que “es urgente que exista la implementación de voto electrónico y un sistema biométrico que brinde garantías y transparencia en los comicios electorales, con el fin de reducir los índices de fraude y otros delitos electorales, así como de corrupción”.

Hasta ahora Colombia está a la espera de los resultados de la comisión asesora para la implementación de la tecnología. Sin embargo, esta instancia multidisciplinaria suma casi dos años sin reunirse, habiendo incluso lanzado una convocatoria internacional que fue respondida por 16 empresas para delinear una prueba piloto de sufragio automatizado.

A la fecha se ha aprobado que se experimente con dos modelos de sufragio automatizado (Lectura Óptica del Voto, LOV y Registro Electrónico Directo, DRE), pero la nación neogranadina sigue dilatando la decisión que la ayudará a superar el sistema con el que logra salir algunas veces airosa ante una elección presidencial, pero que resulta incapaz de  efectuar elecciones de mayor complejidad como las parlamentarias o locales.

Anuncios

Colombia mide los riesgos de los comicios manuales de 2015

El voto manual y el pre-conteo han sembrado dudas en los resultados de elecciones colombianas. Foto: www.elnuevoherald.com

El voto manual y el pre-conteo han sembrado dudas en los resultados de elecciones colombianas. Foto: http://www.elnuevoherald.com

Colombia contempla un cronograma electoral 2015, que da cuenta de los comicios locales a realizarse en octubre (alcaldes-gobernadores), mientras que en el primer semestre cumplirá las consultas de los partidos políticos, y existe la posibilidad de organizar un referendo por la paz, en caso que el Gobierno y las FARC logren un acuerdo.

La agenda ocupa buena parte del año, y ante el reto que supone organizar y ejecutar los comicios sin que se repitan las falencias que han empeñado las elecciones recientes, el registrador Carlos Ariel Sánchez admitió que existen riesgos como la trashumancia (registrarse para votar en un lugar distinto al de residencia) y los gastos excesivos en las campañas, pero guardó silencio sobre problemas graves como los votos nulos, el preconteo (resultados iniciales de carácter meramente informativo, que en muchas ocasiones no coinciden con el conteo oficial), el sufragio doble o el retraso en la emisión de resultados finales.

Sánchez reconoció que el país tiene “pendiente” la aplicación de un modelo de voto electrónico que ayude a superar la desconfianza que ha puesto bajo la sombra algunos procesos electorales. Sin embargo, señaló que aunque la Registraduría sí puede aplicar la tecnología, depende de que el Ejecutivo asigne el presupuesto.

Colombia tiene desde 2004 una Ley que permite automatizar las elecciones. En marzo de 2012 conformó una comisión asesora para la implementación del voto electrónico, pero no termina de avanzar en su aplicación, ya que si bien hizo una convocatoria de alcance internacional que fue respondida por 16 empresas para delinear una prueba piloto, sigue sin ponerle fecha al proceso, y sin contar con los recursos que viabilicen el uso de la tecnología.

A la fecha se ha aprobado que se experimente con dos modelos de sufragio automatizado (Lectura Óptica del Voto, LOV y Registro Electrónico Directo, DRE), pero la nación neogranadina sigue dilatando el debate que la ayudará a superar el sistema con el que logra salir algunas veces airosa ante una elección presidencial manual, pero que resulta incapaz a la hora de efectuar elecciones de mayor complejidad como las locales de este año.

Colombia avanza a paso lento, pero seguro hacia la automatización

Colombia arrastra serios problemas con su voto manual.Colombia acumula años de malas experiencias con el voto manual que emplea, principalmente porque los primeros resultados son extraoficiales y el sistema que resulta “exitoso” para elegir un solo cargo –como la Presidencia de la República- es totalmente deficiente cuando las elecciones revisten alguna complejidad –gobernadores, alcaldes, diputados. Partiendo de la necesidad de avanzar y dejar atrás los escándalos comiciales, el país neogranadino conformó la Comisión Asesora para la Implementación del Voto Electrónico, instancia que este año tomó nuevamente vuelo en la intención de modernizar el sufragio.

Recientemente el equipo de trabajo se reunió y acordó solicitar el acompañamiento de la Procuraduría para que junto con la Gerencia de Informática de la Registraduría Nacional “definan los aspectos más importantes en materia técnica que deberán cumplir las empresas interesadas en efectuar la prueba de voto electrónico” que prepara la Nación.

El año pasado, la Registraduría realizó una convocatoria, que fue respondida por 16 empresas nacionales y de capital extranjero, las cuales se especializan en ofrecer los dos tipos de tecnología que quiere probar Colombia: la denominada LOV (Lectura Óptica del Voto), que se basa en el uso de una urna que dispone de un lector o escáner para contar boletas de votación, y el Registro Electrónico Directo (DRE, por sus siglas en inglés), que consiste en el empleo de máquinas con pantalla táctil que permiten ejercer el sufragio, almacenar los votos, totalizarlos y transmitirlos a un centro de cómputo. Estos equipos también deben tener la capacidad de emitir comprobantes físicos de las selecciones que hagan los votantes.

La comisión asesora informó que las empresas que buscan proveer la tecnología electoral al país cafetalero son: Gerencia Ieconsultores; Smartmatic; Empresa de Telecomunicaciones de Popayán; Dominion Voting; Technology Supplier; Arolén; Sio; Avante International Technology y ID Systems; Scytl; Thomas Greg & Sons Limited (Guernsey); 3M; Colvista; Gestión Informática; Grupo ASD; DPS Data Processing & Systems; Voting Solutions Colombia y Certicámara.

Atendiendo a esta realidad, la Comisión Asesora acordó presentar a la brevedad la propuesta para la implementación gradual del voto electrónico, así como aprobar el documento técnico con los lineamientos para la prueba piloto que será entregado al Gobierno Nacional.

Colombia avanza lento, pero seguro hacia la automatización. La Comisión suma más de dos años de actividad, pero de cara a 2015 se muestra segura de completar el ciclo que le permita al país probar los beneficios de la tecnología electoral, para que la Nación ponga punto final a las elecciones con resultados tardíos y denuncias de fraude.